Primera década de la Carta Democrática Interamericana:
"Arreglar las Constituciones", nuevo paso democrático en América Latina

Académico chileno-canadiense Pablo Policzer asegura que es una fase necesaria para corregir contradicciones existentes.  

Carolina Álvarez Peñafiel 

En la misma década en la que la OEA estrenó la Carta Democrática Interamericana, en la región varios países han visto implementarse sistemas de gobierno cuestionados justamente por sus elementos antidemocráticos. El ejemplo más criticado es Venezuela, donde el Presidente Hugo Chávez se ha valido de la misma legislación para reelegirse y de una oposición débil para ampliar su poder.

La emergencia de este tipo de gobiernos y de situaciones que amenazan la gobernabilidad -como la violencia derivada del narcotráfico - ha puesto también en tela de juicio la efectividad de la OEA en este aspecto.

Según Pablo Policzer, académico chileno-canadiense de la Universidad de Calgary y autor de "The next stage of democracy promotion" ("La próxima etapa de la promoción de la democracia"), "la Carta representa un compromiso regional por la democracia que no existía hace 30 años y eso es un logro fantástico (...) Cuba aparte, vivimos en un continente en el que hay democracia".

"La segunda etapa va a requerir enfocarse en los puntos débiles de la Carta Democrática, que tiene que ver con las Constituciones y con que muchas de ellas contienen elementos antidemocráticos y contradictorios, que pueden crear crisis", señaló a "El Mercurio", en una visita a Chile para participar de una conferencia de la Cancillería sobre los 10 años de la Carta Democrática Interamericana.

El mejor ejemplo es el derrocamiento de Manuel Zelaya en Honduras en 2009, donde ambos bandos decían defender la Constitución.

"No hubo una violación tan clara" de la Constitución, asegura el profesor. Los que derrocaron a Zelaya decían que el ex Presidente transgredía la Constitución al tratar de cambiar la ley para luego postular a la reelección, lo que les daba el derecho a destituirlo. Pero terminaron ellos mismos incurriendo en un acto ilegal al destituir al Mandatario, primero deteniéndolo y luego sacándolo del país a escondidas.

"Muchos plantearon que la Constitución de Honduras es la peor del mundo. Es muy mala, pero no es la única mala. Hay otras en la región que no dan una regla clara para determinar si hay o no una violación, tal como sí hay una regla clara si estacionas mal un auto y te sacan un parte. Crean una crisis y eso es lo que hay que resolver. La OEA aplicó las sanciones que indicaba la Carta Democrática, pero va a tener que reflexionar bastante más sobre esos puntos ciegos" del estatuto, indicó Policzer.

El académico enfatiza en que "arreglar las Constituciones en América Latina es un asunto pendiente", no sólo para corregir las contradicciones si no que también para incluir temas de igualdad e indigenismo.

 Ecuador, Venezuela y Brasil, puntos de preocupación

Las otras Constituciones que según Policzer tienen elementos contradictorios son la ecuatoriana, la venezolana y la brasileña.

En Ecuador el problema es lo que el analista quiteño Simón Pachano llama la "muerte cruzada". Ante un impasse el Presidente puede disolver el Legislativo y llamar a elecciones generales, a las que también puede postular. En el intertanto, el Mandatario queda al frente del país con poderes Ejecutivo y Legislativo, instalando una suerte de "dictadura constitucional".

En Brasil , las Fuerzas Armadas son las garantes del poder constitucional. "He conversado con oficiales brasileños muy preocupados de la elección de Dilma, que decían que podían trabajar con Lula pero ella es otra cosa", dudando de si tenía lazos con Venezuela. Ellos aseguraban tener lealtad al Estado y no al gobierno. "Ese tipo de lenguaje es peligroso... Dan señales de que en cualquier momento ellos pueden derrocar un gobierno para defender el Estado", indicó el profesor.

En Venezuela, la Constitución ha permitido que el Presidente amplíe sus poderes y sea reelegido indefinidamente. "La idea es que haya una separación de poderes, que haya pesos y contrapesos entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. O sea, que el Poder Ejecutivo no se meta y desordene las cosas en los poderes Legislativo y Judicial, que no controle los otros poderes y ahí Venezuela está claramente violando esos principios de la democracia", indicó.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>El derrocamiento de Manuel Zelaya</b> en Honduras y los problemas que causó son el mejor ejemplo de la necesidad de hacer cambios, dice el experto.
El derrocamiento de Manuel Zelaya en Honduras y los problemas que causó son el mejor ejemplo de la necesidad de hacer cambios, dice el experto.
Foto:FRANCE PRESSE

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales