Nuevo ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en entrevista con "El Mercurio":
"Voy a pedir toda la ayuda que sea necesaria, de gente que tenga la experiencia política"

Larraín llega a Teatinos sin abrumarse por las metas que están en el pendrive que le puso al cuello Piñera. Confía en el apoyo de la dupla Hinzpeter-Larroulet, y anuncia que está diseñando su propio fideicomiso.  

Marily Lüders M. 

Felipe Larraín estaba en el sur con su familia, a principios de febrero, cuando recibió un llamado de Sebastián Piñera para invitarlo a su casa en Ranco.

"Fueron cuatro horas intensas", cuenta Larraín. Nadaron, pasearon en lancha... y acordaron que el economista se quedaba con la más preciada cartera del equipo económico.

Tres días después, un llamado de confirmación, y este martes estaba en el Museo Histórico, en una ceremonia -"muy emocionante", dice- que compartió con su mujer, Francisca ("que siempre está ahí y es un gran apoyo"), dos de sus cinco hijos (que tienen entre 11 a 19 años) y sus suegros.

A menos de un mes de asumir, confía en que cuenta con que el equipo político lo apoye en su gestión, y no descarta pedir consejos a quienes han ocupado antes su cargo.

-El análisis se ha repetido una y otra vez esta semana: el gabinete que integra es de alto perfil técnico, pero poca experiencia política. Usted que viene del mundo universitario, ¿cómo piensa fortalecerse políticamente?

"Hay gente con mucha experiencia política en el gobierno, partiendo por el Presidente; también Joaquín Lavín, pero ciertamente éste no es un gabinete político, ése es un hecho. Yo voy a pedir toda la ayuda que sea necesaria, interna y externa, de gente que tenga la experiencia".

"Es verdad que somos minoría en el Congreso, pero voy a sentarme a conversar con los parlamentarios del PRI, independientes y de la Concertación. Allí hay hombres y mujeres de buena voluntad disponibles para trabajar por Chile".

-¿Con qué parlamentarios de la oposición hay cercanía?

"Cercanía, muchos... Patricio, Ignacio y Matías Walker. Andrés Zaldívar y otros".

"Ellos van a ser oposición, y de eso no hay duda, pero nos sentaremos a debatir. También estoy dispuesto a conversar con los diputados comunistas. Podrán votar en contra, pero yo iré con la mejor disposición".

-Los ministros de Hacienda anteriores han tenido problemas al principio para pasar sus reformas legales. ¿Han analizado cómo evitar que eso se repita?

"Sí, yo ahí voy a contar con todo el apoyo del Presidente, del ministro del Interior y del ministro de la Presidencia, que apoyarán todo este proceso".

-Mencionó antes asesorías externas, ¿a qué se refiere?

"Soy bastante cercano a los ex ministros de Hacienda de la Concertación. Por pedir una opinión no me voy a quedar. Sospecho que me contestarán la llamada".

-Uno de los temas complicados para el ministro Velasco fueron el reajuste de los empleados públicos y las negociaciones colectivas. Ustedes se enfrentarán con la carga adicional de ser un gobierno de derecha...

"Cuando veo algunas declaraciones de que va a haber un clima de conflictividad, yo digo a ver, veamos, sentémonos todos a conversar con la mente abierta a la mesa".

-Pero la CUT y la Fenats se sienten más distantes frente a un ministro de Hacienda que fue director de empresas y a una ministra del Trabajo que viene de una gerencia general...

"Nuestra ministra del Trabajo, que es un lujo para este gabinete, viene precisamente de la gerencia de una empresa pública, el Metro".

"Además, tenemos muchos puntos en común con Andrés Velasco, los dos venimos del mundo académico, somos bastante amigos y hemos escrito cinco trabajos que están publicados dentro y fuera de Chile. Ahora, indudablemente que ésta es una coalición de centro-derecha, y la Concertación es una coalición de centro-izquierda".

"Las demandas sociales, sin duda, serán uno de los flancos más demandantes que tendremos, pero yo confío en que con el liderazgo del Presidente, el apoyo del equipo político y una buena disposición, los enfrentaremos bien".

"Sé que hubo sorpresa por el nombramiento de dos figuras fuertes en el equipo económico, pero las reacciones han sido positivas". Espera trabajar en "buena sintonía" con Fontaine. Ante la pregunta, aclara que "tradicionalemente el jefe del equipo económico es el Ministro de Hacienda".

 Equipo económico, dólar y gasto: Uno a uno los temas que vienen

"Sé que hubo sorpresa por el nombramiento de dos figuras fuertes en el equipo económico, pero las reacciones han sido positivas".

Dice que espera trabajar en "buena sintonía" con Juan Andrés Fontaine, a quien considera un amigo. Eso sí, ante la pregunta, responde que "tradicionalmente el jefe del equipo económico es el ministro de Hacienda".

-El entrante ministro de Agricultura, José Antonio Galilea, dijo esta semana que "el sector no se puede desarrollar con un dólar bajo, y no es una materia pertinente sólo al Ministerio de Agricultura". ¿Se siente aludido?

"Nosotros tenemos muy buena relación con el ministro Galilea... pero no podemos comprometernos con un nivel de tipo de cambio, porque el Ministerio de Hacienda no determina el tipo de cambio, y tenemos una política de cambio flexible".

"Sin embargo, habrá contribuciones de la política fiscal a mantener un tipo de cambio competitivo; por ejemplo, en vez de aumentar el gasto público en 18% real anual, como en 2009, aumentará más cerca del 4%".

-Hay analistas que han dicho que el déficit en pesos que deja el gobierno de Bachelet es un riesgo de presión para el dólar. ¿Lo ve así?

"El año pasado tuvimos un déficit significativo y se liquidaron en el mercado, de manera directa, US$ 7 mil millones, y eso presiona al dólar a la baja".

"Pensamos que emitir deuda en pesos es una alternativa, y eso debe hacerse en forma coordinada con el Banco Central para evitar los efectos negativos".

-¿Cómo le dejaron las finanzas públicas?

"Tenemos una buena valoración del manejo fiscal, pero diferimos respecto de haber liquidado ese monto de dólares en el mercado. Hay que pensar también que el año pasado se vulneró la regla".

"Era posible tener un aumento fuerte del gasto público y respetar la regla fiscal. Hay que recordar que los presupuestos se hacen en términos nominales, y el hecho de que la inflación fue mucho menor de lo programado, generó una holgura que se usó íntegra en aumentar el gasto. En el caso nuestro, estimamos que el aumento del gasto público va a estar entorno al 4%".

-¿Cómo mantener la popularidad al realizar un frenazo brusco del gasto?

"Cuando se han hecho evaluaciones externas, se reveló que un 86% de los recursos fiscales necesitan ajustes significativos en sus programas. Vamos a lograr mayor eficiencia en el gasto y, además, las magnitudes del aumento del gasto de los últimos cuatro años no son sostenibles".

-Sí, pero las reformas para mejorar la eficiencia del gasto público son de mediano plazo, ¿cómo mantener la popularidad para materializar estos cambios?

"La primera medida es el bono marzo de $40 mil por carga, compromiso de campaña que se va a cumplir. Atacaremos el desempleo con un conjunto de estímulos, como extender el subsidio a la contratación, otros que van destinados a las pymes y, en general, a las empresas para estimular la inversión".

-¿Cómo ve el escenario internacional con que comenzará el gobierno?

"Venimos saliendo de una crisis que ha sido seria en el mundo y que a Chile le pegó de manera importante: la tasa de crecimiento de Chile fue del orden -1,7% en 2009, y el mundo, -1,1%. El club de economías emergentes, que es el grupo al cual pertenece Chile, creció 1,7%".

-Hay una sensación de que salimos muy bien parados de esta crisis. ¿Buen marketing, no más?

"Eso es una cosa que los fríos datos no respaldan. Yo creo que Chile tuvo una política responsable, pero nos pegó la crisis mucho más que a los países emergentes y más que al mundo en promedio".

-Pero, dada nuestra estructura comercial con el mundo, ¿podríamos haber hecho algo para que nos pegara menos fuerte?

"Siempre se pueden hacer mejor las cosas. Nosotros planteábamos un paquete fiscal orientado en forma distinta, más hacia el empleo, más hacia las pymes, en fin. Hay otro tema serio que es la reforma del Estado, que es uno de los desafíos grandes que tenemos para mejorar la productividad, y que no se abordó".

-¿Ya estamos fuera de la crisis?

"Sí, pero vamos a tener probablemente algunas sorpresas, algunos nubarrones. No va a ser un sol permanente, vamos a ver algunas nubes que van a aparecer de tiempo en tiempo y que requerirán de la acción decidida de las autoridades a nivel global.

"(Economía internacional 2010) No va a ser un sol permanente, van a aparecer algunos nubarrones de tiempo en tiempo".Larraín diseña su propio fideicomiso con F. Barros

"Este es un cargo de dedicación exclusiva, con una cantidad muy fuerte de incompatibilidades, y es un cargo que hay que ejercerlo sin distracciones", asegura Larraín.

Por eso va a renunciar a todos sus directorios y asesorías: " Probablemente voy a ir a despedirme, no hay un protocolo en esto".

Por ahora, no ve necesidad de vender su propiedad en la Viña Quintay: "No le veo incompatibilidad de interés, pero si me lo hacen ver, lo analizaré. Yo tengo campo y no voy a vender mis campos. Hay ministros que tienen campos, como Pérez Yoma".

Sobre el resto de su patrimonio, especialmente en lo referente a las acciones, ya tiene un camino en preparación: "No sé si va a estar o no la ley del fideicomiso ciego, y tampoco sé si voy a estar dentro del rango que se va a establecer, pero lo voy a hacer voluntariamente de todas maneras".

"Le he pedido ayuda al abogado Fernando Barros para que diseñe una estructura y genere un esquema de fideicomiso ciego, en el cual yo voy a poner cualquier acción de empresa que se transe públicamente y va a quedar ahí; va a ser entregado a una o más instituciones de la plaza para que manejen estos activos".

No entrega montos: "Tengo que hacer una declaración patrimonial y de intereses. No está lista, pero sí bien avanzada".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>MUCHO TRABAJO.-</b> La entrevista se realizó en su oficina en la U. Católica. Larraín tiene fama de trabajar mucho, pero quiere aclarar que su coautor, el economista Jeffrey Sachs, lo supera:  A veces nos poníamos de acuerdo para juntarnos el domingo a las 6 de la mañana y trabajar hasta las 12 del día. Con esto teníamos a favor 6 horas de trabajo y podíamos dedicarnos a la familia.
MUCHO TRABAJO.- La entrevista se realizó en su oficina en la U. Católica. Larraín tiene fama de trabajar mucho, pero quiere aclarar que su coautor, el economista Jeffrey Sachs, lo supera: " A veces nos poníamos de acuerdo para juntarnos el domingo a las 6 de la mañana y trabajar hasta las 12 del día. Con esto teníamos a favor 6 horas de trabajo y podíamos dedicarnos a la familia".
Foto:HÉCTOR YAÑEZ


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Sábado
    Felipe Kast.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales