Publicaciones Algunas obras del autor triestino:
La conciencia de Svevo

Considerado entre los escritores más importantes e innovadores del siglo XX, Italo Svevo (1861-1928) no conoció en vida el reconocimiento que le ha llegado después, incluso en castellano, cuando varios libros permiten una aproximación amplia a su obra.  

Patricio Tapia 

En su diario de 1902 anotaba Italo Svevo: "Ya a estas alturas he eliminado de mi vida, definitivamente, esa cosa ridícula y dañina que se llama literatura". Cada lustro de la década previa había publicado una novela: Una vida (1892) y Senilidad (1897), que pasaron totalmente desapercibidas, de manera que decide dedicarse a los negocios y al violín. Mantendría no dedicarse a esa cosa ridícula y dañina por más de 20 años, hasta que en 1923 publica, a sus expensas como las anteriores, una tercera novela, La conciencia de Zeno , considerada por muchos como su obra maestra y una de las grandes novelas del siglo XX.

Doble vida

Judío, de ascendencia germánica e italiana, su nombre no era Italo Svevo, sino Ettore Schmitz. Había estudiado en Alemania, como muestra de la situación fronteriza de su Trieste natal y sus herencias mezcladas. De familia acomodada, la empresa de su padre quebró en 1880 y se vio forzado a trabajar en una sucursal triestina de un banco vienés por 18 años hasta que se integró, en 1899, a la fábrica de barnices para navíos de su suegro, un rico industrial y comerciante. Svevo se había casado en 1896 con una prima, Livia Veneziani, con quien tendría una hija.

¿Qué lo llevó a publicar de nuevo? Todo indica que fue su relación con James Joyce. Desde 1902 hasta 1912 Svevo residía unos meses en Londres cuidando el funcionamiento de la sucursal de la fábrica de su suegro que se había abierto allí. Su falta de inglés fluido fue la razón que lo llevó a contratar en 1907 un profesor que resultó ser el escritor irlandés, quien vivió varios años en Trieste.

A pesar de la diferencia de edad (Svevo casi doblaba la de Joyce) lograron cierta amistad, beneficiosa para ambos: se dice que el personaje de Leopold Bloom, en Ulises , estaría basado en Svevo. Joyce, por su parte, alentó a Svevo para seguir escribiendo y una vez publicado La conciencia de Zeno lo recomendó con amigos franceses, implicando un reconocimiento tardío (tenía ya más de 60 años), colocándolo a la altura de los mayores escritores del siglo. Gozaría unos pocos años de fama, pues murió en 1928, después de un accidente de tránsito.

Así culminaba una doble vida. Svevo pasó la suya dividiéndose entre la actividad literaria (por muchos años cultivada de manera casi clandestina) y el trabajo como empleado bancario primero y como comerciante después.

Sus novelas

El ir envejeciendo, cierto desánimo, el nunca sentirse del todo bien, son algunas de las características de los protagonistas de Svevo. Son pusilánimes, tan ineptos como soñadores: Alfonso Nitti en Una vida y Emilio Brentani en Senilidad, así como una versión mayor de ellos: Zeno Cosini. Las dos primeras novelas son mucho más convencionales que La conciencia de Zeno ; ninguna es precisamente cómica, como sí lo es ésta. Zeno es un burgués próspero, hipocondríaco y holgazán que deja todo para mañana (como el "último cigarrillo" que nunca es el último). Decide psicoanalizarse para curarse de sus "males" y el terapeuta le pide que escriba sus recuerdos. Zeno le obedece de mala gana, engañando e insultando al analista, quien se venga publicando esa autobiografía. Allí narra en capítulos la secuencia de su vida, desde la infancia a la madurez; la muerte de su padre, el tabaco -con sus disparatados intentos por dejar de fumar-, el matrimonio y el adulterio, su trabajo comercial. Zeno es un narrador poco confiable, que incurre en constantes imprecisiones y falsedades, que organiza su relato de manera caprichosa y distraída.

Otros textos

Ya célebre y ya muerto, comenzaron a rescatarse otros escritos de Svevo, los principales son sus relatos, de los cuales existe Todos los relatos , un volumen que considera los completos e incompletos. Se echa en falta un mínimo de aparato crítico e información (como sus fechas) para armar ese rompecabezas de piezas desperdigadas. Allí están desde "Una lucha" (1888), con el artista inepto en la cotidianidad, hasta "Una burla lograda" (1925-1926): un escritor que lucha por el reconocimiento. O "Argo y su amo", uno de sus cuentos más originales, en el que un hombre intenta enseñarle a su perro a hablar (1909 o más). Y las obras maestras que son "Corto viaje sentimental" (1925-1926) o "Historia del buen viejo y la muchacha hermosa" (ideado en 1907), con la seducción de un hombre de negocios mayor a una joven modesta, a la que deja: "Cuando los viejos aman pasan siempre por la paternidad y cada abrazo suyo tiene el acre sabor del incesto". O bien, "Las confesiones de un anciano"que reúne los fragmentos finales que probablemente anunciaban una cuarta novela.

Svevo escribió fábulas animales. Fábulas recoge las que escribió más otras extraídas de otros libros, de manera que sólo la mitad de éste no está en otros de la misma editorial y esa mitad se superpone con lo recogido en El descontento , la excelente compilación de escritos diversos: textos autobiográficos, fábulas, apólogos, relatos, ensayos, notas de viaje (particularmente de Londres). Por último, está el Diario para la prometida , escrito desde su compromiso hasta su matrimonio -y donde aparece el tabaquismo y la promesa de un cigarrillo final-. Svevo, gran fumador toda su vida y de encanto algo depresivo, al morir pidió un último cigarrillo. Se le negó, no obstante que, como él mismo apuntó, efectivamente hubiera sido el último.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales