sábado 25 de septiembre de 2010  
 
Paseo por Lastarria
 


Begoña Uranga 

Después de los monumentales festejos del Bicentenario, con miles de autos alejándose de Santiago, los balnearios y aeropuertos repletos, las toneladas de basura acumuladas en las fondas y los consabidos e infaltables malestares estomacales, nada mejor que cambiar un ratito de aires.

Como, por ejemplo, darse una vuelta por el remozado y cada vez más animado barrio Lastarria, a tope de gente y que se ha ido llenando de excelentes restaurantes de todos los tamaños y para todo público. Pronto, según anuncia un aviso, se inaugurará una sucursal del reconocido Nolita en un boulevard recién construido que ha llevado aires europeos al barrio.

En la esquina frente a él, Tambo, un pequeño establecimiento, con mucha onda, de bonita y cuidada decoración moderna con toques peruanos. El servicio, estupendo. Es pisco sour de los mejores de la plaza, con pisco auténticamente peruano. Para picotear, cacha con merkén y unas tiritas de masa de wantang con una salsa picantita.

Para comenzar, un trío de causas deliciosas. De gran tamaño, alcanzan fácilmente para picotear 3 o 4 personas. Con salsas generosas, de buen sabor y aspecto, quizás les falta un poquito de palta (¿o será la pasión desmedida de los chilenos por ella?).  Luego, un picante de camarones, diferente pero muy rico. Hartos tragos y una carta de vinos no muy extensa pero suficiente.

En síntesis, una buena cocina, un lugar cálido y acogedor, bien puesto y donde se mezclan jóvenes y no tanto, parejas y grupos de amigos. Abierto desde noviembre, estrena recién patente de alcoholes.

 Tambo

Dirección: José Victorino Lastarria 65
Reservas : 6334802
Precio por pareja: $ 33.000
Cerrado domingos noche.

Begoña Uranga.

   
Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio S.A.P.