Jn. 21, 1-9 / 3.er domingo de Pascua
¿Me quieres más que los otros?

Padre Felipe Berríos 

PADRE FELIPE BERRÍOS
Capellán de Un techo para Chile

Estamos viviendo un momento muy crítico y delicado en la Iglesia Católica. Como en una interminable letanía se suceden a diario las noticias de actos repudiables. Ellos no sólo nos avergüenzan como fieles, sino que también contradicen la imagen maternal de la Iglesia Católica en la cual se nos educó. La sociedad en general y en particular muchos católicos comienzan a cuestionar la validez de la institución iglesia como principal receptora y transmisora del mensaje del evangelio. El impacto por tanta noticia sórdida pasa de un primer momento de estupor a transformarse en desilusión, y de ahí a desvincular al Señor de la Iglesia hay un paso. La misma Iglesia está carcomiendo su misión de dar testimonio y ser aliciente para la fe y se va trasformando en un estorbo para creer.

En este contexto, el evangelio de hoy es particularmente sugerente. Jesús resucitado se le aparece a Pedro -cabeza de la Iglesia y por extensión de la humanidad- y le pregunta: "¿Simón, hijo de Juan, me amas más que éstos?". Tres veces le repite la pregunta como queriéndole recordar que tenga presente su propia debilidad que lo hizo negarlo en tres ocasiones. Ante la respuesta afirmativa de Pedro, entonces Jesús sucesivamente lo invita a apacentar sus ovejas. Es decir, dejar una relación con Él pura, pero intimista y privada, para amarlo en la humanidad, en su rebaño.

Si queremos amar a Jesús "más que los otros", debemos hacerlo en la humanidad, y eso implica asumir la institución. Jesús en este diálogo de alguna manera liga la adhesión a Él con su rebaño, con la institución. Pero para que esa unión sea verdadera y no abusiva debe dejarse llevar por las necesidades de los demás y no las propias: "Te aseguro que cuando eras joven, tú mismo te vestías e ibas a donde querías...". Y para garantizar esto se debe tener como norte seguir a Jesús: "... le dijo: 'Sígueme' ".

No debemos separar a Jesús de su Iglesia por muchos pecados que a veces haya en ella, pero tampoco debemos acallar los pecados que existen en ella. En esto debemos apoyar a Benedicto XVI en su cruzada de enfrentar el pecado dentro de la Iglesia. Habrá sectores interesados en desprestigiar al Papa para que no tenga la fuerza suficiente para limpiar lo podrido. Por eso es que nuestro apoyo debe ser decidido y con acciones concretas, como entregar las sospechas serias que se tengan a la autoridad competente más adecuada para que investigue.

... ¿Me quieres más que los otros?

felipe@untechoparachile.cl

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Ya
    Especial Moda.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales