lunes 12 de julio de 2010  
Productores y exportadores:
Buscan formas de fortalecer al kiwi chileno
 
Nueva Zelandia desarrolla agresiva estrategia para excluir a Chile de los mercados, mediante contratos de exclusividad.  

Andrea Ortega Carreño 

La competencia está que arde. Tras la polémica que se generó el 7 de mayo, después de que la cadena de supermercados coreana E-Mart firmara exclusividad con los exportadores neozelandeses de Zespri, se cuestionó fuertemente la calidad del kiwi chileno y hoy el sector trabaja activamente para tomar nuevas medidas.

Para Chile el impacto no es poco, pues es el tercer exportador mundial de kiwi, después de Italia y Nueva Zelandia. Al año vende cerca de 160 millones de dólares, lo que equivale a cerca de 155 mil toneladas, según Odepa.

Esta dimensión de la industria chilena fue, lo que a juicio de los exportadores, asustó a los neozelandeses.

"Lo que sucede es que la producción chilena ha crecido en forma importante y se ha abierto al mundo. Mientras, Nueva Zelandia está tratando de controlar el mercado, condicionando sus entregas y exigiendo exclusividad para sacarnos del mercado", comenta Miguel Raczynski, gerente comercial de Aconex.

Sin embargo, una de las razones que hizo poner al coreano E-Mart de parte de Nueva Zelandia y cerrar sus puertas a los chilenos fue la falta de homogeneidad que presenta el kiwi nacional.

Esta crítica viene desde hace años. Por ello, el Comité del Kiwi creó un programa que establece ciertos parámetros de madurez, que tiene por objetivo evaluar la calidad de la fruta y equiparar su nivel antes de enviarla al extranjero.

Para eso las empresas se comprometen a respetarlos.

En Nueva Zelandia, toda la producción de kiwi se exporta bajo una sola marca: Zespri. Mientras en Chile, la oferta es mucho más diversa. De ahí el desafío por generar un producto homogéneo.

Falta de compromiso

"Nuestro objetivo es competir en igualdad de condiciones con los neozelandeses, con un producto de buena calidad", comenta Antonio Walker, presidente de Fedefruta.

La iniciativa del Comité se mantenía viento en popa y con importantes crecimientos en el mercado del kiwi, pero para algunos fue difícil alcanzar el estándar de calidad que exigían y decidieron seguir su propio camino. Así llegó un kiwi de baja calidad y con alta acidez a Corea, lo que generó molestia en el sector.

"Como Fedefruta no podemos entender que después de tremendo esfuerzo se descuelguen del Comité por intereses económicos particulares. Gracias a ello ponen en riesgo toda la credibilidad de la fruticultura nacional", dice Walker.

En Aconex, Raczynski afirma no saber qué tanto habrán respetado los estándares de calidad, pero "le hacen un flaco favor a la industria, porque nos hace figurar con un kiwi de menor calidad", agrega.

Entre los principales problemas, en Fedefruta comentan que se criticó lo blando del kiwi, su falta de sabor y madurez.

"Gracias a ellos, el consumidor los prueba, ve el logo de Chile y al ver que es un producto malo nos cierra la puerta a todos", dice el presidente de Fedefruta.

La arremetida frutera

Pero los problemas no terminan ahí. Los exportadores ya han descubierto tratos entre supermercados de Europa y Estados Unidos con Zespri, para evitar que compren más kiwi chileno. Por eso ahora la idea es fortalecer la medición para evitar que estos errores se vuelvan a repetir.

Ante la molestia, en el sector afirman que no se quedarán de brazos cruzados.

"Creo que como país tenemos que denunciarlos públicamente para que la misma industria sea la que los castigue", explica Walker.

Sin embargo, antes de fiscalizar, la idea del Comité y de Fedefruta es concientizar a la industria de la gravedad de estas acciones, por ello darán una doble sanción para lo que resta del año.

Los exportadores explican que "como empresa no podemos hacer mucho. Sí podemos tratar de dosificar un poco los envíos y no sobrecargar los mercados", comenta Raczynski.

Debido a lo reciente del conflicto, en Fedefruta dicen que todavía están trabajando en las medidas que tomarán para evitar esto. Aunque Walker comentó que, antes de juzgar, darán la oportunidad a todos de integrar el comité.

"No podemos permitir que este tipo de cosas vuelvan a ocurrir. Necesitamos garantías y una de ellas es crear comités que nos representen internacionalmente. Es un reordenamiento que queremos promover en todas las industrias", afirma Walker.

La fruta fuera de estándar de calidad pone en riesgo toda la credibilidad de la fruticultura chilena.
Antonio Walker

 

 

Andrea Ortega Carreño.

   
Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio S.A.P.