En otoño, Cachagua no descansa

FERNANDA ÁLVAREZ C. 

Aunque por estos días el sol y el calor no sean el panorama habitual, Cachagua tiene tantos encantos que durante este otoño también se ha transformado en el lugar favorito de muchos. Y desde primera hora hasta la noche, no descansa. Durante las mañanas, familias enteras llegan hasta la plaza, donde los paseos en burro son imperdibles y un clásico en este balneario. Las tardes, como siempre después de un buen almuerzo, están destinadas a caminar y hacer deportes en la playa, donde aún se dejan ver algunos bikinis y sombreros recordando el verano. Si bien el calor ya no se siente fuerte, algunos días soleados hacen que la playa siempre sea el lugar de reunión. Cuando el sol empieza a esconderse, la parada obligada es el centro, que con sus tiendas, restaurantes y cafés se convierte en una verdadera atracción. Para terminar el día, una comida en el Nicanor parece ser la tónica. Así, las horas en Cachagua se pasan tan rápido que no hay espacio para aburrirse en ninguna época del año.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Cristóbal Hurtado y Jocelyn Cable junto a Vicente, Martín y León.
Cristóbal Hurtado y Jocelyn Cable junto a Vicente, Martín y León.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Ya
    Especial Moda.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales