Willian Órdenes se salvó de quedar atrapado porque se quedó dormido y no llegó a la faena:
"Ni por todo el oro del mundo volveré a entrar a esa mina"

El trabajador figuró inicialmente como el 34º operario afectado por el derrumbe. Hoy reza por sus compañeros.  

RODRIGO ÁLVAREZ 

COPIAPÓ.- "Salvarme fue un milagro de Dios", dice emocionado Willian Órdenes Berríos (27), quien salvó de quedar atrapado en la planta San José junto a 33 compañeros. El jueves pasado tenía que ir a la faena, pero el destino quiso que se quedara dormido, por lo que no alcanzó a tomar el bus que lo llevaría al yacimiento, en donde integraba el turno que hoy cumple una semana atrapado.

Por eso, en una primera instancia, su nombre figuró con el N° 34 en la lista de los mineros afectados.

"Me quedé dormido. Tenía que levantarme a las 5:30 horas, a esa hora sonó el despertador, lo apagué, pero recién desperté a las 7:10 y el bus partió a las 6:00 a la mina. La verdad, fue milagro de Dios", narra en su casa de Tierra Amarilla.

"Una vecina fue a buscar a mi señora, porque escuchó en la radio mi nombre, que estaba en la lista de atrapados. Grande fue su sorpresa al encontrarme en la casa. Así me enteré del accidente. Fue terrible y de inmediato me acordé de mis compañeros. Me emocioné bastante al pensar en ellos", cuenta Órdenes.

Y añade: "Mucha gente comenzó a llamar a mi familia, pensando que yo estaba atrapado, pero no fue así".

El día anterior, su jefe preguntó en la mina quién quería hacer un sobretiempo de trabajo, ya que varios mineros descansaban el jueves. Órdenes se ofreció. "Quería ganar un dinero extra y el sobretiempo es bien pagado en la mina, así que le dije a mi jefe que iba ir a trabajar al otro día. Me inscribí en el turno y por eso aparecí en las primeras listas que se entregan de los atrapados", recuerda.

Esperanza y deber

Sobre la suerte de sus compañeros, el minero no pierde de la fe: "Yo sé que están vivos, son viejos guerreros, no se van a rendir nunca", dice optimista.

Cuenta que el temor siempre rondó entre los trabajadores de la planta. "Era una mina que crujía siempre. El día anterior al derrumbe, yo sentí un crujido muy grande y con mis compañeros corrimos hasta el refugio. Ahí nos quedamos hasta que pasó la emergencia", afirma.

Pese a todo, dice que volverá trabajar en una mina. Y lo fundamenta: "Es mi deber. Tengo que alimentar a mi familia y no hay otra forma de trabajar aquí".

De todas formas, tomará providencias: "Ni por todo el oro del mundo volveré a entrar a esa mina", le recalca a su esposa, Daniela Villegas, "porque hay cosas en la vida que no se transan".

La madre de Órdenes, Nelly Berríos, apunta a la voluntad divina: "Dios quiso que no fuera trabajar. Es algo milagroso".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>DESTINO.-</b> Willian Órdenes Berríos espera volver pronto a trabajar en la minería. En su casa de la comuna de Tierra Amarilla le prometió a su esposa, Daniela Villegas, que no volvería a la mina San José.<br/><br/></p>

DESTINO.- Willian Órdenes Berríos espera volver pronto a trabajar en la minería. En su casa de la comuna de Tierra Amarilla le prometió a su esposa, Daniela Villegas, que no volvería a la mina San José.


Foto:RODRIGO ÁLVAREZ


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales