REEDICIÓN Rescate de los sabios naturalistas:
Ciencia y nación en Chile: la impronta de Claudio Gay

En el marco del proyecto Bicentenario que lleva adelante la Cámara Chilena de la Construcción con la publicación de 100 títulos históricos de nuestro acervo cultural, destaca la reedición completa de la obra del naturalista francés.  

Rafael Sagredo Baeza 

En los inicios de la república, cuando todo estaba por hacerse, ¿en qué consistía el Chile de entonces?, ¿cómo era el territorio bajo la jurisdicción del nuevo Estado?, ¿cuáles las características físicas, económicas, culturales y sociales del conjunto bajo su soberanía?, ¿cuál la noción existente acerca del número y distribución espacial de sus habitantes?, ¿cuáles sus principales recursos económicos? A éstas, y muchas otras interrogantes, buscaba dar respuestas el gobierno chileno cuando en 1830 decidió la contratación de Claudio Gay. Afortunadamente para Chile, el naturalista no sólo cumplió con creces la tarea que se le encomendó, además, con los conocimientos que generó sobre la historia, el territorio y el mundo natural y cultural del país, contribuyó decididamente al proceso de organización republicana, al ejercicio de la soberanía estatal y a la consolidación de la nación.

La tarea científica desplegada por el naturalista en Chile permite apreciar desde un ángulo inédito el proceso de construcción de la nación y de organización republicana. Gay orientó parte importante de su quehacer como hombre de ciencia a generar un sentimiento de nacionalidad gracias al conocimiento de la realidad natural y cultural del Chile que nacía a la vida republicana. Además de proporcionar instrumentos para el gobierno del país gracias a sus informes científicos y representaciones cartográficas.

El cuadro del sabio, que desde 1846 engalana el Museo Nacional de Historia Natural, representa muy bien los principales temas que ocuparon al científico. En él Gay aparece sentado junto a una mesa en que se aprecian un mapa de Chile, un vegetal monocotiledón en la forma de una flor con su tallo, su microscopio y papeles; sobre ellos, la mano izquierda del científico sosteniendo su lupa. En la derecha, el naturalista tiene una pluma.

Es el sabio en su gabinete, revestido del prestigio que le otorga su saber y de la dignidad y respetabilidad que le proporcionan una vida consagrada al trabajo científico, en su caso, sobre Chile.

Qué duda cabe que los objetos con los que se retrata a Gay pretenden mostrar, cuando no simbolizar, sus preocupaciones, quehaceres y honores. Ahí están la pluma con la que entonces componía su monumental obra sobre Chile. La flor que muestra su condición de botánico y la lupa -pudieron ser sus instrumentos de física, su barómetro o su rosa de los vientos- que ilustra su calidad de científico. Los papeles bajo su mano muestran su contracción al estudio, cualidad propia de todo hombre de ciencia. Pero también está la cinta de seda roja en el ojal izquierdo de su pecho. Ella representa la Legión de Honor, en el grado de caballero, con que había sido distinguido por sus servicios eminentes a Francia en el ámbito de la historia natural.

Creemos que con la sobria y elegante levita oscura con que el artista retrata a Claudio Gay no sólo muestra al hombre de facciones acentuadas y rostro inmutable; o al científico, serio y circunspecto que, consagrado al estudio, sin embargo fue capaz de aportar al conocimiento concreto del país que se delinea en el mapa de su autoría. También al naciente Estado, a la nación chilena cuyas aspiraciones y valores republicanos vio encarnadas en Claudio Gay de forma tan evidente como para materializarlas en una obra de arte que presidiera una de las instituciones esenciales de la cultura nacional, como lo es el Museo Nacional de Historia Natural, que el propio sabio fundó.

El pintor hace resaltar en este retrato al hombre de ciencia que, consagrado al estudio, sin embargo fue capaz de aportar a la formación de la nación a través del conocimiento concreto del país que se delinea en el mapa de su autoría. Que no fue otro el objetivo que tuvo el quehacer científico de Claudio Gay en Chile.

Trabajos de naturalistas como Claudio Gay, Rodulfo Philippi, Ignacio Domeyko, Amado Pissis, Hans Steffen, Ludwig Darapsky y Karl Reiche, todos ellos incluidos en la Biblioteca Fundamentos de la Construcción de Chile permiten apreciar el papel determinante que éstos tuvieron en el reconocimiento material y natural del país, pero también en la conformación de la nación, el desarrollo de las actividades productivas y, esencial, la identificación de un destino, un futuro, común.

 Un proyecto de 100 títulos y 100 mil ejemplares

En el año 2007 la Cámara Chilena de la Construcción llamó a sus asociados a participar en un concurso de proyectos para entregar un aporte al país con motivo del Bicentenario. La idea ganadora, propuesta por un sector de empresarios del gremio, consistió en reeditar un número importante de obras relacionadas con el proceso histórico de construcción de la Nación, publicadas en el período 1830-1950, y vinculadas preferentemente a la exploración del territorio y el catastro de sus riquezas; a la investigación científica; al desarrollo de la minería, agricultura, industria, el transporte y la banca; el impulso a la educación en todos sus niveles, y el estudio y análisis de las instituciones políticas fundamentales del Estado. La Cámara abordó la realización del proyecto en conjunto con la Facultad de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Biblioteca Nacional.

A partir de abril de 2008 y hasta hoy se han publicado 50 volúmenes, entre los cuales se incluyen la "Historia Física y Política de Chile" de Claudio Gay, con su correspondiente Atlas; los "Andes Patagónicos" del padre Alberto De Agostini; "El Viaje al Desierto de Atacama" de Rodulfo Amando Philippi; "El Porvenir del Hombre" de Pedro Félix Vicuña y "Construcción de Estado y Nación de Chile" de Andrés Bello. Los textos se han revisado exhaustivamente y contienen en su caso, las ilustraciones y los gráficos de los libros originales y, como un elemento adicional de gran interés, cada obra va precedida de un estudio introductorio que analiza el contexto histórico en que ella apareció a la luz pública y sus proyecciones en el presente. En el curso de este año culminará el proceso de edición y distribución de los 100 volúmenes, que representan 100 mil libros distribuidos, de manera tal que millones de personas puedan acceder a ellos, a través de las bibliotecas y los colegios de todo Chile y, lo que es esencial, también por internet en la versión digital de cada uno de ellos, elemento complementario de este proyecto. (www.bibliotecafundamentos.cl:90/).



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales