ELMERCURIO.COM Volver

Devoción alojada en el corazón de los chilenos:
En serio peligro antiguo Santuario del Cristo Pobre, en Matucana

Domingo 7 de marzo de 2010

El Cristo de la fachada del templo perdió parte de uno de sus brazos. Las oraciones de los desconsolados devotos han aumentado en estos días.Foto:MANUEL HERRERA

Ubicado a pasos del Metro Quinta Normal, el templo podría cerrar sus puertas por falta de recursos para su restauración.
 


GUSTAVO VILLAVICENCIO 

Sola y con una iglesia que se comienza a desplomar se encontraba ayer la hermana María Isabel Marambio, responsable del Santuario "Cristo Pobre" (Matucana 540), ubicado justo frente al Museo de la Memoria y a pasos del Metro Quinta Normal. "Ninguna autoridad eclesiástica ha venido a ver cómo quedó el Santuario; estamos completamente olvidadas. Yo misma me tuve que subir al techo con los bomberos para evaluar los daños", señala la religiosa.

El templo se mantiene gracias a las limosnas que los fieles depositan en la alcancía del "Cristo Pobre", una imagen conocida en el sector como milagrosa, cuya devoción llegó al país en 1919, desde Perú.

La hermana Isabel no se resigna a perder su templo y hará lo imposible por salvarlo, a pesar de no tener recursos. "Nuestra congregación fue fundada por Monseñor José María Caro y hoy somos cinco religiosas en todo el país, la mayoría de avanzada edad. Vivimos de nuestro trabajo, de un pequeño jardín infantil y de una escuelita. Esa es nuestra realidad; sin ayuda no podemos salir adelante".

La construcción del templo fue la última obra del arquitecto Eugenio Joannon. Su fachada es sobria, desprovista de adornos y tiene dos torres con arcos ojivales que enmarcan la imagen de un Cristo, al cual se le desprendió parte del cuerpo.

En su interior, la iglesia presenta graves daños ocasionados por la caída de uno de los muros del cité Las Palmas, que cayó sobre el techo del Santuario. Esto podría ocasionar en cualquier momento el derrumbe de su nave central. Además, varias imágenes del siglo pasado resultaron destrozadas.