La arremetida del arte callejero:
Descomunal graffiti nace en Valparaíso

En "Graffiti Porteño", cuatro artistas pintan a 20 metros de alto y se infiltran en una galería de arte.  

Daniela Silva Astorga 

Ilegal y contestatario según ojos ajenos. Pero bien normado para sus cultores, el graffiti tiene regla dura: jamás existirá enmarcado. Menos entre los muros de una galería de arte. Pero si es por una buena causa, hay resquicios. Y de ésos se valieron los tres creadores de "Gra-ffiti Porteño". Conocidos como Inti, Saile y Hesoe, cranearon un cónclave para mostrar la mejor cara de su arte, con talleres y exhibiciones. La idea brotó en Valparaíso, pero debutó en Bergen (Noruega), ciudad donde el cuarteto recibió los recursos estatales que, hace dos años, no existían en Chile. "En Europa hay mucho graffiti, pero poco latinoamericano. Por eso gusta tanto nuestro estilo. Asombra la libertad con que pintamos en la calle, cómo manejamos materiales baratos, mucho rodillo y colores saturados", comenta Inti.

Después de Bergen siguieron por más rincones europeos con éxito. Tanto, que conquistaron a la marca Montana Cans -especialista en pigmentos grafiteros-, agarraron vuelo para insistir aquí, y ahora les funcionó. Desde el domingo, "Graffiti Porteño 2010" se vivirá en su ciudad de origen con una exhibición en la Galería de Arte del Centex (Centro de Extensión del Consejo de la Cultura). Inti aclara que no están traicionando al sentido de su arte: apropiarse de espacios públicos. Aunque la calle se infiltre en una sala de exposiciones, la muestra no tendrá graffitis ni tags enmarcados. Inti, como vocero del equipo, cuenta: "Sabemos que no podemos meter nuestro arte callejero aquí. Así que rescatamos las características que se pueden descontextualizar. Invitamos a LaRobotDeMadera (LRM), y cada uno de los cuatro montará una instalación, para presentar los procesos fundamentales del graffiti".

Se va a notar su carácter efímero, cuánto se valora mientras se ejecuta -"si al día siguiente lo borran, da lo mismo", dice Inti-, el sello irreverente con que "marca territorio" y lo imprescindibles que son las firmas -o tags- para eso. Así, la muestra hará evidente la actitud detrás de esta manifestación. Y después de eso hay que salir, caminar dos cuadras, y ver en vivo cómo los cuatro escritores -así se llaman entre ellos- colorean el graffiti más alto del país. Supera los 20 metros, que corresponden a todo un muro del ex Teatro Pacífico, ubicado en el Barrio Puerto. Lo dividieron en 30 círculos gigantes y representarán el ciclo de la naturaleza, durante tres meses. Lapso autorizado, porque cuentan con apoyo de la Municipalidad de Valparaíso, de Balmaceda Arte Joven y del Consejo de la Cultura. No hay duda: este graffiti arremete con fuerza.

EN ACCIÓN

* Mañana y pasado, ocho grafiteros destacados, como los Aislap, pintarán otro muro del ex teatro.



 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<br/>


Foto:TOMÁS FERNÁNDEZ

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    El boom gastronómico en Londres.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales