Localidad de la VI Región fue el epicentro de al menos 17 réplicas:
Por temor a tsunami, habitantes de Pichilemu pasaron la noche en cerros

El comercio cerró sus puertas y unas doce mil personas quedaron sin luz. Anoche, el Ejército descartó decretar toque de queda en la zona.  

ARIEL RAMOS 

PICHILEMU.- "¡El mar, el mar!". "Fue peor que el terremoto del 27 de febrero". Ésas fueron algunas de las reacciones en Pichilemu, donde ayer familias completas con colchonetas y víveres huyeron hasta cerros cercanos ante el temor de que un nuevo tsunami golpeara a esa localidad de la VI Región de 12 mil habitantes.

Hasta las 21.30 horas de ayer, el balneario había sido epicentro de 17 de las 20 réplicas que afectaron a la zona centro-sur del país, entre las 01.07 y 18.50 horas. La magnitud de los sismos fluctuó entre 4 y 6,9° Richter, según el Servicio Sismológico de la U. de Chile.

"Estábamos en playa Cahuil. Arrancamos, y lo único que le pedía al Señor era que nos protegiera, que no hubiera un tsunami", recuerda Evelyn Loyola sobre el momento preciso en que comenzó la réplica más fuerte.

La mujer estaba en Pichilemu desde el miércoles, invitada a un matrimonio civil que se realizó ayer, sólo minutos antes del primer sismo (6,9° Richter).

Irolia Canales, la novia, quien vive desde hace un año en el balneario, contó que "fue terrible y no sabía qué hacer. La gente gritaba y me dio pánico que el mar se pudiera salir".

Sus familiares trasladaron a los invitados hasta la zona más alta de la ciudad para seguir celebrando. "No íbamos a dejar que un temblor nos arruinara la fiesta", comentó Irolia.

Otro grupo de habitantes subió en forma ordenada hacia los cerros, sobre todo al La Cruz. Esta vez, sin esperar la alerta de las autoridades.

Julio Tobar estaba trabajando al momento de la primera réplica. "Fui directo a mi casa, y cuando llegué, mi familia ya se había ido al cerro. Arrancaron por precaución, por lo que pasó la otra vez con el mar", dijo.

Luego se mantuvo atento a la radio para saber de la alerta de tsunami. Una vez finalizada, comenzó la coordinación para bajar a las casas y buscar más víveres. "Sólo los hombres bajaron para trasladar colchonetas y provisiones hasta la parte alta", explicó su hermana Eugenia, arropada en una frazada.

En tanto, Carmen Álvarez, quien vive a tres cuadras de la playa, minutos antes del mediodía compraba en un supermercado en compañía de su hijo.

"Pensé en un tsunami, más si dieron la alerta y siguen los temblores. Nos vinimos al cerro, porque acá se ve el mar, y así estamos pendientes de lo que pasa", explicó. Sus hijos ocuparon gran parte de la tarde en buscar leña para hacer fuego.

La zona quedó anoche sin energía eléctrica y con resguardo del Ejército.

El coronel Raúl Melo, jefe de plaza de la provincia Cardenal Caro, descartó el toque de queda, "mientras no haya desmanes".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>SEGURIDAD.-</b> Luego de las primeras réplicas, olas superiores a tres metros de altura alertaron a los habitantes. Con la ciudad despoblada, Carabineros realizó operativos para evitar saqueos.<br/>
SEGURIDAD.- Luego de las primeras réplicas, olas superiores a tres metros de altura alertaron a los habitantes. Con la ciudad despoblada, Carabineros realizó operativos para evitar saqueos.

Foto:PABLO MARDONES

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    La ruta musical de Chicago.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales