Juicio por los tres homicidios ocurridos en 2008
Pilar Pérez y sicario culpables: arriesgan 163 años de cárcel y pagos por $905 millones

El tribunal condenó a los acusados por los crímenes de Diego Schmidt-Hebbel, Francisco Zamorano y Héctor Arévalo. "Es imposible que un fallo repare el dolor que uno siente", dijo Belén Molina, novia de una de las víctimas.  

RODRIGO VERGARA 

La mujer se persignó al entrar a la sala y para eso no importaban sus manos esposadas. María del Pilar Pérez se consideraba inocente y la forma de caminar al Tercer Tribunal Oral en lo Penal lo demostraba: erguida y a paso firme.

Su actitud no duraría mucho. Poco a poco las palabras del juez titular, Alejandro Aguilar, le fueron bajando la guardia hasta que la realidad penal se develó por completo: fue encontrada culpable, junto a su sicario José Ruz, de los crímenes de Diego Schmidt-Hebbel, de su ex esposo Francisco Zamorano y de la pareja de éste, Héctor Arévalo.

En rigor, el tribunal acogió, por mayoría, la tesis que llevaron adelante los fiscales Carlos Gajardo y Rodrigo Lazo. La pareja de acusados arriesga sentencias que podrían llegar a los 83 años de cárcel para ella y 80 para él. Es decir, 163 entre ambos. De por vida.

La cárcel no es el único castigo. Las demandas de las familias de las víctimas, acogidas por los jueces, llegan a los $905 millones para los dos, aunque el monto definitivo será fijado por el mismo tribunal cuando se dicte la sentencia final, el 26 de febrero.

No todos en la sala estaban devastados como la denominada "La Quintrala", quien derramó lágrimas y salió con la cabeza gacha y el andar lento cuando todo terminó. Gran parte de los presentes en el salón estaban satisfechos. Casi contentos.

Se notaba cuando Aguilar aplicaba una pequeña inflexión en su voz al pronunciar la palabra que remarcaba la decisión en cada uno de los tres hechos: "este tribunal CONDENA...". La tensión en el ambiente se rompía con los suspiros y muestras de alivio que se percibían casi al instante.

Klaus Schmidt-Hebbel abrazaba a su esposa, Greta Niehaus, con el brazo izquierdo y con la misma mano tocaba el hombro de su hija Vivi. También estaba el otro hermano de la víctima, Andrés. Todos vestidos de riguroso negro, aguardaban el momento del denominado "hecho 3", referido al asesinato del joven economista.

Cuando se conoció que los jueces, también por mayoría, desestimaron la tesis de la defensa respecto de que el crimen fue un homicidio simple (un delito sin previa intención y planificación) y se quedó con el robo con homicidio, los cuatro se fundieron en un abrazo profundo. Las lágrimas brotaron casi de inmediato.

Rocío Zamorano y Juan José Zamorano, hijos de Pilar Pérez, también estaban. La mano de ella era sostenida con fuerza por su tía Magdalena (hermana de Pilar), quien declaró en el juicio que siempre estuvo al lado de la joven y que prácticamente la crió. Sentada junto a ella, esta vez no fue la excepción.

A pocos metros se encontraba Belén Molina. La novia del fallecido Schmidt-Hebbel estuvo el día anterior en el cementerio conmemorando el que habría sido el cumpleaños número 28 de Diego.

Mantuvo largo rato sus manos en la cara, tratando de ocultar la emoción. A la salida, quien fuera testigo directo del crimen del economista, y la primera en declarar en el juicio, confesó: "Es imposible que un fallo repare el dolor que uno siente".
 

 Las reacciones tras conocer la decisión del tribunal

Sabas Chahuán
Fiscal nacional

"Es un fallo ajustado a derecho, esperamos la decisión final. Destacamos la labor de las policías y sobre todo de los fiscales Gajardo y Lazo".

Xavier Armendáriz
Fiscal regional Zona Oriente

"Ha sido recogida la petición acusatoria. Se están cumpliendo hasta ahora los objetivos de la fiscalía".

Felipe Morandé
Ex ministro de Transportes y amigo de la familia Schmidt-Hebbel "La familia está bastante tranquila. Lo importante es que esto es un gran paso para la justicia".

Luis Bates
Director Centro de Educación Ciudadana, U. San Sebastián

"No hay todavía la palabra final sobre este tema. Es un fallo en que se puede plantear la nulidad".

El tribunal también acoge las demandas por daño moral

Tras declarar culpable a María del Pilar Pérez por los casos que se le imputan y proceder de la misma forma con José Ruz, por los homicidios de calle Seminario e Infante, el magistrado Alejandro Aguilar expuso que, además, se acogerían las demandas.

Así, sólo por la muerte de Francisco Zamorano Marfull, la arquitecta y el hombre, sindicado como sicario, podrían tener que pagar $350 millones. El monto deriva del concepto de daño moral y fue pedido por los abogados José Luis Pérez Calaf y Francisco Cox.

Este último, además, reclamó $21.120.000 por lucro cesante. Dicha solicitud del representante de Rocío Zamorano Pérez fue desestimada por parte del tribunal. Pese a ello, el abogado declaró: "Estamos conformes. Hablé con mi clienta y está contenta y satisfecha con el trabajo que se hizo".

En tanto, Pérez Calaf -quien asesora a la familia Molina y al hijo de la acusada- manifestó que sus representados se habían mostrado tranquilos ante la resolución. "Lo que les importaba era que se hiciera justicia y que la señora Pilar Pérez no volviera a cometer delitos", expresó.

Sobre la muerte de Diego Schmidt-Hebbel, ocurrida el 4 de noviembre de 2008, los magistrados acordaron conceder las indemnizaciones por daño sufrido que pidió el representante de Klaus Schmidt-Hebbel y Greta Niehaus, Juan Domingo Acosta. La suma total que acordó la parte querellante alcanza los $490 millones, que deberán cubrir ambos condenados.

Por último, la familia de "La Quintrala" también demandó a los enjuiciados. Solicitó que ambos sean conminados a pagar $115 millones por los daños causados. El abogado de Agustín Molina, María Aurelia López Castaño (la madre de María del Pilar Pérez) y Gloria Pérez López señaló que podrían recibir $25 millones. Las reparaciones para María Belén Molina Pérez, novia del asesinado Schmidt-Hebbel, alcanzarían los $40 millones.

Pese a que las demandas fueron acogidas por la mayoría del Tercer Tribunal Oral, los montos aún no han sido establecidos. Las millonarias sumas que podrían llegar a pagar los condenados dependerán de la resolución que se emita el 26 de febrero.

Defensa presentaría recurso de nulidad basándose en voto disidente de jueza

El próximo 26 de febrero, María del Pilar Pérez y José Ruz regresarán al tribunal. Ese día conocerán su sentencia, en uno de los juicios orales más largos hasta ahora. Y el proceso se podría extender si es que las defensas presentan un recurso de nulidad.

El abogado Mario Palma, quien representa a la llamada "Quintrala", sostuvo que lo más probable es que ese recurso sea utilizado: "Los caminos a seguir respecto de las resoluciones judiciales que son adversas son las vías que se plasman a través del recurso de nulidad".

La justificación para esta estrategia, según el abogado, está precisamente en la opinión disidente de la jueza Doris Ocampo. "El voto indica claramente que mi representada no tiene responsabilidad penal alguna acreditada en el juicio", dijo. Los argumentos que esgrimirá la defensa para recurrir a la anulación del juicio van en línea con las críticas planteadas durante los alegatos de clausura: las irregularidades en la entrega de pruebas y que la fiscalía no haya agotado todas las líneas de investigación.

En el veredicto consta que Ocampo absuelve a Pérez y a Ruz del parricidio y homicidio calificado, respectivamente, en el crimen de Francisco Zamorano y Héctor Arévalo. Esto por no encontrar pruebas contundentes de la participación de los imputados. El mismo cuestionamiento hace en el caso de Ruz y el cargo de robo con homicidio frustrado en contra de la familia Molina Pérez y de Aurelia López. La jueza sostiene en este punto que el encargo de matar a estas personas no ha sido debidamente probado.

El abogado del sicario, Boris Hrzic, coincidió en que el voto de minoría asienta sus críticas al proceso. "Recoge la tesis de que las declaraciones tomadas a Ruz fueron hechas con infracción de garantía", señaló.

En el escenario de un posible recurso de nulidad, el fiscal Carlos Gajardo rechazó la incidencia que podría tener el voto de Ocampo en esa decisión: "Se vislumbra que hay una construcción sólida de parte del tribunal, por lo que esperamos que se ratifique el fallo".

El prosecutor se mostró satisfecho con el veredicto, pero lamentó las muertes que originaron este caso.

La sentencia podría llegar a los 83 años en el caso de Pilar Pérez y a 80 años en el caso de Ruz, según expuso el Ministerio Público. En este caso, la llamada "Quintrala" y Ruz recibirían dos cadenas perpetuas calificadas, de 40 años cada una, por el doble homicidio de calle Infante y por el homicidio de Diego Schmidt-Hebbel. A la condena de Pérez se sumarían 3 años por el delito de lesiones graves contra su nuera Montserrat Hernando. Sin embargo, existe la posibilidad de que los jueces apliquen el principio pro reo: que se unifiquen las condenas y los acusados sólo cumplan la pena más alta.

Las defensas, tras conocer el veredicto que los condenó, pidieron al tribunal penas más bajas: 23 años de presidio para María del Pilar Pérez y para José Ruz una pena única de 17 años. En el caso del sicario, el abogado Hrzic solicitó la atenuante de colaboración sustancial, ya que se consideró la confesión extrajudicial de su defendido. "Si el tribunal recoge las declaraciones de Ruz para investigar, él también se tiene que hacer cargo de que ésa fue una cuestión sustancial. Si lo condena por su declaración, entonces que recoja el atenuante que corresponda", sostuvo.

Una vez que se dicte sentencia (26 de febrero), tendrán diez días corridos para recurrir a la nulidad del juicio.

ATENUANTE
La irreprochable conducta anterior fue la atenuante que solicitó la defensa de María del Pilar Pérez para que la pena sea más baja.
Penalistas critican pruebas "febles" y la inclusión de testigos de oídas de confesión de Ruz

Miguel Soto Piñeiro

"A los testigos de oídas de la confesión de Ruz la jurisprudencia los admite, pero esa práctica no es correcta. La justicia norteamericana la ha restringido (...) Es criticable porque se vulneró el derecho del imputado a no declarar. Hay otro problema: debería estar acreditado si la inductora (Pérez) le ordenó lo que hizo el inducido (Ruz). ¿La intención del inducido era matar o fue un exceso del inducido?

Claudio Feller

"La prueba que inculpa a Pérez en el hecho 2 (el doble homicidio) es muy feble: se limita a los dichos de Ruz, que no fueron vertidos ante el tribunal. También es discutible en el mismo hecho que a Pérez se le pueda aplicar la calificante del delito de homicidio consistente en obrar 'por premio o promesa remuneratoria'. Una parte importante de la doctrina chilena y española piensa que esa calificante sólo se le puede aplicar al ejecutor material (en este caso a Ruz)".

Julián López

"Decidir si las inferencias son lo suficientemente numerosas y poderosas para probar un hecho es algo que sólo se puede juzgar conociendo la fundamentación de la sentencia. Llama la atención que las declaraciones extrajudiciales de Ruz son las únicas imputaciones directas de la autoría de Pérez (...) Hay en nuestra jurisprudencia una aceptación generalizada a incorporar estas declaraciones a través de testigos de oídas en el juicio oral".

Jean Pierre Matus

"(...) En Chile la confesión se puede probar indirectamente, por los testigos que la oyeron fuera del juicio, y probar que el inductor tiene un interés pecuniario (heredará, por ejemplo) o sentimental (celos, por ejemplo) en su realización (el llamado "motivo"). Si se acusa de inducción mediante premio o recompensa, se debe acreditar, además, el pago de ese premio o recompensa".

Cristián Riego

"No me quiero referir al veredicto. Lo que sí creo es que fue un juicio poco fluido (...) El veredicto fue muy técnico, y se les debería haber explicado a los condenados con un lenguaje más coloquial o informal".

Las impactantes declaraciones realizadas durante el proceso

Greta Niehaus
Madre de Diego Schmidt-Hebbel

"Es un caso del bien contra el mal. El bien que representa el amor incondicional, contra seres que actúan por odio".

Belén Molina
Sobrina de Pilar Pérez

"Mis papás me decían que si ella me iba a buscar en las tardes al colegio, por ningún motivo me subiera al auto. Me prohibían ir a su casa".

Rocío Zamorano
Hija de Pilar Pérez

"Siento que desde que llegué a este mundo, esta señora se dedicó a hacerme la vida imposible. Yo siempre fui una hija de segunda clase".

María Aurelia López
Madre de Pilar Pérez

"No quería verla, por pensar que había pagado para matarnos (...) La mentalidad fría, unida a la avaricia, es tremenda. Le tenía miedo".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>Epílogo.</b> La presión le ganó a la mujer, quien derramó lágrimas cuando el juez leía la resolución que la condenaba por los tres homicidios y por las lesiones graves causadas a su nuera.<br/><br/> </p>

Epílogo. La presión le ganó a la mujer, quien derramó lágrimas cuando el juez leía la resolución que la condenaba por los tres homicidios y por las lesiones graves causadas a su nuera.

 


Foto:MARÍA IGNACIA CONCHA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales