Presidente firma hoy proyecto que crea la Agencia Nacional de Emergencia:
Contraloría detectó que la Onemi tenía 14 teléfonos satelitales guardados el 27-F

Aparatos no estaban inventariados ni habilitados el día de la catástrofe, lo que contribuyó a que las autoridades no pudieran comunicarse con las zonas afectadas.  

Nelly Yáñez y Javiera Lobos 

A raíz de los serios cuestionamientos a la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), por su accionar durante el terremoto y maremoto del 27 de febrero, el Presidente Sebastián Piñera llegará hoy hasta la sede de ese organismo, en calle Beauchef de Santiago, para firmar el proyecto que la transforma en la Agencia Nacional de Emergencia (ANE). El objetivo es que la nueva orgánica acelere los procesos de detección y reacción ante este tipo de catástrofes, que el año pasado dejó 541 muertos y 31 desaparecidos.

La medida de La Moneda se toma en medio de reparos de la Contraloría General de la República a los procedimientos que esa oficina utilizó entre febrero y abril de 2010, los que deben ser regularizados -independientemente de su transformación- y que han servido de base a la nueva institucionalidad para no reeditar errores.

En su último informe, el número 150, del 15 de diciembre, que se había conocido parcialmente en enero, el órgano contralor detectó, entre otras irregularidades, que para el terremoto del 27 de febrero la Onemi contaba con 14 teléfonos satelitales comprados en 2008, pero que no estaban inventariados ni habilitados para el día de la catástrofe. Por el contrario, permanecían en custodia en el Centro de Alerta Temprana (CAT).

Dicha anomalía cobra especial relevancia dado que uno de los principales problemas que enfrentó el gobierno de Michelle Bachelet en las primeras horas posteriores al cataclismo fue la incomunicación con las regiones de O'Higgins, Maule y Biobío, las más castigadas por el sismo y el maremoto.

Con los teléfonos fijos cortados, los celulares fuera de servicio o congestionados y sin una red de comunicación de respaldo, los teléfonos satelitales habrían permitido un intercambio de información entre Santiago y las zonas afectadas.

Contraloría también constató la compra de artículos de emergencia sin respaldo, facturas ilegibles o avaladas sólo por una fotocopia y falta de control en el almacenaje de ayuda para damnificados: alimentos vencidos y carpas, toldos, sillas de ruedas y sacos de dormir sin distribuir, con una data de casi 20 años.

Hizo ver que en ese período se emitieron 448 órdenes de compra por $50,5 millones para adquirir bienes destinados a las regiones afectadas. Y que, de ese total, $10,4 millones se ocuparon en compras internas que no fueron efectuadas ni informadas en el portal de la Dirección de Compras Públicas.

La Onemi se defendió, diciendo que actuó según normas que la autorizan para comprar en forma directa en casos de emergencia, y que, además, lo hizo dentro de los períodos autorizados. Pero la Contraloría respondió que aunque el plazo para el trámite de legalidad lo extendió hasta el 30 de junio, esto debió realizarse. Y que las compras internas deben contar siempre con una orden cuando superan las 3 UTM ($113 mil, al valor de hoy).

También cuestionó el mecanismo utilizado en la compra de elementos para afrontar la emergencia. Hizo ver que si bien el liderazgo de las decisiones lo tomó el Comité de Emergencia Presidencial, la Onemi debió exigir documentos de respaldo. No aceptó, como justificación, que se haya accedido a estas demandas por llamados telefónicos o correos electrónicos.

Y no avaló tampoco que se hayan acatado resoluciones de los integrantes del Comité de Emergencia, pues advirtió que éstos estaban contratados a honorarios y que bajo esa modalidad no podían desarrollar funciones resolutivas, pues carecen de responsabilidad administrativa, y no se les puede investigar ni establecer responsabilidades por decisiones en perjuicio del patrimonio público.

El órgano contralor detectó, además, que hubo fallas en cómo se recibieron los artículos comprados.

"Se debe señalar -indicó- que la Unidad de Abastecimiento aceptó la recepción de bienes según guías de despacho con firmas ilegibles, sin indicación del lugar de recepción, nombre y cargo de quien recibe, ni la fecha y timbre institucional, presentándose falta de uniformidad e imprecisiones en el procedimiento de pago".

La falta de información clara impide, a juicio del fiscalizador, determinar si estos productos se recibieron o no, los montos que se pagaron por ellos y las fechas en que fueron adquiridos, para determinar si efectivamente llegaron a los damnificados en los tiempos oportunos.

La inspección a las bodegas tampoco pasó el examen. Ahí, la Contraloría constató la existencia de 480 elementos de emergencia almacenados por más de 20 años que nunca se repartieron, entre ellos, carpas, sillas de ruedas, toldos y sacos de dormir; inventarios desactualizados y falta de control -había, entre otros, 144 cocinillas a parafina que no figuraban en ninguna lista-, y artículos donados junto al stock de emergencia, entre ellos, dos mil carpas enviadas por Estados Unidos y 460 carpas procedentes de Australia.

Objetó, asimismo, 72 facturas correspondientes a la compra de cajas de alimentos, viviendas de emergencia, mangas de polietileno, colchones y carpas, por ser presentadas vía fotocopia y no original. Y exigió realizar el trámite de legalidad por compras correspondientes a $40,5 millones.

La regularización de estas anomalías está siendo abordada por el director de la Onemi, Vicente Núñez, uno de los artífices del proyecto de la nueva ANE, que será uno de los primeros en ingresar al Congreso tras el receso veraniego.

Su diseño apunta a cuatro ejes: nivel de alerta, organización y coordinación, plan a cinco años y mejoramiento de las comunicaciones.

En paralelo debutará oficialmente la nueva imagen del CAT. Y también lo harán los nuevos equipos tecnológicos y de comunicaciones adquiridos por el Gobierno para enfrentar emergencias, así como la implementación de un sistema de aviso vía mensajes de texto.

La idea es que la agencia reduzca de 40 a 7 minutos el tiempo de respuesta, desde que se desata la emergencia hasta que la información llega a la población.

_________

1974

fue el año en que se creó la Onemi

Desde hoy será reemplazada por la Agencia Nacional de Emergencia (ANE). Este nuevo sistema debe tardar sólo siete minutos en detectar las emergencias e informarlas a la población, en constraste con los 40 minutos que contemplaba el antiguo diseño de alerta temprana en caso de una catástrofe.



 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>SIN ENTREGA.-</b> Sin precisar cuántas, la Contraloría determinó que una parte de las 44.337 cajas de alimentos destinadas a damnificados no se repartió.
SIN ENTREGA.- Sin precisar cuántas, la Contraloría determinó que una parte de las 44.337 cajas de alimentos destinadas a damnificados no se repartió.
Foto:JUAN CARLOS ROMO


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales