Psicología infantil:
Cómo transformar a su hijo en un niño a prueba de bullying

Los padres son clave. Desde los primeros años deben desarrollar en los niños su capacidad de defender sus puntos de vista y de rechazar lo que no les agrada sin ira ni angustia.  

Débora Gutiérrez A. 

"Me costó creer que Vicente no quisiera volver al colegio, porque en marzo realmente estaba fascinado. Pero dos meses después simplemente no quiso ir más. Yo le preguntaba una y otra vez qué pasaba, pero no me decía nada", cuenta Cecilia (38 años), mamá de Vicente (5 años) y Camila (9 años). Así que fue a conversar con la "tía" y le contó que Vicente tenía "problemas" con un niño del curso.

"'¿Qué tipo de problemas podrían tener niños de 4 años?', me pregunté incluso riendo. Pero un día me llamaron del colegio: mi hijo estaba en la enfermería llorando. El niñito aquel le había pegado, y finalmente Vicente confesó que su compañero lo agredía a diario y que era la razón por la cual no quería ir más a clases", relata Cecilia.

Desde chicos

Aceptar que un niño de 4 años podía ser "víctima" del famoso bullying no fue fácil para Cecilia; sin embargo, los expertos aseguran que la intimidación a otros y una cuota de agresividad en niños tan pequeños como los preescolares son más frecuentes de lo que se cree.

"El bullying comienza a los tres años de edad, y las investigaciones muestran, por ejemplo, que la exclusión se ve en niñas y niños pequeños", dice a "El Mercurio" Joel Habel, experto estadounidense en intimidación infantil y autor del libro "Bullyproof your child for life".

Por eso, el primer paso para transformar a los hijos en niños "a prueba de bullying ", dice la psicóloga infantil de Unicef, Soledad Larraín, es aceptar que este tipo de cosas suceden en los preescolares, y no restarles importancia a las señales del niño (ver recuadro).

"Lo que vemos son muchos hijos únicos que no tienen el aprendizaje natural -la presencia de hermanos- para socializar y controlar su agresividad, y, al mismo tiempo, cuentan con menores capacidades para reaccionar y detener la agresividad de otros", señala.

Por lo tanto, la clave está en que los padres ayuden a sus hijos, desde que son muy pequeños, a ser adecuadamente asertivos, asegura a "El Mercurio" Christopher J. Ferguson, autor del libro "The everything parent's guide to dealing with bullies".

"Es decir, que tengan la capacidad de enfrentar y detener a quienes los intimidan. Los niños víctimas de bullying son 'objetos fáciles' porque tienen una reacción pasiva frente a la agresión y los agresores. Es muy difícil que un niño más seguro y capaz de encarar lo que le sucede sea víctima de bullying ", afirma el experto estadounidense.

Saber responder

Para la asertividad, dice Soledad Larraín, los padres deben estimular a los hijos a tomar decisiones desde pequeños (por ejemplo, dándoles opciones para vestirse o de qué lugar visitarán). "Es importante que esas opciones sean escuchadas, respetadas y reforzadas por los padres, ya que, de esta manera, se fortalece la autoestima. Pero, además, se debe animar a los hijos a decir lo que quieren y a verbalizar cuando algo no les agrada o los atemoriza".

La mayoría de los niños, complementa Joel Habel, puede aprender (a través de juegos de rol con ellos) a encarar a posibles "agresores" y a ser capaces de decirles un "no quiero que me pegues más", sin ira, llanto ni angustia. O simplemente a ignorar o mirar con una sonrisa al agresor para demostrar que no les importa su comportamiento. "Todo esto debe ser complementado con políticas educativas que desmotiven el supuesto 'atractivo' que tienen la intimidación y la agresión en la infancia", añade el experto.

"La etapa preescolar es uno de los más efectivos momentos para intervenir ante la presencia del bullying. A esta edad es posible, por ejemplo, corregir un comportamiento excesivamente agresivo de un niño".

CHRISTOPHER J. FERGUSON
AUTOR DEL LIBRO "THE EVERYTHING PARENT'S GUIDE TO DEALING WITH BULLIES".

 ¿Es su hijo víctima de matonaje?

En su libro "Bullyproof your child for life", Joel Habel describe las señales que pueden alertar a los padres de que sus hijos están siendo intimidados:

* Drásticamente su hijo no quiere ir al jardín infantil, a pesar del entusiasmo inicial.

* Se niega a jugar con el grupo de amigos con el que habitualmente compartía.

* Se queja de dolores estomacales o de cabeza antes de ir a dejarlo al jardín infantil.

* En reiteradas ocasiones hace comentarios de sí mismo del tipo "soy tonto", "no puedo hacer nada bien" o "nadie me quiere".

* Se vuelve más retraído, temeroso y "deprimido".

* Los niños pequeños generalmente se golpean durante los juegos, pero si constantemente aparece con rasguños o moretones, es momento para preocuparse.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
el mercurio <b>MINORÍA</b> El 90% de los problemas que surgen en las escuelas son creados por el 10% de los niños. Y son ellos los que más necesitan de los recursos que desarrollen los establecimientos, dice el experto estadounidense Joel Habel.
el mercurio MINORÍA "El 90% de los problemas que surgen en las escuelas son creados por el 10% de los niños. Y son ellos los que más necesitan de los recursos que desarrollen los establecimientos", dice el experto estadounidense Joel Habel.
Foto:el mercurio el mercurio

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Ya
    Especial día del amor.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales