ELMERCURIO.COM Volver

 
Hasta el Presidente celebró a Ignacia Allamand y Tiago Correa

Domingo 18 de abril de 2010



 

Era el invitado menos esperado. Hace una semana había confirmado su inasistencia. Sin embargo ayer, minutos antes de las 20:00 horas y a bordo de una camioneta de vidrios polarizados, llegó hasta el centro de eventos Casa Nos el Presidente Sebastián Piñera.

El Mandatario y su esposa, Cecilia Morel, fueron dos de los 500 invitados que anoche celebraron el matrimonio de los actores Ignacia Allamand y Tiago Correa. Piñera no llegó a la ceremonia pero sí a la fiesta, que al cierre de esta edición animaba el conjunto local Banda Conmoción.

Los novios lucían radiantes, ambos vestidos con diseños de Catalina Musalem. La hija del senador RN Andrés Allamand usó un ceñido vestido blanco en organza, tul y plumas de avestruz. Él se calzó un terno de brillante seda gris grafito.

Pasadas las 19:00 horas se celebró el enlace civil, en una ceremonia muy íntima que tuvo elementos religiosos y místicos, y donde sólo estuvieron las familias y los amigos más cercanos de la pareja, como los también actores de Chilevisión Willy Semler y Fernanda Urrejola. Y alrededor de las 20:00 horas empezaron a llegar el resto de los 450 invitados a la fiesta.

Desde el mundo político llegaron varios dirigentes de la Alianza -como los senadores Jovino Novoa y Alberto Espina-, los Ministros Joaquín Lavín y Luciano Cruz-Coke, y representantes de la Concertación, como la senadora Soledad Alvear, Osvaldo Puccio y Genaro Arriagada. Por los artistas, se hicieron presentes Boris Quercia, Álvaro Morales, Paz Bascuñán y Javiera Díaz de Valdés. En una carpa ambientada con flores de varios colores y muchas velas, los invitados degustaron un menú que incluyó entrada de mozzarella, osobuco con risotto y una panacota de cítricos, con música de Roberto Carlos y Julio Iglesias de fondo. El Presidente compartió mesa con Jorge Schaulson, Marcela Cubillos y Soledad Alvear, y se le vio conversando muy afectuosamente con Andrés Allamand. Luego de eso, los novios bailaron una balada romántica para dar paso a la fiesta.

Así, una de las bodas más glamorosas del año se convirtió también en un evento político, al permitir un nuevo acercamiento entre los hasta ayer distanciados Presidente Piñera y senador Allamand.