El repaso de las virtudes del equipo del momento:
Las 10 claves del brillante momento de la Católica

Si se cuenta la derrota ante Colo Colo del año pasado como punto de partida, la UC tardó seis meses en ganarse todo el protagonismo del fútbol chileno. Campeón y puntero del Torneo de Apertura y con grandes chances de ser cuartofinalista de la Copa Libertadores, este es el libreto que condujo a la gloria.  

Nicolás Olea 

Roberto Gutiérrez no lo podía creer. Sólo Jorge Ormeño faltó hace dos semanas a la celebración de su cumpleaños, en un centro de diversión de la zona oriente de Santiago. "Estaban todos, hasta el 'profe' Pizzi", aseguraba el "Pájaro", uno de los agasajados junto con Juan Eluchans y Marcelo Cañete.

La unión del grupo es una de las claves del ascendente momento de Universidad Católica. "Ya formamos un grupo. No tenemos muchos nombres, pero somos todos amigos", asegura Lucas Pratto. Y es cierto: Darío Bottinelli, desde Brasil, recuerda que "aún sigo hablando con casi todos los jugadores, hasta con Pizzi. Es una familia".

Las actividades de conjunto son múltiples. Hay de beneficencia, como las visitas a hospitales a través de la fundación Deportistas por un Sueño, y otras de distensión, como las cenas de vino y quesos que el cuerpo técnico comparte con sus familias. Varios jugadores se juntan para llegar en grupos a San Carlos de Apoquindo y las rencillas internas apenas se remiten al rigor de los entrenamientos.

Precisamente ese es otro factor. La presencia de Jorge Fleitas como preparador físico asegura trabajo permanente. "Hay que juntar para tener después" , les dice a sus dirigidos cuando, entre semana, desarrolla trabajos de gran esfuerzo. Ni siquiera les da respiro minutos después de los partidos. La idea es mantener un plantel homogéneo en lo físico, uno de los ingredientes de la asfixiante presión que imponen los cruzados frente a sus rivales.

La rotación de elementos que desarrolló Juan Antonio Pizzi tiene un importante componente físico. Esta temporada, la UC sólo tuvo una lesión muscular -Milovan Mirosevic, en Argentina- a diferencia de los otros equipos chilenos de la Copa, Colo Colo y Unión Española, que superan la quincena.

Pizzi recoge el trabajo físico de Fleitas y, con eso, configura el equipo de acuerdo al pedigrí del rival y a las exigencias físicas de sus jugadores. "Todos tenemos que estar atentos, porque a veces uno piensa que no juega, pero le toca", asume José Luis Villanueva. El técnico lo agradeció: "Cada uno de los jugadores se siente parte de lo que se está haciendo y se identifica con eso", aseguró el martes.

Con tales intenciones, no era extraño que actuaran muchos canteranos . Y han rendido. Este año debutaron cinco jugadores de las bases (Magnasco, José Martínez, Castillo, Corral, Biskupovic) y todos en partidos que la Católica ganó. "Nos da la confianza y hemos respondido", asegura José Martínez, uno de los requeridos.

Este aspecto se contrapone a la experiencia del plantel . Ante Gremio, la UC jugó con cuatro hombres de más de 30 años (Valenzuela, Henríquez, Eluchans y Ormeño). Ante Vélez, cinco ya habían pisado el césped del José Amalfitani. No era sorpresa.

En la cancha, hay tres características marcadas. El pressing se extiende a lo largo de los partidos y permite alcanzar resultados al debilitar al rival. La UC se repuso en instancias complicadas, cuando iba perdiendo o le empataron; y timbró triunfos sobre Vélez, Gremio y Unión Española en la Copa; y Audax, O'Higgins, San Felipe y Cobresal en el Apertura.

El momento de Lucas Pratto resta mayores comentarios. Suma nueve goles, uno cada 144 minutos y es capaz de liderar en solitario la ofensiva.

Lo asisten por las bandas , muy recurridas por Pizzi, con dos sociedades: Valenzuela-Meneses, por la derecha; y Eluchans-Cañete, por la izquierda.

El modelo se adecúa muy bien fuera de casa, donde Católica ganó 23 de los 30 puntos que disputó en 2011 . Es más, se convirtió en el segundo equipo chileno en ganar en sus tres primeras salidas del país en Copa Libertadores, después del Colo Colo de Gustavo Benítez, en 1997.

La última clave es dirigencial. En Cruzados aseguran que el gran cerebro de la campaña es el gerente deportivo, José María Buljubasich . "Han llegado jugadores que aportan al equipo, que se amoldan al juego de Pizzi", dice un regente. El "Tati" tiene amplias atribuciones: ve refuerzos, negocia contratos y se encarga del bienestar del plantel.

Aún sigo hablando con casi todos los jugadores, hasta con Pizzi. Es una familia". Darío Bottinelli, ex UC y hoy en Flamengo

Los cruzados retornarán esta tarde a las prácticas, con miras al duelo del sábado ante U. de Concepción.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Marcelo Cañete es uno de los refuerzos elegidos con pinzas por la dirigencia de la UC. En Cruzados se ufanan de la gran tarea que ha hecho José María Buljubasich en la gerencia deportiva.
Marcelo Cañete es uno de los refuerzos elegidos con pinzas por la dirigencia de la UC. En Cruzados se ufanan de la gran tarea que ha hecho José María Buljubasich en la gerencia deportiva.
Foto:EFE

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales