Impacto por adolescente que degollaba a miembros de un cartel rival:
Sicario de 14 años en México desnuda el drama de niños reclutados por los narcos

El caso de "El Ponchis", arrestado esta semana, ha generado un fuerte debate sobre la imputabilidad de los menores. Mientras algunos defienden que son "víctimas", el Senado aprobó un endurecimiento de las penas.  

 

Su rostro y complexión es la de cualquier adolescente, pero a sus 14 años Edgar Jiménez Lugo, alias "El Ponchis", ya tiene un historial criminal de temer. Detenido el jueves en un aeropuerto cercano a Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos, el joven contó que desde los 11 años trabajaba para el Cartel del Pacífico Sur, enfrentado en una sangrienta lucha con la banda de los hermanos Beltrán Leyva, y que ahí era obligado a asesinar. "He matado a cuatro personas, los degollaba. Sentía feo al hacerlo. Me obligaban. Que si no lo hacía que me iban a matar. Yo nada más los degollo (sic), pero nunca fui a colgar a los puentes, nunca", confesó el menor, aludiendo a una práctica habitual de los narcos destinada a intimidar. El muchacho operaba con sus hermanas, que se encargaban de "enganchar" a sus víctimas y tirar los cuerpos en las carreteras.

El caso de Edgar, quien se hizo conocido el mes pasado en México por videos en los que aparece cercenando el cuello de una persona o torturando a un presunto rival, ha generado un fuerte debate en el país acerca de la responsabilidad penal de los menores de edad, quienes son cada vez más recurridos por los carteles de la droga.

Atención psicológica

"El Ponchis", sin ir más lejos, podría no ir a la cárcel. Pese a estar confeso, el gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame, dijo que el joven podría salir libre porque la edad penal en México es de 18 años y sólo sería obligado a recibir atención psicológica. Exigiendo mayor dureza en la condena, la autoridad solicitó a la Procuraduría (Fiscalía) General de la República que se encargue de este caso, por tratarse de delitos del fuero federal ligados a la delincuencia organizada.

En medio del debate, esta semana una comisión del Senado mexicano aprobó por unanimidad una reforma a la Ley Federal de Justicia para Adolescentes, que hace más fuertes los castigos contra los jóvenes de 14 y 18 años por delitos como el secuestro, asesinato y narcotráfico, proyecto que informalmente ha sido llamado "ley antinarquitos". De acuerdo con esta norma, los menores de 14 años -como el caso de Edgar al momento de cometer muchos de sus delitos- no pueden ser sujetos de encarcelamiento aunque cometan crímenes graves, ya que se considera que tienen altas posibilidades de rehabilitación y reinserción social.

Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México, salió al paso de quienes exigen más dureza en las penas para los menores. "Cada niño, cada adolescente que comete una violación a la ley, es una responsabilidad del Estado. Tenemos que preguntarnos qué dejó de hacer el Estado para que ese niño se encuentre en esa situación", opinó, y refiriéndose en concreto al caso de "El Ponchis", recalcó que se trata de "una víctima y no un victimario", y, como tal, tiene derecho a un tratamiento y no a un castigo.

"Cuando escuchamos la palabra inimputabilidad, no quiere decir que sean impunes o que no tengan responsabilidad de sus actos, lo que significa es que requiere un tratamiento diferente al de los adultos", añadió.

El punto es que los reclutamientos de niños por los narcos ya no son hechos aislados. Según reportó ayer el diario El Universal, los carteles aprovechan que las leyes son más laxas con los menores para incorporarlos a sus filas, y niños son utilizados, incluso por sus padres, como "mulas", "recaderos" o "halcones", como se conoce a los informantes de los narcos. Y de ahí van "escalando".

"Los niños y jóvenes son carne de cañón de los narcos", señaló el diario, que citó cifras del Tribunal Unitario de Justicia para Adolescentes (TUJA), que indican que de cuatro jóvenes procesados por "delitos contra la salud" en 2008, la cifra pasó a 15 en 2009 y 44 en 2010.

Si bien siempre hay un problema de pobreza de fondo, también están la moda y el estatus. "Lo más atractivo para ellos es creer que alguien puede tener poder, por eso es que imitan desde artistas hasta jefes del narcotráfico, porque es una imagen conveniente", dijo a El Universal Lizette Jasso Velázquez, psicóloga del TUJA que trata a los jóvenes procesados.

A "El Ponchis" y sus hermanas los narcos les pagaban entre 2.500 y 3.000 dólares por cada víctima.

Tres

años de cárcel es la pena máxima en México para jóvenes de entre 14 y 16 años, cualquiera sea el delito. Entre 16 y 18, la máxima es de cinco años, y los menores de 12 no pueden ser encarcelados.



 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Edgar Jiménez Lugo, alias El Ponchis</b> , contó que a los 11 años fue reclutado por el Cartel del Pacífico Sur.
Edgar Jiménez Lugo, alias "El Ponchis" , contó que a los 11 años fue reclutado por el Cartel del Pacífico Sur.
Foto:AP AP


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales