El ex ministro entrega su visión sobre el rol del organismo
Enrique Correa y el gobierno de Aylwin en el caso Guzmán: "'La Oficina' actuó por completo dentro de la ley"

Quien fuera ministro Secretario General de Gobierno afirma que las administraciones de la Concertación hicieron todo lo posible para aclarar el crimen del senador UDI Jaime Guzmán y subraya que 'La Oficina' no existió ni formal ni informalmente antes del asesinato.  

Guillermo Muñoz 

Cuando fue creado el Consejo de Seguridad Pública, el 18 de abril de 1991 -dos semanas después del asesinato del senador Jaime Guzmán-, el entonces Presidente Patricio Aylwin estaba de gira en Europa, por lo que el decreto fue firmado por el Vicepresidente, Enrique Krauss. "Y a mí me correspondió por esos días ejercer como ministro del Interior subrogante. Nosotros tres (con Krauss y el subsecretario del Interior, Belisario Velasco) y con aprobación del Presidente, tomamos la decisión (de crear el organismo) y la ejecutamos", recuerda Enrique Correa.

Señalado como uno de los articuladores de la transición y también como uno de los hombres clave en la renovación de la Concertación actual, a través de su trabajo en la Corporación Proyectamérica, el ex ministro de 64 años defiende la actuación de los gobiernos de su coalición en la investigación por el asesinato de Guzmán, ahora que el juez Mario Carroza decidió abrir el proceso y que han aparecido distintas críticas que apuntan a que los gobiernos anteriores no hicieron todo lo posible para esclarecer el crimen.

"Yo no sólo conocía a Jaime Guzmán sino que éramos muy amigos. Su muerte me impactó de manera dolorosa", afirma.

-El proceso por la muerte de Guzmán ha sido reabierto. ¿Cree que esto puede poner un manto de duda sobre la investigación anterior?

-El ministro Mario Carroza tiene que hacer su trabajo y ojalá logre que todos los implicados, presuntos implicados, autores intelectuales y todos quienes él determine puedan comparecer al tribunal. Tengo la impresión, sin embargo, que los asuntos clave referidos al gobierno del Presidente Aylwin van a quedar más bien confirmados.

-¿A qué se refiere con asuntos claves?

-En primer lugar, cualquier suposición o rumor de que el Gobierno pudo haber sabido con anterioridad del crimen de Jaime Guzmán. Es una tesis que ha quedado por completo descartada y hoy día ya nadie la afirma.

-Francisco Javier Cuadra dijo que oficiales del Ejército sí conocían con anterioridad que Guzmán podía ser asesinado.

-Probablemente lo más delicado que ha sucedido es esa afirmación, que según he leído en la prensa fue confirmada por algunos generales (Jorge Ballerino y Hernán Ramírez Rurange). Si así fuera, me parece de enorme gravedad que generales de Ejército, habiendo tenido esa información, no la hayan comunicado al Gobierno. En ese tiempo teníamos un contacto muy fluido con el General Pinochet y el mando del Ejército y jamás tuvimos de parte de ellos ninguna información.

-Cuadra dijo también que él actuaba como una suerte de intermediario entre el Gobierno y el Ejército. ¿Es verdad eso?

-Es completamente falso. Nosotros nunca tuvimos necesidad de ningún intermediario para relacionarnos con el Ejército. El Presidente, el ministro de Defensa y yo mismo a veces ayudamos en esas funciones.

Conversación con Pinochet

-También se ha dicho que 'La Oficina' existía desde antes del asesinato de Guzmán y que tenía informantes que integraban el FPMR.

-Ese es el segundo punto. El Consejo de Seguridad Pública, llamado también 'La Oficina', fue creado a raíz del crimen de Guzmán y por tanto es imposible que haya tenido alguna información previa. Es tan cierto y firme lo que digo que este fue un asunto que expuse en un seminario sobre seguridad en la Academia de Guerra en ese entonces, en el que también habló el general Augusto Pinochet. Yo era ministro del Interior subrogante y le conté a él la decisión de crear 'La Oficina'.

-En todo caso, las críticas apuntan a que 'La Oficina' trabajaba desde antes, pero informalmente.

-Tal afirmación no tiene base. Las únicas instituciones que existieron durante el gobierno del Presidente Aylwin fueron formales y con apego a la ley. 'La Oficina' actuó por completo dentro de la institucionalidad y la ley. Incluso ese tema ya fue examinado en los tribunales y así fue estimado por la Corte Suprema en su dictamen de 1996. Finalmente va a quedar confirmado que el terrorismo en Chile fue desarticulado en democracia y no en dictadura, con todo su horror y sus crímenes.

-Gente de la UDI ha expresado ciertas suspicacias de que se haya hecho todo para aclarar el asesinato. Se ha hablado, por ejemplo, de una eventual protección al frentista Juan Gutiérrez Fischmann, el "Chele", ex yerno de Raúl Castro .

-Creo que la investigación que está llevando a cabo el ministro Carroza va a llegar a idéntica conclusión a la que ya llegó la Corte Suprema en 1996: que el gobierno hizo todo para aclarar el crimen. Naturalmente los ministros investigan lo que deben, pero tengo la impresión que el ministro Carroza está investigando propiamente el crimen de Guzmán y no a 'La Oficina'.

-En las últimas semanas también se ha cuestionado a Marcelo Schilling, ex secretario ejecutivo de 'La Oficina'. Se dijo que ordenó un operativo antidrogas en Colliguay para alertar a los frentistas que estaban allí y así lograsen escapar de ese lugar, donde habían sido localizados.

-Otra injuria. El país le debe mucho a Marcelo Schilling, tiene una deuda con él. También con Jorge Burgos, Nelson Mery y los jefes policiales de la época que nos ayudaron a liberarnos de la lacra del terrorismo.

-El Gobierno presentó esta semana un texto ante la Comisión de Refugiados de Argentina para que no le diesen asilo político a Galvarino Apablaza. En la derecha hay gente que piensa que esta vez se están haciendo mayores esfuerzos para aclarar el crimen.

-Ojalá hubiese prosperado esta petición de extradición de Apablaza. Pero tampoco esta solicitud es nueva, antes fue hecha en el gobierno del Presidente Ricardo Lagos y sus esfuerzos fueron muy sustantivos. No se puede culpar a los gobiernos de la Concertación de no haber hecho todo lo que estaba a su alcance para aclarar el crimen. De hecho los principales responsables fueron apresados, pero después se fugaron.

-El ex frentista Enrique Villanueva fue detenido esta semana. Se dice que fue informante de La Moneda...

-Bueno, pero eso ha sido desmentido por quien corresponde, incluso ante el propio ministro, según he leído en la prensa. Esa afirmación tampoco tiene base.

 "Las oposiciones no están para lacerarse a sí mismas"

-¿Cómo ve a la Concertación tras seis meses en la oposición, y en los que tres de sus partidos han renovado sus directivas?

-Desde la derrota hasta este momento ha vivido una fase de transición con distintas vocerías: los ex ministros, en algún momento los ex Presidentes o los centros de estudio. Todo eso es importante, pero ahora es la hora de los jefes de partidos. Son estas colectividades, las bancadas y los alcaldes a los que corresponde fijar el ritmo, el rumbo de la coalición. Y me ha parecido muy bien además lo que he leído en la prensa, que los presidentes de partidos quieren concentrar su visión en el futuro. Está muy bien la autocrítica, está muy bien la defensa de la obra de los 20 años de la Concertación, pero todo ello debiera integrarse en una visión de futuro bajo un propósito: una estrategia de reconquista del gobierno. Eso es lo que cualquier oposición en el mundo hace. Las oposiciones no están para lacerarse a sí mismas, sino para buscar reconquistar el gobierno. Esa es la línea ordenadora.

-¿Cree que el viaje de Michelle Bachelet a Nueva York ayuda a la renovación de la Concertación?

-Me ha parecido inoportuno y fuera de lugar discutir lideratos en estos momentos. Hay algo que es clave, y es que el liderato de la Presidenta Bachelet está plenamente vigente, y no creo que esto disminuya con su viaje. Creo que hoy día la Concertación debe expresarse en toda su diversidad, tanto en su liderato como en sus pensamientos, en sus partidos, en sus corrientes y en sus actividades.

"La Ley Antiterrorista es una bandera de la derecha"

Al momento de la entrevista, aún permanecían en huelga de hambre los 35 comuneros mapuches, situación que fue abordada por Correa, quien también defiende a los gobiernos de la Concertación de las críticas que los acusan de dejar como herencia el conflicto mapuche.

"Lo principal en estos casos es evitar una desgracia fatal. Si eso ocurriera la relación entre el país y el pueblo mapuche se volvería todavía más difícil y, además, el daño de la imagen internacional de Chile sería atroz", dice.

-En ese sentido, ¿cree que el Gobierno actuó bien?

-Vi un poco impaciente el otro día al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en el Senado. Pero los que gobiernan un país no pueden perder la paciencia. Creo que fue un traspié haber declarado cerrada la vía legislativa, pero que esto se corrigió y que el Ministerio de Justicia resolvió bien este asunto. Pienso también que se habría resuelto mejor si el Senado hubiese aprobado antes la indicación que presentó la senadora Soledad Alvear que restringía el alcance de la Ley Antiterrorista y apuntaba precisamente al fin de la huelga de hambre.

-Las críticas por el conflicto mapuche también han apuntado a los gobiernos de la Concertación. En la derecha dicen que es la herencia de lo que las administraciones anteriores no pudieron resolver.

-Se ha afirmado que el desmedro, la marginación, la situación de exclusión del pueblo mapuche es una herencia de la Concertación. Creo que eso es una injusticia tremenda. Nunca en ningún gobierno de la historia de Chile había habido un diálogo de tal envergadura con el grupo indígena. Los gobiernos de la Concertación aprobaron una ley indígena que fue vanguardia en su tiempo y se sacó el convenio 169 de la OIT que reconoce el derecho de última generación al pueblo indígena. Además, se distribuyó un conjunto inmenso de terrenos para resolver la demanda por sus tierras ancestrales. Distinto es el tema de la aplicación de la Ley Antiterrorista.

-¿Ahí sí que se equivocó la Concertación al aplicarla en este conflicto?

-Su aplicación siempre ha generado tensiones en la Concertación, incluso al interior de los propios gobiernos. Pero muchas veces ésta fue aplicada porque lo pidió la derecha. Podemos revisar en la prensa las afirmaciones del senador (Alberto) Espina, del senador (Víctor) Pérez, en el sentido de que en la Araucanía no imperaba el Estado de Derecho. Los propios dichos del Presidente durante su campaña. No olvide usted que el ministro Edmundo Pérez Yoma fue interpelado por este asunto en la Cámara de Diputados. Y la Ley Antiterrorista es más bien una bandera de la derecha. Esta norma se creó durante la dictadura y los gobiernos que siguieron intentaron atenuarla, pero no se pudo modificar más la Ley Antiterrorista porque no hubo los votos. Es cierto, los gobiernos de la Concertación la aplicaron en determinadas ocasiones, pero generando mucha tensión en su interior. Donde no causó tensión fue en la derecha.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>Correa dice</b> que cree que el juez Carroza no va a encontrar nada irregular en la actuación de los gobiernos de la Concertación por el crimen de Guzmán.</p>

Correa dice que cree que el juez Carroza no va a encontrar nada irregular en la actuación de los gobiernos de la Concertación por el crimen de Guzmán.


Foto:ANDREA ROBLES


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales