El artista chileno desembarca en la galería D21 y en la Cineteca Nacional:
El 2x1 de Alfredo Jaar

Desde Nueva York viene a Santiago. Expondrá en una colectiva y mostrará videos en el Sanfic.  

Daniela Silva Astorga 

Obras más bien pequeñas, cinco creadores nacionales en sintonía y un lugar poco grandilocuente. Así se armó la curatoría de Mario Navarro que logró conquistar a Alfredo Jaar. Prácticamente un hito, porque el artista chileno vivo más reconocido en el extranjero no acostumbra exponer en el país -hasta 2006, cuando exhibió en Telefónica y en la Galería Gabriela Mistral, llevaba 25 años ausente-. Menos en colectivas. Ahora, la distancia entre su taller de Nueva York y Santiago se acorta con la muestra "La isla absoluta", que abre el 21 de agosto en la galería D21 (Nueva de Lyon 19).

Navarro adelanta: "Se verán trabajos muy asentados en el presente; absolutamente contemporáneos. Pero, y ahí está mi interés, no sólo abordan temas contingentes, sino también otros más antiguos, que siguen siendo relevantes para la historia actual. Estos artistas revisan permanentemente la historia". Él mismo mostrará su propia obra. Lo acompañarán Jaar, más los experimentados Cristóbal Lehyt, Carlos Navarrete, Claudia del Fierro y Francisca García.

Cada uno va a mostrar dos obras. Ninguna será pintura. Objetos, video, fotografía e instalación hablarán, desde distintas miradas, sobre la soledad, el aislamiento, las micropolíticas que influyen en el arte y su capacidad de movilizarse constantemente.

Alfredo Jaar, por ejemplo, presentará obras dedicadas a la cárcel de la Isla de Robben en Sudáfrica. Además de un video que revela la celda de Mandela, eligió un trabajo compuesto por 15 fotografías sobre distintos rincones del recinto. "Quiero sugerir que, lamentablemente, seguimos en la era del Apartheid a escala mundial. No hay que visitar Sudáfrica para evidenciar la realidad económica de los negros respecto de los blancos; es un fenómeno mundial latente. El racismo es la coordenada 'invisible' que rige las relaciones entre países, es 'La isla absoluta'. Todos vivimos en islas así", sentencia Jaar desde Nueva York.

"Como ésa, tenemos obras que parten en cuestiones políticas. Otras, ensimismadas en el aislamiento humano, como la de Lehyt en el desierto. Pero también figuran algunas asentadas en la vida cotidiana, como las de Navarrete y Del Fierro. Mientras García se basó en Colonia Dignidad para crear: un Estado dentro de un Estado", concluye Navarro.

 Grandes videos

El 19 y el 20 de agosto, en el Sanfic, Jaar presentará "Las cenizas de Pasolini" (2009) -estrenado en el MoMA-, y "Quisiéramos informarles que lo ignorábamos" (2010), sobre el genocidio en Ruanda. "Jaar ha creado una obra extraordinaria: cambió los cánones de representación. Es el primero que determina cómo un genocidio se siente más. Antes se mostraba directo la muerte, pero él volteó la imagen, revelando, por ejemplo, sólo los ojos de quien ve a su familia asesinada", dice el investigador José Falconi, quien habló de Jaar esta semana en la UDP.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
The sound of silence (2005), de Jaar. Imágenes de la cárcel isleña sudafricana.
"The sound of silence" (2005), de Jaar. Imágenes de la cárcel isleña sudafricana.
Foto:ALFREDO JAAR


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales