Puestas "Buchettino" y "La Casa de los Espíritus":
Dos formas de la magia en el teatro

"Buchettino" y "La Casa de los Espíritus" fueron creadas por compañías extranjeras cuyos directores han venido a Chile a hacer una reproducción muy parecida a su original. No son comparables, por sus contextos e intenciones.  

Agustín Letelier 

Asombrosa, dentro de su aparente simplicidad, es "Buchettino", la versión del cuento "Pulgarcito" que nos presenta la directora Chiara Guidi, con la subdirección de Aline Kuppenheim. Nos coloca en la situación de los niños que al ir a dormir escuchaban cuentos, allá por el año 1680, en algún pueblo de Italia.

"Buchettino" fue creado en Italia por la Societas Raffaello Sancio. Sus escenarios son instalaciones de arte en las que experimentan con formas impensadas de participación. En "Buchettino" hacen que todo el público, niños y acompañantes, ingresen al espacio creado por ellos y perciban las sensaciones que sentirían niños al escuchar cuentos en tiempos pasados. Nos llevan a una casa campesina construida realmente y nos hacen acostarnos en camitas de niños. Nos sacamos los zapatos, nos metemos en la cama, y comenzamos a escuchar. Se produce una especie de magia, los grandes volvemos a la edad en que nos contaban cuentos y los niños de hoy escuchan el relato como no lo habían escuchado nunca.

Las palabras del cuento comienzan con acogedora suavidad, pero empiezan a inquietarnos al señalar los peligros que acosan a los niños y pasan a ser aterradoras cuando Buchettino y sus hermanos llegan a la casa del ogro. Las maderas se estremecen y la lámpara salta enloquecida. Golpes en las murallas, ruidos del gigante en el segundo piso, objetos que caen llenan de sonidos toda la casa.

El trabajo de María Izquierdo es extraordinario. Tiene al comienzo la cálida voz de una mamá que cuenta un cuento para conducirnos al sueño. Pero luego de ella van surgiendo, como en sortilegio, diversos personajes con sus propias voces. Cuando llega al ogro, su registro es tan bajo y metálico, que no parece una voz hecha por ella. Efectos de resonancia aumentan el carácter aterrador de algunas frases.

El concepto no es nuevo, pero es un logro mayor esta forma tan eficaz de integrar al público al acto teatral, estremecerlo, producir una situación cercana a la experiencia real de escuchar un cuento de miedo.

"La Casa de los Espíritus"

La versión teatral de "La Casa de los Espíritus" también trae a Chile una experiencia extranjera, la de "Repertorio Español" de Nueva York, cuyo mérito principal es dar a conocer al público norteamericano obras de autores españoles y latinoamericanos. Debe competir con los altos niveles del teatro de Nueva York, pero sin pretender estar en la vanguardia creativa.

La versión de Caridad Svich y José Zayas surge de la admiración que ambos tienen por la obra de Isabel Allende. Toma los elementos centrales de la trama y los organiza como recuerdos de Alba, la nieta de Clara y Esteban Trueba. Es una perspectiva que permite dar unidad a un material narrativo muy complejo. El hilo conductor se centra en la cadena de errores que Esteban reconoce en su vejez y que lo llevan a su mayor castigo: ver a su nieta vejada y torturada por el mismo régimen que él apoyó.

La puesta en escena enfatiza la visualidad y la música. Imágenes proyectadas sobre cortinas semitransparentes crean espacios virtuales. Lo visual enriquece la representación. No sucede lo mismo con las canciones creadas por la directora. Son danzas populares españolas y presentan imágenes demasiado cursis. La fiesta del matrimonio se da en torno a ingenuas rondas con cadencias gallegas o asturianas. Para el mundo sajón, lo hispánico es un todo regido por lo español, pero en una obra como "La Casa de los Espíritus", nos es necesario escuchar ritmos propios del folclor latinoamericano.

El equipo de actores es de relevante calidad. Blanca Lewin es la nieta Alba, de cuyo cuaderno de notas van surgiendo las escenas que componen toda la obra. Es fuerte y sugerente. Francisco Melo comienza como el joven Esteban Trueba que emprende trabajos mineros para crear una fortuna. Luego se traslada a los campos del sur para aumentarla, tener la autoridad tradicional del terrateniente y ser aceptado como novio de Rosa la Bella. Viejo, es el senador despojado de su poder, derrotado y consciente de los errores que ha cometido. Loreto Valenzuela da apropiada evolución a su personaje. Es primero una joven e impetuosa prostituta que trabaja en provincia, luego se traslada a Santiago, donde llega a ser muy exitosa, y al final, con su propia casa frecuentada por políticos y hombres de poder, es la única que puede conseguir la liberación de la nieta de Esteban. Excesiva fue la tarea que se impuso Ana María Palma: representar en sus juegos y caprichos a una niña de nueve años y luego evolucionar en las diferentes edades de Clara. Ese papel debió dividirse y asignar al menos la primera etapa a otra actriz. Julio Jung representa tres papeles; no cambia mucho, pero no importa; está bien en cada uno de ellos. Coca Guazzini es la ahombrada Férula, que al ser expulsada de la casa de Esteban le lanza una maldición que se cumple: vivir en total soledad. Josefina Velasco es la atrayente campesina con la que Esteban Trueba inicia las violaciones a las jóvenes trabajadoras de sus tierras.

Clara hace predicciones que se cumplen, y en un momento, con una mirada, rompe el vestido de Férula, pero eso no alcanza a dar el tono de magia e irrealidad que se supone es parte central de esta familia en cuya casa rondan los espíritus.

"Buchettino" (coproducido por Santiago a Mil) crea magia con la forma en que las palabras son moduladas en un espacio a la vez real e imaginario, inundado de ruidos. En "La Casa de los Espíritus", lo surreal sólo se insinúa; su valor se centra en lo visual y en la síntesis de la compleja historia.

 "Buchettino"

Dirección : C. Guidi y A. Kuppenheim

Teatro Espacio Matta (Sta. Rosa 9014). Sábados, 16.00 y 18.00 horas.

Fecha : hasta fines de julio.

"La Casa de los Espíritus"

Dirección :

José Zayas

Teatro Mori Parque Arauco

Fecha : Hasta el 15 de agosto



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>Alba es el hilo conductor de esta versión de La Casa de los Espíritus.</p>

Alba es el hilo conductor de esta versión de "La Casa de los Espíritus".


Foto:ROBERTO NARVÁEZ

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    Los colores de Casablanca.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales