Camiroaga en "Animal nocturno": Ideal para Miami

José Andrés Alvarado G. 

La última emisión de "Animal nocturno" comenzó con una competencia burda e indigna de un canal que aspira a "Liderar en oferta de contenidos diversos y de calidad", como declara en su "Estrategia 2012". Y si bien ese mismo texto enfatiza que se debe asegurar la "viabilidad económica" de la estación pública, la búsqueda de rating no puede hacerse a cualquier costo. O sí se puede, pero a riesgo de provocar críticas como ésta o como la que Raquel Argandoña hizo frente al mismo Felipe Camiroaga ayer en la mañana.

La gran estrella de "Animal nocturno" fue Larissa Riquelme, la modelo paraguaya que se hizo famosa en el Mundial que terminó hace tres meses y que ya estuvo en estelares de "todo el mundo", como justificaba ayer el animador. Lo cuestionable no es gastar recursos en contratarla; el punto es para qué. El programa comenzó con Camiroaga, huincha en mano, tomando la medida del busto de la invitada para compararlo con el de Marlen Olivari, y siguió con un paseo de la paraguaya por la Vega Central, con bromas por un plátano gigante. Con ese comienzo tan burdo, todo lo que vino después (una entrevista al ex marido de Ingrid Betancourt o un viaje de Camiroaga a Haití) quedó bajo un manto de duda razonable de si la pauta seguiría el mismo tono.

Con ese menú, el estelar se convirtió en lo más visto del día, con 20 puntos, casi doblando la audiencia que consiguió la alabada "Adiós al Séptimo de Línea" en Mega. Cabe preguntarse cuánto rating tendría esa misma serie en una estación como TVN, que tiene una marca que aún se asocia a contenidos de calidad, pese a la vulgar nueva temporada de "Pelotón" y a feos tropiezos, como "La barra del Mundial".

Con las opciones que le da TVN, no extraña nada que Camiroaga evalúe una oferta de Univisión para conducir su matinal. No porque la TV de Miami le ofrezca la posibilidad de hacer un upgrade de contenidos. Al contrario, ese canal, como todos los orientados a los latinos de Estados Unidos, tiene una programación básica y hasta chabacana, con talk shows chillones, teleseries sobreactuadas y programas de nombres tan decidores como "El gordo y la flaca". En síntesis, el nicho ideal para un conductor que comienza su programa midiendo, y comparando, el pecho de sus invitadas.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales