Entrevista al ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Felipe Morandé:
Gobierno lanza la mayor reforma a las telecomunicaciones de los últimos 20 años

Plan considera eliminar la Larga Distancia Nacional. Para esto, primero se unificará la numeración a nivel país, lo que facilitará las comunicaciones entre regiones aledañas.  

José Troncoso Ostornol 

La decisión está tomada: terminar con la Larga Distancia Nacional (LDN). Así lo anunció el ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Felipe Morandé, en entrevista exclusiva con "El Mercurio", en la cual adelanta profundos cambios a la industria de las telecomunicaciones, los mayores de los últimos 20 años.

El objetivo final del Gobierno es implementar una regulación que permita una competencia total entre todas las plataformas: ya sea telefonía fija, celular o sobre internet.

"Esto beneficia a todo el sistema, porque permite al proveedor del servicio llegar con la tecnología que sea más beneficiosa para el usuario final. Tú podrás contratar un servicio en tu casa y te va a dar lo mismo si llega por cable, satélite o el celular. Lo que importará será que sea de buena calidad a un precio conveniente", dijo el secretario de Estado.

Para esto, la primera medida que se tomará será uniformar la numeración telefónica en el país: que todos los aparatos hoy existentes tengan nueve dígitos, a lo que se sumará el código 56 cuando se quiera llamar desde el extranjero. Esto comenzará a regir el próximo año.

"La convergencia requiere de números que sean homologables", dijo Morandé.

El segundo paso es la portabilidad numérica. Y aquí, la idea es que los usuarios no sólo puedan cambiarse de compañía manteniendo su número. El objetivo es que un usuario de una plataforma (ya sea telefonía fija o móvil) elija libremente cuál prefiere y pueda mantener su número. Así, si un abonado de la telefonía fija quiere irse a la móvil, lo podrá hacer con su mismo número.

"Tenemos como meta que a mediados del próximo año esté operando la portabilidad numérica", sostuvo el ministro.

El último gran paso será eliminar gradualmente la LDN. El actual sistema -de hace más de 20 años- considera 24 zonas primarias con sus respectivos códigos de ciudad, lo que conlleva una tarificación especial para llamados entre las ciudades.

La primera región en ver los cambios será Valparaíso. Aquí se creará, a partir de 2011, una sola zona de llamadas. "Hay localidades que están a veinte metros que tienen que pagar larga distancia", ejemplifica Morandé.

Luego el proyecto del Gobierno considera implementar cuatro macro-zonas para el cobro de las llamadas nacionales. Esto facilitaría la conectividad entre regiones aledañas.

Por último, se considera eliminar totalmente la LDN. No obstante, en el Gobierno hay claridad que esto no se alcanzará a implementar antes de 2014.

"Tenemos como meta que a mediados del próximo año esté operando la portabilidad numérica".

 Más cambios

Liberar tarifas de Telefónica Chile. "Hay que ir analizándolo con el tiempo. En la medida que se van dando las condiciones eso es más factible. Ciertamente, hoy día es más simple que hace 10 años y en cinco años más va a ser todavía más sencillo tomar una decisión de esa naturaleza (...). Dejemos que esto madure un poco con el tiempo, pero obviamente hay que tomar en cuenta lo que piensan el Tribunal de la Libre Competencia y la Fiscalía Nacional Económica".

Sistema de telecomunicaciones de emergencias para el Gobierno. "No hay nada de eso. Lo que sí hay es una instauración de un rol para el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, para la subsecretaría en particular, de estar permanentemente preocupada de las infraestructuras críticas de telecomunicaciones. Queremos facilitar los medios para que la administración de las emergencias sea lo más eficiente posible".

Subsidio a la demanda de banda ancha

El ministro Felipe Morandé anunció la decisión del Gobierno de subsidiar la demanda de internet en Chile. Hasta ahora, sólo se subsidia la oferta para que las empresas inviertan en zonas extremas del país, cobrando una tarifa fijada por la autoridad.

"Vamos a tener que implementar un subsidio a la demanda para que se masifique internet, particularmente en áreas urbanas de menores ingresos", dijo el secretario de Estado. Precisó que esto implicará un desembolso de entre US$ 200 millones y US$ 300 millones por año en 2013 y 2014.

"Queremos llegar al año 2014 con un 70% de los hogares con acceso a banda ancha", dijo.

Hoy, el promedio de penetración de los países de la OCDE es de 65%; en Chile es del 33%.

En paralelo, el Gobierno lidera esfuerzos multilaterales para bajar los costos internacionales de internet. La estrategia propuesta es que cada país internamente (la Cepal ya está como coordinadora de una mesa en que se integraron Argentina, Brasil, Uruguay y Perú) sume su demanda global de banda ancha para generar una economía de escala que permita reducir el costo internacional que se paga hoy, favoreciendo menores precios para los usuarios finales.

"En Chile pagamos un precio muy alto por el acceso a internet a nivel global. Y de lo que se trata esto es buscar mecanismos de coordinación de la demanda, tanto dentro de Chile como con otros países vecinos", explicó el ministro.

Reformas tras el terremoto

Este jueves, el Gobierno envió al Congreso un proyecto de ley en el cual se contempla permitir el ingreso de los denominados operadores de infraestructura. Este tipo de compañías -que ya han ganado un importante espacio en EE.UU., España y Brasil- tendrá la posibilidad de arrendar su infraestructura a más de una empresa de telecomunicaciones, lo que podría generar economías de escala. Hoy, este tipo de compañías no puede operar en el país.

-¿Cuánto pudiesen llegar a caer las tarifas de los usuarios?

"Es difícil hacer esa evaluación. De lo que sí estamos claros es de que debiera haber economías de escala que los operadores debieran aprovechar".

-¿Está claro que puede haber una baja en las tarifas?

"Pudiere haberla, pero a lo que apunta la propuesta no es necesariamente conseguir una reducción en las tarifas, sino más bien apunta a resolver un problema que tiene que ver con la ciudad, con la instalación de infraestructura que puede ser detrimental a la estética urbana y a los derechos de las personas que viven en torno a la infraestructura".

-Claro, porque se puede privilegiar soterrar las redes.

"Efectivamente, el operador de infraestructura no sólo está para poner torres de antenas, sino para proveer infraestructura en términos de soterramiento de cables o poliductos, de modo que las obras no sean agresivas con la ciudad. Pero todo de una manera eventualmente económica, porque distribuir los costos de soterrar entre varias empresas y que alguien haga como de entidad coordinadora de eso, puede resultar en un buen ejercicio".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    Los colores de Casablanca.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales