Fernando Reyes Matta, ex embajador de Chile en Beijing:
"Lo más comunista que tiene China hoy es el Partido Comunista chino"

El último embajador de la Concertación en la que cree será la próxima primera potencia económica mundial habla sobre el comunismo sui géneris que allí aún subsiste, la visión de Beijing sobre los derechos humanos y la libertad de expresión.  

Bruno Ebner 

El ex embajador ante China, Fernando Reyes Matta, no lleva un mes en Chile, pero ya tiene definido a lo que se dedicará. Ya instalada la Expo Shanghai y asumido el nuevo embajador Hernán Somerville, transmitirá sus conocimientos en un nuevo think tank adscrito al estudio sobre esta potencia. Se llamará "Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China", y trabajará con universidades. Ya hay conversaciones con la Universidad Andrés Bello.

Para la entrevista, el experto posó en el Centro Cultural Palacio de La Moneda junto a una de sus "tareas clave": que los famosos Guerreros de Terracota llegaran a Chile para el Bicentenario. Con 365 mil visitantes, la exposición se transformó en la más vista en la historia del país.

A Reyes Matta le tocó dar vida al TLC entre Chile y China. "Recibí el intercambio en US$ 7 mil millones, con US$ 4.400 millones de exportaciones. Ahora estamos en US$ 17 mil millones y nuestras exportaciones llegaron el año pasado a US$ 11.500 millones. Somos uno de los pocos países con balanza favorable en la relación comercial con China", dice.

-¿Le gusta el perfil empresarial de Somerville como embajador?

-Es de las más excelentes decisiones del actual Gobierno. En esta etapa se deben incrementar las políticas de inversión, relacionadas con nuevas oportunidades en el área de las finanzas y de la banca. Allí, Somerville, con todas sus habilidades en ese ámbito, puede desarrollar un gran trabajo. Y le va a tocar la llegada de la nueva generación en China.

-¿Cuál será el sello de ésta?

-Que viene con formación internacional; con concepto de globalización; con formación en el extranjero. El embajador vivirá el inicio de la generación 2012, que llegará al umbral de China como primera potencia económica mundial.

-¿Cuánto comunismo le queda?

-Lo primero que diría un académico chino es que la tarea era eliminar la extrema pobreza. A muchos se les olvida que en 1957 una hambruna mató a millones de chinos; que vivieron una revolución cultural que por diez años paralizó el país, y que este cambio es de los últimos 20 años. El resultado chino fue mover a más de 400 millones de pobres a la clase media. La lógica no es eludir al mercado. No es compartir la pobreza, es avanzar hacia el desarrollo.

-¿Pero aún es comunismo?

-Lo más comunista que tiene China hoy es el Partido Comunista chino. Pero lo más importante es cómo China, desde su origen marxista, no enlazó con otra propuesta occidental sino con una propia. La "sociedad socialista armónica" no viene de Marx, sino de Confucio, vinculada después al socialismo.

-El Presidente Xu Jintao casi vino a Chile. Parlamentarios de la DC le plantearon a Piñera abordar el tema de DD.HH. ¿Estuvo de acuerdo?

-A mí me tocó negociar la agenda de conversaciones entre ambos, y el tema de DD.HH. no estaba excluido por ninguna de las dos partes.

-¿Se necesita sensibilidad fina para hablar de Derechos Humanos con China?

-Más que llegar con prejuicios, hay que llegar con juicios. Hay que entender el proceso chino desde su propia historia y, desde nuestra cultura, saber dialogar con la visión de DD.HH. del pueblo chino.

-¿Eso cómo se grafica?

-Más allá de las situaciones que legítimamente se denuncian, debemos advertir cómo los avances tecnológicos han transformado a la sociedad china y provocado un diálogo tremendo. ¿Se da cuenta de lo que significa un país con más de 250 millones de blogs ? Usted puede decir que hay un control fuerte en internet, pero esas cosas son relativas.

-¿Cómo relativas?

-La libertad de expresión hay que medirla por lo que la TV china ha ido ganando desde hace seis años. Yo vi la transformación de la TV y de los diarios. Tienen una cobertura mucho más directa y clara.

-¿Democrática?

-No sé si calificarla así, porque ahí entramos de nuevo en los parámetros occidentales. Pero las comunicaciones hoy son mucho más modernas. En un país con 550 millones de celulares, el diálogo al interior de la sociedad es incontrolable.

-Sí, pero hay disidentes presos.

-Por cierto que eso existe; por cierto que son hechos condenables desde nuestra visión de los DD.HH. Pero si quieres hablar en serio sobre DD.HH. con China, debes ver la totalidad del proceso, con sus raíces históricas y culturales.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:HÉCTOR FLORES


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    Los colores de Casablanca.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales