Análisis de los proyectos de ley activados para cumplir el programa de gobierno:
El ranking del cumplimiento legislativo de los ministerios

El Centro de Gestión Pública de la Universidad Mayor realizó un seguimiento a las 142 promesas que aparecían en el programa de gobierno y que requerían una ley. Hasta ahora, 28 de ellas han sido activadas en el Parlamento y ocho ya fueron aprobadas. Economía aparece como el ministerio de mayor eficiencia, con seis iniciativas presentadas y cuatro de ellas publicadas como ley.  

Guillermo Muñoz 

El pasado lunes se cumplieron diez meses desde que Sebastián Piñera lanzó oficialmente su programa de gobierno en un masivo acto en Maipú. En ese momento, el entonces candidato no especificó cuántos de sus compromisos debían traducirse en proyectos de ley para ser cumplidos. Sí lo hizo el Centro de Gestión Pública de la Universidad Mayor, que realizó un seguimiento de esas promesas a seis meses de haber asumido la nueva administración.

Según el estudio, 142 de los compromisos sólo pueden cumplirse a través de iniciativas aprobadas por el Parlamento. De éstos, 28 estaban en proceso de cumplimiento hasta el pasado lunes 27 de septiembre, lo que representa un 19% de lo que se propuso el Gobierno.

El informe, en todo caso, no incluye proyectos de ley que han sido presentados y aprobados como consecuencia de fenómenos coyunturales, pero que no estaban originalmente en el programa.

Así, por ejemplo, no son considerados en este 19% la fijación del salario mínimo o el subsidio al Transantiago. Mucho menos los 14 proyectos que tienen que ver con la reconstrucción, 11 de los cuales fueron aprobados por el Parlamento.

Según Marcela Cubillos, directora del Centro de Gestión Pública, el factor terremoto puede incidir en que algunos ministerios no puedan cumplir con la misma dedicación los compromisos del programa de gobierno, pero también destaca que los primeros meses de gestión son cruciales para que el Ejecutivo pueda concretar su agenda, porque dan mayor espacio a la eficiencia legislativa que los últimos años de gobierno (ver nota anexa).

Cargas desiguales

Según consta en el informe, los compromisos legislativos van desde ambiciosas tareas, como la reforma procesal civil, hasta otras de menor complejidad, como declarar un feriado adicional para Fiestas Patrias.

Por eso, Cubillos -que también fue diputada de la UDI e integró el comando de Piñera durante la campaña- aclara que el estudio es cuantitativo, no cualitativo, y por lo tanto coloca en igual posición proyectos que requieren un mayor trabajo con otros de menor exigencia para su elaboración. Independiente de esto, y según criterios lógicos, el centro que dirige distribuyó los 142 compromisos entre los 22 ministerios para determinar qué reparticiones han sido más eficientes en sus tareas.

Según esta clasificación, a Economía le tocó la "carga más pesada", con 16 iniciativas a concretar, mientras que Bienes Nacionales fue el único ministerio al que no se le adjudicó ninguno de los proyectos ligados al programa de gobierno.

Economía lidera la lista

Pese a tener la mayor carga, Economía es el ministerio que muestra un mayor "grado de cumplimiento", con seis proyectos en estado de avance.

Dentro del estudio, la categoría de "cumplimiento" no significa necesariamente que haya sido este Gobierno el que presentó el proyecto. También puede referirse a que una de sus promesas ya había sido ingresada por otra administración y este Gobierno la reactivó en el Parlamento.

Es lo que ocurre, por ejemplo, con dos proyectos referentes a la extracción del pez espada -uno es la ley que extiende las cuotas individuales para la pesca artesanal y el otro el que perfecciona el mecanismo de cuotas- que fueron presentados por la administración de Michelle Bachelet, pero cuya aprobación fue lograda por el actual Gobierno.

Lo mismo ocurre con la reforma al mercado de capitales. Un caso distinto es el de la reducción del impuesto de timbre y estampillas para las pymes, que fue presentado y aprobado durante la gestión del ministro Juan Andrés Fontaine.

Son estas cuatro iniciativas también las que convierten a Economía en el ministerio más eficiente en cuanto a proyectos aprobados.

Entre las tareas que aparecen como pendientes para este ministerio destán la modificación a la ley de quiebras, la reforma a los gobiernos corporativos de todas las empresas estatales, la transformación del Sistema de Empresas Públicas (SEP) y la creación del Ministerio de Emprendimiento e Innovación.

Los otros buenos alumnos

Hacienda, Minería, Transportes y la Secretaría General de la Presidencia aparecen también como ministerios que han sacado adelante un alto porcentaje de las tareas que les imponía el programa.

Los casos, sin embargo, son distintos. A Minería, por ejemplo, le basta haber presentado el proyecto que desarrolla el cluster minero -que está en segundo trámite en el Congreso- para aparecer con un 33% de su tarea hecha, porque su carga legislativa es pequeña: sólo tres iniciativas.

En el caso de la Segpres, la carga es más alta. De los 8 proyectos que debe activar, tres aparecen en estado de avance, lo que la coloca en una buena posición para el ranking que confeccionó la Universidad Mayor (ver infografía de la página siguiente).

Uno es el feriado adicional de septiembre -que se aprobó, aunque no como esperaba el Ejecutivo-, otro el que crea el bono bodas de oro -que ya fue presentado-, y el tercero, la inscripción automática y voto voluntario, que ya había sido presentado por el gobierno anterior.

Hacienda, en tanto, logró la aprobación de la modificación al impuesto a los combustibles y presentar los cambios a la regulación de las superintendencias.

Transportes, en tanto, ya envió la modificación a la institucionalidad del Transantiago y la implementación de la portabilidad numérica para los celulares.

En el caso de Justicia, se contabilizan tres proyectos en estado de avance, pero su alta carga legislativa, de doce proyectos en total, la hacen aparecer con un bajo porcentaje de cumplimientos cumplidos.

La repartición de Felipe Bulnes ya presentó la modificación a la Justicia Militar y activó dos iniciativas del gobierno anterior: la reformulación del Sename y la extensión de medidas cautelares, como los brazaletes electrónicos o las pulseras con GPS.

Los más rezagados

Como el estudio sólo mide los proyectos que incluía el programa de gobierno, no establece "atenuantes" para los ministros que han debido enfocarse en tareas urgentes, como Vivienda (ver recuadro).

Tampoco para Interior -que ha colaborado en la reconstrucción y en la huelga de hambre mapuche- o Educación, que durante estos meses se concentró en el inicio del año escolar y los liceos de excelencia, que no requieren proyecto.

Por esto, estos ministerios aparecen con varias tareas pendientes, igual que Medio Ambiente, Agricultura y Trabajo. En el caso de Educación, se logró presentar el proyecto que duplica la subvención escolar, pero no ha avanzado en las reformas a la educación superior, que requieren tres proyectos.

Interior, en tanto, presentó el aumento de dotación de carabineros e impulsa la creación del Ministerio de Interior y Seguridad Pública -presentado por Bachelet-. No ha podido presentar al Congreso aún las medidas de regionalización o el aumento de penas al microtráfico.

 Cómo se midieron

La "tabla de posiciones" que elaboró María Cristina Betancour, directora del Centro de Gestión Empresarial, de la Universidad Mayor, estableció una escala similar a la de las calificaciones escolares, en que un 1 es lo más bajo, y un 7 lo ideal. Los ministerios que no han activado ningún proyecto tienen un uno.

Mejor aparecen los que han agilizado mayor porcentaje de iniciativas respecto de su carga legislativa. Además, se agrega el factor del estado en que se encuentran los proyectos: uno aprobado se pondera con un 100%, mientras que uno que pasó a segundo trámite tiene un 85%. Si está en primer trámite obtiene un 60%, mientras que el traslado a comisión mixta, que es considerado un retroceso respecto del segundo trámite, es ponderado con un 80%.

"Los primeros años son los más eficientes para que el Gobierno pueda avanzar en su agenda"Marcela Cubillos:

El Centro de Gestión Pública de la Universidad Mayor ya había realizado un estudio sobre la eficiencia legislativa de los parlamentarios. En aquella oportunidad, sin embargo, la ponderación por proyecto presentado fue menor, ya que la posibilidad de que una de esas iniciativas prospere es más baja que si la envía el Gobierno, que maneja los tiempos legislativos. Por eso, cuando el Ejecutivo es el que presenta el texto hay altas probabilidades de que éste sea promulgado finalmente como ley.

Según explica la directora del centro, Marcela Cubillos, el estudio sobre eficiencia legislativa del Gobierno será replicado cada seis meses. Agrega que el publicado hoy sólo abarcó hasta el lunes 27-lo que dejó como principal "damnificado" al titular del Mideplan, Felipe Kast, quien el martes siguiente presentó su proyecto que crea el Ministerio de Desarrollo Social-, y que, en todo caso, la ocurrencia del terremoto es un factor que impide que se pueda comparar la aprobación de proyectos de este gobierno con la de los anteriores.

Según cifras oficiales, hasta el 11 de septiembre la actual administración aparecía como la más eficiente al lograr la aprobación de 18 proyectos. A esa misma fecha, Patricio Aylwin llevaba 16, Eduardo Frei 2, Ricardo Lagos 1 y Michelle Bachelet 6.

"Si se quiere comparar la aprobación de proyectos con gobiernos anteriores, sentimos que no es tan fácil hacerlo, porque este Gobierno tuvo un terremoto. Por lo tanto, hubo proyectos de ley que se sacaron de manera muy rápida y con el consenso de todos los sectores políticos", afirma.

-El terremoto también puede incidir en que algunos ministerios no saquen adelante otras iniciativas establecidas en el programa.

-Es cierto, el terremoto puede estar marcando -y eso es un tema de interpretación- la agenda de algunos ministerios, como puede ser Vivienda. Puede haber distintas circunstancias en distintos años que marquen la agenda del Gobierno, como puede ser la huelga de los comuneros mapuches; mañana puede ser otro, pero siempre va a ser importante en paralelo ir evaluando si el programa por el cual fue elegido el Gobierno va avanzando y de qué manera lo hace.

-Hay ministerios que aparecen con una baja carga legislativa, y que sin embargo no han agilizado ningún proyecto.

-Obviamente, hay ministerios que tienen poca carga legislativa y pueden cumplir más adelante, hay mucho espacio para hacerlo. Sin embargo, creemos que también es importante ir haciéndolo rápido. Para los gobiernos, los años no son iguales. Es cierto que el primer año ha estado marcado por la coyuntura, como es el caso del terremoto. Pero originalmente los primeros años son los más eficientes para que el Gobierno pueda avanzar en su agenda. Después empiezan otro tipo de situaciones, como son las elecciones municipales, después las presidenciales, o sea, los plazos para ir cumpliendo la agenda se van acortando.

-Como el estudio es cuantitativo, pueden aparecer algunos ministerios perjudicados en el sentido de que sus iniciativas son más complejas que otras.

-Puede haber ministerios que aparezcan con un grado de avance similar, pero que en cuanto al trabajo que hay atrás, con la envergadura, sean muy distintos. Es diferente sacar una ley de un feriado que una sobre medidas cautelares o de cumplimiento de condenas. Pero para el estudio se consideran similares, porque es cuantitativo.

-¿El porcentaje de cumplimiento de promesas es bueno, según ustedes?

-Creo que el número total de este Gobierno es positivo. Decir que a seis meses el 19,7% de los compromisos que requieren ley están en proceso de cumplimiento es un número importante, más aún si se ha debido convivir con un terremoto.

El caso especial de Vivienda

En el análisis de los proyectos en estado de avance, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo aparece de manera categórica como el menos eficiente.

De nueve proyectos de ley que debe sacar adelante para dar cumplimiento al programa de gobierno, esta secretaría no ha activado ninguno.

Así, el seguro de desempleo para vivienda, el subsidio a la aislación térmica, el subsidio a la ampliación de las casas o la mayor protección para al patrimonio cultural aparecen como iniciativas que el Congreso aún no conoce.

La explicación, sin embargo, aparece como evidente: el Ministerio de Vivienda ha sido la repartición con mayor carga de tareas en labores de reconstrucción.

Hasta ahora, la ministra Magdalena Matte se ha concentrado más en las zonas del desastre que en el Congreso en Valparaíso.

Según el último catastro, hay 279 mil familias damnificadas en cuanto a vivienda, lo que requiere cerca de 220 mil subsidios.

Además, el ministerio está empeñado en la construcción de 1.947 casas definitivas para quienes las perdieron en la catástrofe, las que deberán estar listas a principios del próximo año.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales