Levi como un centauro

 

De la obra del escritor italiano Primo Levi (1919-1987) suele celebrarse el hecho de haber sabido brindar, como ninguna otra en el siglo XX, un testimonio íntimo y acucioso del horror del Holocausto judío. El recién publicado volumen de sus Cuentos completos (2009), además de ratificar dicha celebración, viene a sumar una noticia que hasta la fecha ha permanecido tan sólo implícita: que Levi es, también, un hito indiscutido en el itinerario del cuento moderno. Los cinco libros de relatos reunidos en la notable edición de Marco Belpoliti -que comprenden, en total, más de ciento veinte narraciones- exhiben no sólo la imagen de Levi a la que nos han acostumbrado sus novelas, como un entrañable censor y examinador de la complejidad humana, sino también la de un escritor dueño de sus recursos y técnicas, la de un incansable buscador de nuevas formas narrativas, la de un maestro cabal de la escritura.

La hibridez es la clave de su estilo. Levi consigue urdir relatos que no se ajustan con comodidad en las casillas asignadas por las definiciones genéricas, mezclando registros y modalidades formales, acompasando imaginación y realismo, fundiendo en un solo movimiento el ingenio fantasioso de la ficción y la exactitud testimonial de la memoria. De allí que Belpoliti acuda a uno de sus relatos más logrados ("Quaestio de Centauris") y escoja la imagen del centauro para encuadrar su obra: judío e italiano, químico y literato, narrador y testigo, cuentista y novelista, lo suyo radicaría en dar con una voz que rebasa tales antagonismos, la exploración de una escritura capaz de desestabilizar las convenciones al uso y dispuesta a comunicar, desde una absoluta libertad creativa, su desencantada visión del mundo.

Historias naturales (1966) y Defecto de forma (1971), los dos libros iniciales, sorprenden al mostrar a Levi en una faceta insólita con respecto al resto de su obra: el ejercicio siempre problemático de un tipo de ciencia-ficción. En el primero destacan las excentricidades del señor Simpson, personaje que en varios cuentos se presenta ante el narrador para persuadirlo de la utilidad de los inventos ideados por Natca, empresa a la que representa: una máquina capaz de escribir poemas, un artefacto habilitado para fabricar réplicas exactas de cualquier objeto o persona, un aparato que puede medir la belleza de los individuos y otro que les permite asumir en carne propia cualquier tipo de experiencia. Levi procura en cada caso acompañar sus fábulas con un recordatorio del peligro que cualquier proyecto humano arrastra consigo: el de degenerar en confusión, infelicidad y pesadilla, puesto que -como indica en otro relato un negociante que oferta un cuerpo humano a un alma todavía no nacida- "en algún sitio alguien se equivocó y los planes terrestres presentan un fallo, un defecto de forma".

En El sistema periódico (1975) es la recurrencia obstinada de la memoria la que comunica con penumbras ahora situadas en el pasado. El libro, compuesto por once piezas que el autor define como "historias de química militante", intenta adjuntar a los elementos de la tabla periódica de Mendeleiev -que para el joven estudiante de química resultaba ser "un poema, más elevado y solemne que todos los poemas que nos hacían tragar en clases"- los recuerdos de su propia peripecia vital, logrando generar una suerte de novela autobiográfica fragmentada en un cúmulo de narraciones autónomas. El Levi testigo del horror, el sobreviviente de los campos de exterminio, encuentra aquí otra instancia para esbozar la imagen conmovedora de hombres aferrados a la vida en medio de la irracionalidad y el salvajismo. "A veces, pero sólo en lo tocante a Auschwitz, me siento hermano de Ireneo Funes el Memorioso descrito por Borges", escribe, y es sobre aquella "memoria patológica" la que procura erigir sus relatos.

Ambas tendencias, la de la invención y la del recuerdo, se equilibran en Lilit y otros relatos (1975) y en Última Navidad de guerra (2000), consolidando un amplio mosaico narrativo, una riquísima mixtura de comicidad, ironía, desgarro, fantasía, dolor e historia. Ya sea asumiendo la voz de un selenita que redacta un informe sobre la vida en la Tierra ("Visto de lejos"), registrando una entrevista entre un periodista y una gaviota ("La gaviota de Chiavasso"), reconstruyendo las jornadas de hambre e impotencia en el campo de concentración ("Lilit", "El regreso de Lorenzo", "El rey de los judíos", "Última Navidad de guerra", etc.) o improvisando la biografía de una molécula de carbono ("Carbono"), Levi se las arregla para poner a la literatura en una zona decisiva, allí donde asoma la esperanza de que, pese a que "el dolor prevalece sobre la alegría" y de que "todos somos condenados a muerte a los que no se les ha revelado el día de su ejecución", existe no obstante "algo que nos protege y nos sostiene y nos aleja del naufragio".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Cuentos completos<br/> Primo Levi<br/></b> Varios traductores, Editorial El Aleph / Océano, Barcelona, 2009, 926 páginas, $22.500 Cuentos
Cuentos completos
Primo Levi
Varios traductores, Editorial El Aleph / Océano, Barcelona, 2009, 926 páginas, $22.500 Cuentos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Ya
    Especial Moda.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales