Encuentro 24 {+a} Feria Internacional del Libro de Guadalajara
La Fiesta de los libros se instala en Guadalajara

En la capital del estado de Jalisco se clausura hoy la muestra editorial más importante en el mundo de habla española. El debate en torno a la nueva "Ortografía", el libro digital y la "literatura de la violencia" fueron algunos de los temas que dominaron un encuentro al que asistieron más de 600 mil personas.  

PEDRO PABLO GUERRERO Desde México. Enviado Especial 

Sobre la avenida Mariano Otero, que conduce al centro histórico de la ciudad flanqueada de hoteles, la congestión de vehículos recrudece a partir de las cinco de la tarde, cuando sus arboledas se comienzan a llenar de urracas que buscan un refugio donde pasar la noche. A esa hora se toman las aceras los vendedores de artesanías, y el olor de tacos de barbacoa de los puestos callejeros se confunde con el de la fábrica de chocolates Ibarra. "Bienvenido a Zapopan. Tierra de Amistad Trabajo y Respeto" (sic) anuncia una señal de tránsito, frente a un exclusivo restaurant de comida campestre donde algunas noches llegan mariachis.

Un par de cuadras más allá se acaba todo rastro de color local. La entrada de la FIL es una postal de la modernidad jalisciense. Ante una estructura de hormigón y vidrio de dimensiones y forma inabarcables, el público espera su turno: veinte pesos, los adultos (1.000 pesos chilenos); quince, los menores de 12 años, estudiantes y tercera edad. Filas rigurosamente vigiladas por guardias jóvenes, de ambos sexos, uniformados con "playeras" blancas para capear el otoño caluroso. Cerca de ellos, policías de tránsito ayudan a cruzar la calle a los numerosos peatones que van y vienen del hotel Hilton, con su capacidad a tope, transformado por estos días en un apéndice de la FIL. En su lobby se dejan ver invitados como Margo Glantz (Premio FIL 2010), Jaume Vallcorba (ganador del Reconocimiento al Mérito Editorial), Sergio Pitol (de aspecto cansado y voz inaudible) y los representantes de las 22 Academias de la Lengua, nunca tan solicitados como ahora.

Dentro del recinto de la Feria, gigantografías en blanco y negro recuerdan que este año el invitado de honor es la comunidad de Castilla y León, "cuna del español". Fotos de autores ilustres, algunos ya muertos (Miguel Delibes), y de invitados a la FIL como el narrador José María Merino y el poeta Antonio Gamoneda, Premio Cervantes 2006. Bajo sus imágenes acuerdan encontrarse algunos de los 55 mil visitantes que llegan cada día.

Vampiros y narcos: miedos para todas las edades

Por más que los pasillos estén indicados con letras, resulta fácil perderse en este laberinto de libros: son más de 50 mil metros cuadrados de superficie; algo así como diez canchas de fútbol. Desde luego, cada stand intenta ser el más llamativo. Uno exhibe una planta de agave, cortada y lista para hacer tequila. Otro muestra una calaca (esqueleto) de papel maché en tamaño natural con sombrero de charro y canana. Docenas de estudiantes de secundaria se toman fotos junto a ambos íconos de la mexicanidad. En su local, Random House Mondadori les ofrece un libro a cambio de un bolsillo de sus jeans. Más de setecientas piezas de mezclilla cubren un panel a la entrada del stand: curiosos ex votos de un nuevo culto al libro. También a la caza de lectores jóvenes, Santillana apuesta fuerte a la narrativa fantástica: vampiros y espectros proliferan en sus vistosos libros, desde "Vlad", de Carlos Fuentes, hasta "Oscura", de Guillermo del Toro, y "Ghostgirl", de Tonya Hurley.

Los adultos tienen miedos más reales. En el marco de la llamada "literatura de la violencia", que está viviendo su apogeo en México a la par con una guerra declarada entre el gobierno y el crimen organizado, desembarcan tres novelas de autores estimables: "La prueba del ácido", de Élmer Mendoza (Tusquets); "Tijuana: crimen y olvido" (Tusquets), de Luis Humberto Crosthwaite, y "Hotel DF", de Guillermo Fadanelli (Mondadori). El hampa atrae y repele al mismo tiempo. Hasta el inclasificable Daniel Sada, ajeno a las tendencias en boga, se atreve a escribir, por primera vez, un cuento de narcotraficantes. El relato le da el título a su nuevo libro: "Ese modo que colma" (Anagrama), presentado en la Feria de Guadalajara. Descreído, el autor asegura, en todo caso, que "esta moda pasará dentro de tres o cinco años".

Si de oportunidades se trata, las conmemoraciones del bicentenario de la Independencia y de los cien años de la Revolución dieron pie a editar valiosos títulos. Tusquets publicó dos libros de interés general: la novela de época "Camino a Baján", en la que el historiador de origen francés Jean Meyer recrea la sublevación del cura Hidalgo, y el ensayo "De héroes y mitos", de Enrique Krauze, flamante ganador del Premio Nacional de Ciencias y Artes. En el stand de Conaculta (Consejo Nacional para la Cultura y las Artes) destaca la edición de la correspondencia entre Pancho Villa y Emiliano Zapata y un magnífico volumen con fotos de la Revolución.

Y si lo que busca el visitante es una auténtica pieza de época, la primera edición de "Pedro Páramo", se ofrece en 1.500 pesos (unos 65 mil chilenos).

En Guadalajara están representadas más de 1.500 editoriales.

 ¿Quién quiere ser Margo Glantz?

En sus 24 años de existencia, la FIL de Guadalajara se ha convertido en la muestra editorial más grande de habla hispana. Una de las razones de este éxito se debe al prestigio de los premios que la Universidad de Guadalajara -con el respaldo de Conaculta y otras instituciones- entregan durante su realización: el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, conferido a la trayectoria, y el Sor Juana Inés de la Cruz, a la mejor novela publicada en español por una mujer, que se concede desde 1993.

Al recibir el primero, durante el acto de inauguración de la FIL 2010, Margo Glantz dijo sentirse "La Julia Roberts de la literatura". Cuatro días más tarde, por no ser menos, la argentina Claudia Piñeiro, autora de la novela "Las grietas de Jara" (Alfaguara), afirmó al recibir el otro: "Yo me siento Margo Glantz, porque ella ya fue el Sor Juana". En efecto, la escritora mexicana lo había ganado en 2003. Lo que revela, claramente, hacia dónde apunta Piñeiro.

En su discurso de aceptación, Margo Glantz, junto con recordar a Nicanor Parra, primer ganador del Juan Rulfo en 1991, pidió el Premio FIL para Diamela Eltit, quien fue jurado este año y la encargada de leer la semblanza de la ganadora. En declaraciones a "El Mercurio", la autora mexicana fundamentó sus dichos: "He seguido su obra y creo que es uno de los talentos más grandes de América Latina y no sólo de este continente. Es una gran escritora y no se le ha hecho justicia ni en el propio Chile. Debió ganar el Premio Nacional. Tiene una gran profundidad y logra plantear los problemas más fundamentales de la sociedad contemporánea".

Reacciones frente a la nueva Ortografía: ¿por qué tenemos que decir "uve"?

El hecho que uno de cada cuatro hispanohablantes sea mexicano parece justificación suficiente para haber elegido ese país como escenario de la adhesión a la nueva "Ortografía de la lengua española". Sin embargo, sus 112 millones de habitantes no son la única razón.

El terremoto de febrero ocurrido en Chile fue la primera causa de por qué la reunión final de las 22 Academias de la Lengua se terminó haciendo en Guadalajara.

Precedida de controversias, la declaración del 28 de noviembre provocó reacciones encontradas entre los asistentes a la FIL. El presidente de agencia EFE, Álex Grijelmo, autor de "El genio del idioma" y "Defensa apasionada del idioma español", valora el tenor de la adhesión comunicada por las 22 Academias ("La versión final es muy tolerante frente a quienes discrepaban del primer borrador"), sin embargo asegura que seguirá acentuando el adverbio sólo para diferenciarlo del adjetivo solo.

"La norma antigua, la que yo aprendí en el colegio, evitaba el error de interpretación al cien por ciento. A veces el que escribe puede no ver la ambigüedad, y percibirla, sin embargo, el que la lee. Si puede resolverse en el texto un problema, ¿para qué esperar a resolverlo en el contexto? Seguiré acentuando sólo y los pronombres sustantivos éste, ése y aquél, por la misma razón", declara Grijelmo.

El escritor colombiano Fernando Vallejo, autor de "La Virgen de los sicarios" y del ensayo "Logoi. Una gramática del lenguaje literario", rechaza tajantemente la denominación "uve" propuesta por las Academias. "Es la más inapropiada de todas. Tenemos ahí dos letras. Por ejemplo, cuando deletreas BBVA, y me dictas "uve", yo oigo cinco letras en vez de cuatro".

Tampoco está de acuerdo con eliminar la "Ch" y la "Ll" del alfabeto para incorporarlas a la "C" y la "L", respectivamente.

"¿Por qué lo vamos a copiar del inglés y del francés si en el caso nuestro estamos designando con esas dos letras un solo sonido? Si quisieran hacer una reforma a fondo invéntense una letra para la Ll y otra para la Ch. Yo no lo propongo, porque sería una locura. No se la vamos a imponer al idioma y a una tradición de 500 años de imprenta. No conduce a nada trastornar algo que ya estaba aceptado por la educación de generaciones".

Libros digitales: "Una imagen no vale más que mil palabras"

La segunda edición del Fórum Atlántida, convocado durante la Feria de Guadalajara por el Gremio de Editores de Cataluña, dejó en claro que el e-book despierta más aprensiones que simpatías en la industria del libro española.

"La tarea del editor está amenazada. La existencia del libro como lo conocemos hasta ahora está cambiando y eso es una realidad escalofriante", reflexionó Beatriz de Moura. La fundadora de Tusquets centró sus temores en la manera como se defenderán los derechos de autor frente a la reproducción incontrolada que supone la circulación de los libros a través de internet.

El historiador francés Roger Chartier observó que la piratería ha sido, históricamente, el gran temor de los editores y los escritores. "Se tendrán que buscar los recursos jurídicos que permitan defender los derechos del autor, junto con un desarrollo tecnológico que se utilice para proteger los productos culturales y no caer en la cultura del copy-paste. El editor siempre tendrá la responsabilidad de ser un garante de la coherencia de las obras y preservar un corpus literario. Debemos evitar que 'Madame Bovary' se convierta en una simple base de datos".

El mismo temor manifestó el filólogo y editor de Acantilado, Jaume Vallcorba, quien cuestionó la aceptada opinión de que una imagen vale más que mil palabras, ya que ha desvalorizado el acto de la lectura hasta proponer, virtualmente, su reemplazo. En mesas y días distintos, atacaron la misma creencia Fernando Vallejo y Ricardo Piglia.

La presencia de Chile

Invitados por la FIL, viajaron los escritores Hernán Rivera Letelier y Poli Délano , quienes, además de presentar sus últimos libros, participaron en varias actividades de promoción de la lectura, incluidas visitas a escuelas de la ciudad. En el stand de Chile, los libros más buscados fueron los de Pedro Lemebel y Roberto Bolaño, seguidos por los de Pablo Neruda.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales