Una radiografía a la gestión Resultados de este encuentro de arte nacional:
Galeristas, público y expertos evalúan Ch.ACO 2010

La segunda versión de la Feria de Arte Contemporáneo de Chile (Ch.ACO) se propuso potenciar e incentivar la colaboración entre artistas aleristas y escuelas de arte. Si bien el público llegó masivamente y hubo transacciones faltaron más coleccionistas.  

 

Cuarenta mil personas la recorrieron en seis días. A pesar de que llegar o lograr estacionar en las afueras de las Casas Lo Matta en Avda Kennedy no fue fácil.

El domingo pasado ya no cabía un alfiler en los pasillos interiores, costaba recorrer los diferentes cubículos en los que una cuarentena de galerías mostraban y se afanaban en vender sus ofertas. Quisimos conocer la impresión de críticos, galeristas y organizadores de esta segunda versión.

"El montaje, la publicidad y la convocatoria de Ch.ACO 2010 fue mucho mejor que el año pasado, en todo sentido", opina Roberto Farriol, director de la Escuela de Arte de la PUC, y califica como excelente la mayor presencia de lo que él llama "agentes culturales", complementarios a una feria, como charlas, lanzamientos y exposiciones.

En esta versión se implementó el llamado "Proyect Room" que más que vender sólo exhibió propuestas como la obra experimental de Yoshua Okón que se ubicó en el espacio de la galería Gabriela Mistral. Otra iniciativa buscó descentralizar y potenciar la presencia de arte de las regiones. El titulado Museo 8 destacó esta vez el ritmo creciente que se palpa en la creación de la VIII Región.

Al catedrático de la UC también le pareció ver mucha más gente joven entre los visitantes. De hecho, el lunes se distinguían a varios grupos que llegaron con uniforme y mochila mirando los videos y las muestras de fotografía. Farriol destaca asimismo "haber descubierto un ambiente más distendido y amable producto del entorno y los diferentes espacios disponibles". Los jardines de las Casas de Lo Matta con cafés y asientos ayudan a dar tregua para seguir con la visita más tarde, aunque desafía a los organizadores a instalar la tercera versión de la feria, en un lugar con más facilidades de acceso: "cerca del metro, por ejemplo, porque aquí un segmento social medio queda excluido", acota el docente.

Nueva infraestructura

"Tenemos un convenio a dos años con este local, al que le hicimos muchas mejoras, e invertimos importante cifras en equipos técnicos", enfatiza Irene Abujatum, directora comercial de la feria. El proyecto total contó con un presupuesto de un millón de dólares.

Así y todo, el avance es significativo respecto de la primera versión en que la feria se realizó en el Club de Planeadores de Vitacura, dice la artista Teresa Gazitúa. La directora de Escuela de Arte de la Universidad Finis Terrae considera que la actual propuesta es mucho más profesional. Destaca la incorporación de un auditorio donde se realizaron las mesas redondas y el espacio dispuesto para las obras de los alumnos de tres escuelas de arte universitarias. "La convocatoria es mayor, hay más galerías presentes que el año pasado, tenemos un concurso de arte para artistas jóvenes bien organizado y resultaron bien montadas las obras premiadas".

En relación con la infraestructura, la galerista Patricia Ready repara en que las organizadoras Soledad Sahieh, Irene Abujatum y Elodie Fultong "se preocuparon hasta de poner pastelones en el piso". Se mostró agradecida de las ventas conseguidas y agregó: "Creo que esta feria es un aporte importante para el país y promueve la formación de públicos , ya que la gente se ve por primera vez enfrentada a varias galerías y a diversas propuestas artísticas más innovadoras y contemporáneas".

La galerista Isabel Aninat, con dos espacios en la muestra, también comenta que vendió bien. A su juicio, la impresionante cantidad de gente comprueba el interés que existe por el arte moderno. "Con mis 26 años de experiencia en este rubro, puedo asegurar que el arte se ha ido convirtiendo en la espiritualidad del siglo XXI". Para Rosita Lira, de Artespacio, "Ver en su mayoría jóvenes es una gran tranquilidad para el futuro cultural de nuestro país".

¿Se necesita curatoría?

No obstante, para estas gestoras de arte la calidad de la propuesta fue muy dispareja: "Faltó curatoría", señala Aninat. "Pienso que una de las finalidades e importancia de esta feria es educar al público para que se acerque y disfrute del arte contemporáneo, pero si las propuestas de las galerías chilenas no resultan tan equivalentes, puede caerse en la desinformación".

Según Rosita Lira, es evidente que hay algunos espacios débiles. Para Aninat no depende del espacio que se disponga: "Los stands son pequeños en todas las ferias internacionales, porque son muy caros, pero no se trata de llenarlos de cuadros". "Algunas galerías presentaban su local atiborradas de obras, de dudosa calidad. Esto no es un bazar". Coincide con la galerista Patricia Ready en que un desafío para el próximo año es que la feria tenga un comité de selección más estricto.

El director de la Escuela de Arte de la PUC también propone organizar los diferentes espacios de galerías según un criterio más específico: "Por ejemplo, por trayectoria, originalidad o el riesgo que conlleva la propuesta". Farriol no encontró diferencias entre las galerías extranjeras que esta vez suman 17 versus las nacionales.

Para Milan Ivelic no cabe establecer niveles entre las chilenas y las extranjeras: "En una feria hay diversidad y heterogeneidad". El director del Museo de Bellas Artes agrega que "en una feria siempre habrá desniveles en la calidad y lo peor que puede ocurrir es establecer una línea curatorial. Cada galería asume su propio riesgo o su éxito".

Exponentes extranjeros

El mexicano Gonzalo Vidal, subdirector de la galería Ginochio, con más de 20 años de trayectoria en el mercado del arte latinoamericano, también piensa que Ch.ACO 2010 es una buena radiografía de las diversas calidades que forman parte del quehacer artístico chileno. Su galería fue evaluada entre las mejores de la sección internacional junto con la española Sicard.

"Cada galería tiene una imagen y es importante cómo la presentas. Sin duda que en este encuentro hay obras de gran calidad, pero también muchas que sobran". Ginochio llegó con cuatro artistas, entre ellos el mexicano Hugo Lugo y el argentino Claudio Gallina. "Las ventas- afirma Vidal- fueron más bien bajas para los extranjeros, pienso que ha sido por los costos internacionales versus los precios de las obras locales".

Los galeristas reportan como una carencia importante del evento la ausencia de coleccionistas. Rosita Lira lo resume: "Una feria es una buena oportunidad de crear contactos, desgraciadamente, aún el mercado del arte en Chile es muy chico. Estas instancias ayudan a acrecentarlo en parte".

También la gerenta del evento lamenta la llegada de menos coleccionistas de lo previsto: "En noviembre pasado planificamos la fecha de la feria coincidiendo con la Bienal de San Paulo. Acordamos con los consultores internacionales que vinieran con sus coleccionistas y galeristas extranjeros con el fin de que aprovecharan su viaje, pero lamentablemente Sao Paulo se atrasó y eso nos perjudicó".

Estamos educando

Pero en términos generales, su evaluación es positiva: "Estamos educando, creando audiencias, incentivando al coleccionismo a la empresa privada para que apoye el arte". Irene Abujatum agrega que en lo internacional también suman logros como la visita de la directora de arte latinoamericano del Museo Blanton, entidad que pertenece a la Universidad de Texas y que posee una de las mejores colecciones de arte contemporáneo chileno. Figuran ahí los artistas Mónica Bengoa, Josefina Guilisasti y Álvaro Oyarzún.

"Asimismo, invitamos a Gabi Scardi, una de las curadoras del Museo Maxxi de Roma. Y desde la Universidad de Harvard llegó el curador José Falconi, quien dirige un centro de arte latinoamericano y realiza coloquios de arte chileno. En noviembre viajan Samy Benmayor, Carlos Altamirano y Paz Errázuriz a participar de esos encuentros en EE.UU", asegura la gestora.

Estrategia futura

"Trabajar todo un año sólo para seis días no vale la pena", concluye Irene Abujatum: "Nuestra estrategia cara al futuro es ser más bien una fundación. No nos queremos identificar como una feria de arte latinoamericano porque ya existen muchas, nos interesa más enfocarnos a la Costa Pacífico. Si Ch.ACO 2010 demuestra el fruto de nuestras redes con países como Perú, México y Colombia, ahora queremos contactarnos con Asia y Australia, entre otras latitudes.".

Por lo visto, la segunda versión de la Feria de Arte Contemporáneo de Chile, Ch.ACO se propuso generar nuevas iniciativas para potenciar e incentivar la colaboración entre los diversos agentes de la escena local. Camilo Yáñez, comisario del concurso de arte joven, agrega que la idea era dar claras señales para impulsar el coleccionismo e insertar y favorecer la internacionalización de la carrera de nuestros jóvenes artistas. "Creo que eso se ha logrado, los agentes que han venido han valorado este gran esfuerzo."


"Creo que esta feria es un aporte importante para el país y promueve la formación de públicos".

Patricia Ready,
galerista.  


"Los stands son pequeños en todas las ferias internacionales, porque son muy caros, pero no se trata de llenarlos de cuadros".
Isabel Aninat,
galerista. 
 

"Estamos educando, creando audiencias, incentivando al coleccionismo y a la empresa privada para que apoye el arte".
Irene Abujatum,
directora comercial de la feria.
 

"Una carencia importante del evento fue la ausencia de coleccionistas".
Rosita Lira,
galerista.
 

 "Faltaron coleccionistas. Acordamos con los consultores internacionales que vinieran con sus coleccionistas y galeristas extranjeros con el fin de que aprovecharan su viaje, pero lamentablemente Sao Paulo se atrasó y eso nos perjudicó".
Irene Abujatum,
gestora de Ch.ACO.  
 

"Se podrían organizar los diferentes espacios de galerías según un criterio más específico: Por ejemplo, por trayectoria, originalidad o el riesgo que conlleva la propuesta".
Roberto Farriol,
director de la Escuela de Arte
de la PUC.
 

"En una feria siempre habrá desniveles en la calidad y lo peor que puede ocurrir es establecer una línea curatorial".
Milan Ivelic,
director del Museo de Bellas Artes.
 

"Nuestra estrategia cara al futuro es ser más bien una fundación. No nos queremos identificar como una feria de arte latinoamericano porque ya existen muchas, nos interesa más enfocarnos a la Costa Pacífico".
Irene Abujatum,
una de las tres
creadoras de Ch.ACO.
 

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Gabinete de lo fotográfico Espacio de Ch.ACO en el que se congregó a 13 autores para que cada uno presentara cuatro obras bajo la curatoría de Gonzalo Pedraza.
Gabinete de lo fotográfico Espacio de Ch.ACO en el que se congregó a 13 autores para que cada uno presentara cuatro obras bajo la curatoría de Gonzalo Pedraza.
Foto:ANDREA ROBLES

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales