El diagnóstico y los consejos de Pilar Sordo para la reconstrucción psicológica y emocional:
"Si la mujer se levanta, se levanta Chile"

Esta semana, la psicóloga dio siete charlas masivas en dos de las regiones más golpeadas por el terremoto y el maremoto. Aquí cuenta lo que la impactó, lo que cree que debiera cambiar y las recomendaciones para ayudar a que los afectados superen uno de los problemas más angustiantes: el miedo.  

María José Picon Meleda 

"Llegaban peinadas, quizás con el pelo sucio, pero con moño, todas con aritos, tratando de que la ropa les combinara, con pañuelitos, hermosas". Esta es la primera imagen que vio la psicóloga Pilar Sordo al llegar a Santa Cruz, VI Región, y dar su primera charla de apoyo psicológico a las mujeres de la zona. La exposición se realizó a las 9:30 de la mañana en el colegio Paniahue, que por estos días está rodeado de carpas donde duermen decenas de familias damnificadas.

Las jefas de estos precarios hogares serían su auditorio. Varias invitaron a Pilar Sordo a visitar su carpa. "Por fuera estaban decoradas con canastitos de flores y armadas de tal manera que parecía el living del lugar. Adentro, la cama estaba estirada, con un cubrecama limpio a pesar de la tierra...", cuenta.

Esa fue la primera parada que hizo la psicóloga a principios de esta semana. Fue la subsecretaria del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), María Paz Lagos, quien la invitó a sumarse al programa de emergencia y reconstrucción "Mujer, Levantemos Chile", impulsado por el Gobierno a través del organismo. La idea era asistir psicológicamente a las familias de las zonas más devastadas por el terremoto y el maremoto del pasado 27 de marzo. Las exposiciones comenzarían el lunes 12 de abril en la Región de O'Higgins. Sólo en la VI Región, la psicóloga daría tres charlas seguidas en Santa Cruz, Doñihue y Rancagua. La maratón seguiría al día siguiente en la Región del Biobío, específicamente en las localidades de Dichato, Tomé y Lota. Y rematarían en Talcahuano con la última exposición.

La extenuante semana de charlas le permitió a Pilar Sordo hacer un diagnóstico de cómo se encuentra la gente y, además, formular varios consejos y lineamientos a las autoridades que están actuando en esta emergencia. A continuación, algunos de sus hallazgos.

El terremoto impactó de diferente manera a hombres y mujeres

Tanto Pilar Sordo como las autoridades del Sernam, que la acompañaron en varias de las charlas, concluyeron que la catástrofe no afectó por igual a hombres y mujeres.

"En general los hombres asumen erróneamente la postura de dar vuelta la página más rápido y sentir que esta historia ya pasó", explica la especialista. En cambio, en las mujeres -dice- es todo lo contrario, "ya que necesitan contarte una y mil veces cómo se sintieron aquella noche del terremoto para desahogarse y sentirse mejor".

En la vida en general, pero más aún en esta catástrofe, explica la sicóloga, es que "de nosotras las mujeres depende mucho el estado emocional de las casas". Y agrega: "Las mujeres sabemos que si uno está mal, ninguna comida queda buena (...) Y en la medida que ella está contenta, también lo está el marido y los hijos".

De ahí nació la idea de apoyar a las mujeres emocionalmente y de verlas como el termómetro emocional de los hogares. "Yo creo que todo está trabajándose en términos de reconstruir físicamente. Pero como todo suma a la larga, si no logramos reestructurar desde la cabeza este tipo de aprendizaje que nos trajo el terremoto, lo otro no va a servir mucho. Y la mujer está más llana a querer entender e, incluso, querer escuchar variables emocionales", explica. Por eso Pilar Sordo asegura que "si la mujer se levanta, se levanta Chile".

Los tres miedos: Al mar, al abandono y a la pobreza

Uno de los episodios más conmovedores que Pilar Sordo ha vivido en sus visitas a la zona -que inició pocos días después del terremoto- ocurrió en Iloca. Durante un diálogo con un grupo de personas, se hizo evidente que un gran tema era el miedo. Ella había llevado desde Santiago una caja llena de osos de peluche para regalar a los niños. Entonces les dijo que los osos tenían el poder mágico de quitar el miedo si uno los abrazaba. Los pequeños se fueron acercando a buscar el suyo. Pero de pronto fueron las madres las que le fueron a pedir uno para ellas. Ahí la psicóloga dimensionó la magnitud del miedo que sentía la población que vivió la tragedia.

Por eso, cuando esta semana volvió a la zona, ya sabía a lo que iba. Pero también había precisado las tres principales fuentes del temor: el mar, el abandono y la pobreza.

"Más que a un terremoto, el mayor miedo tenía que ver con el mar. La gente tiene mucho miedo de bajar al pueblo, están todos arriba en los cerros", cuenta Pilar Sordo. Esto lo percibió cuando dio las charlas a las mujeres de Dichato, el martes 13 a las 10:00 de la mañana. El consejo que les dio fue este: "Si no bajan no van a poder reconstruir. Tienen que aprender a vencer esa situación de alguna u otra forma". Según explica, se palpa entre los habitantes un miedo irracional de pensar que esta tragedia puede volver a pasar. Fue durante esa exposición de una hora donde escuchó uno de los testimonios más conmovedores:

-Margarita les habló a todos diciéndoles que tenían que volver a abrazar el mar y volver a quererlo. Dijo que ella le había tenido mucha rabia al principio y que la única manera con que se le pasó la rabia fue caminando por la orilla del mar con su marido. Luego invitó a todos a hacer ese proceso e intentar no irse de Dichato. Confesó que ella amaba su pueblo y que las heridas siempre se curan donde se generan y no tratando de arrancar.

Otro de los grandes temores es el miedo al abandono. La psicóloga piensa que esta serie de charlas se deberían planificar a largo plazo, ya que ahora con el inicio del invierno comienza otra fase durísima para los habitantes de esas regiones. Según ella, cuando empiecen las lluvias se "va a reiniciar otro proceso psicológico". "Lo que más miedo tiene esa gente es que nos olvidemos de ellos, entonces, vamos a tener que seguir estando presentes de alguna forma. En mi caso lo haré yo sola, a través del Sernam u otra fundación, pero el tema es que hay que estar ahí lo que más podamos", asevera.

El miedo a la pobreza fue otro de los temas planteados por las mujeres en las charlas. En Santa Cruz, la profesional notó la dificultad que tenía la gente para reírse. "Hacía mucho frío, por lo que creo que eso influyó mucho", dice. A esto se suma que las carpas estaban instaladas con vista hacia los departamentos que una vez habitaron, hoy semidestruidos e inhabitables. "Es como mirar la huella de la herida todo el día", explica.

La pregunta más dura se la hizo una mujer de nombre Marcela, en Talcahuano.

"Me preguntó que cómo vencía el miedo. Me dijo que hoy día tenía miedo de vivir en una mediagua y si iba a ser capaz de enfrentarlo. Eso me pareció de una honestidad y de una crudeza maravillosa", dice.

Las grandes inquietudes de las personas eran parecidas: el temor a pasar frío en las mediaguas, las lluvias de invierno e incluso la falta de anteojos entre muchas señoras. "A todo el mundo se les rompieron los lentes, entonces todos los 'piti' no ven. Y esa gente se entretenía leyendo. Y ahora no pueden leer nada", cuenta.

Pero hubo un testimonio esperanzador, según cuenta Pilar Sordo: "Una señora contó cómo fue el diálogo cuando le explicó a su madre que habían perdido todo. La mamá, una viejita, le dice 'anda a buscarme un chaleco'. Y ella le responde: 'Mamá no tenemos nada'. Y la mamá contesta: '¿Cómo que nada?'. Ella le dice: 'Nada. Ni casa, ni chaleco, ni clóset, no hay nada'. Y la mamá le contesta: 'Estás equivocada, tú y yo estamos vivas, tenemos todo lo necesario para empezar de nuevo".

Las tres etapas para una reconstrucción emocional

Las charlas buscan transmitir que la "sanación" tiene tres fases: reconocer los estados emocionales, expresarlos y aprender de las experiencias. La especialista explica que el proceso de sanación pasa primero por reconocer que sentimos miedo, rabia, pena, etc. Una vez que asimilamos estos sentimientos, se puede pasar al segundo nivel que es la capacidad de expresar esos estados emocionales. Y todo se resume en la tercera etapa, que es adquirir los aprendizajes de todo lo vivido después del terremoto. "Es intentar ver qué mensaje me dejó a mí el terremoto y rescatar el aprendizaje de esta experiencia para ser mejores personas", comenta. Como consejo, Pilar Sordo invitó a todas a tener un cuaderno donde anotar cada noche lo que estaban sintiendo, para que sus hijos y nietos -dice- pudieran saber lo que habían vivido. "Todo eso lo expuse de distinta forma. Por ejemplo, en la costa había que incluir el mar como un elemento de vivencia. En Santa Cruz era el tema de los adobes. Hay distintos elementos en cada ciudad geográficamente. Además, cada ciudad en Chile tiene una variable que le es propia", explica.

Los consejos para quienes viven en mediaguas

Pilar Sordo apunta a un asunto que cree deber ser abordado: apoyar a quienes están viviendo en mediaguas. "Esto es un tema, porque empezar a ver pueblos todos beige, donde no hay ninguna casa que tenga identidad, es fuerte", explica. Por ello, una de las recomendaciones que les dio a los habitantes fue que pintaran las casas para convertirlas en su hogar y para que cada persona le dé su toque personal. "Ellas me decían que les daba miedo, porque si las pintaban, después no les iban a dar una vivienda definitiva. Yo les dije que ya están viviendo ahí y es el presente que tienen, por lo tanto, háganlo hermoso, pónganle algo en la puerta, cualquier cosa para que se identifiquen y empiecen a tener identidad, sino van a empezar a sentir una sensación de desarraigo que es mayor de la que de verdad tienen", concluye.

 Las 10 medidas del Sernam para la reconstrucción

El ciclo de charlas realizadas por la psicóloga Pilar Sordo se ubican dentro del plan de 10 medidas del Programa de Emergencia y Reconstrucción "Mujer, Levantemos Chile", que impulsa el Gobierno a través del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam). Las propuestas incluyen siempre a la mujer en temas como el trabajo, emprendimiento, vivienda, agricultura, internet, impuestos, familia, salud y apoyo sicológico.

"Un primer tema está asociado a 20 mil cupos de empleo de emergencia, créditos a las microempresarias de entre $100 mil y un millón de pesos, después hay todo un plan de reconstrucción de viviendas", explica la subsecretaria del Sernam, María Paz Lagos, quien estuvo esta semana durante las charlas en las regiones de ´O'Higgins y Biobío.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:Vladimir Bigorra

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Ya
    Especial Moda.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales