En La Moneda existió preocupación por clima beligerante previo al discurso:
Presidente Piñera destaca crecimiento económico, respeto a tratados y decisiones energéticas urgentes en su cuenta anual

A diferencia del año pasado, donde realizó 203 promesas, el Mandatario optó por anunciar sólo 19 medidas nuevas y dar una cuenta de los logros de su administración. También hizo un llamado a la unidad nacional.  

Equipo de política 

Cerca de las 15:00 hrs., el Presidente Sebastián Piñera pudo respirar tranquilo. A esa hora se desarrollaba el almuerzo que convocó en Cerro Castillo para compartir con ministros, asesores del segundo piso y parlamentarios del oficialismo. En la ocasión, el Jefe de Estado comentó lo sorprendido que estaba por la "hostilidad" mostrada por la Concertación durante su cuenta pública. Pero les reconoció a los comensales que estaba tranquilo, pues esperaba que "hubiera sido peor".

Horas antes, en la salida del Salón de Honor del Congreso, la Primera Dama manifestó una impresión similar.

"Estuvo bien, ¿cierto? Más tranquilo de lo que pensaba", le dijo Cecilia Morel al presidente del Senado, Guido Girardi, al término del discurso.

Estas reflexiones dan cuenta de la incertidumbre que se instaló en el mundo político sobre las repercusiones que tendrían las manifestaciones anunciadas, al interior y en las afueras del Congreso, para el segundo 21 de Mayo del Presidente Piñera. Escenario que se reflejó en las siete interrupciones que el Mandatario debió enfrentar en su discurso, incluyendo interpelaciones directas de parlamentarios de la Concertación.

En paralelo, tanto en Santiago como en Valparaíso se desarrollaban multitudinarias manifestaciones contra el proyecto energético de HidroAysén.

Pero en la primera hora de los 113 minutos que duró su cuenta, el Jefe de Estado estuvo tranquilo. Entre balance y anuncios se mantuvo contenido ante las manifestaciones que desde las graderías y desde la oposición interrumpían de tanto en tanto su discurso. Hasta que, tras una hora y un minuto de alocución, se salió de libreto y señaló:

"Los violentistas en este país nunca van a tener la última palabra. La última palabra la tendrán siempre los que queremos hacer de Chile un país respetuoso, uno democrático, donde las diferencias las podemos analizar, pero con respeto, porque es la pérdida del respeto lo que debilita nuestra democracia".

Este fue el marco en que Piñera desarrolló su segunda cuenta presidencial .

A diferencia de 2010, cuando el Presidente hizo 203 promesas, esta vez sólo se concentró en 19 nuevas medidas y en destacar los avances que ha logrado durante su primer año de gobierno (ver ejes del mensaje).

De este modo, el Jefe de Estado llevó a la práctica lo que le había planteado los dirigentes de la Coalición por el Cambio, en las múltiples reuniones que sostuvo con ellos antes de la cuenta.

Los presidentes de RN y de la UDI, Carlos Larraín y Juan Antonio Coloma, respectivamente, se lo señalaron hace un mes cuando conversaron con él en Cerro Castillo. En esa ocasión le propusieron que en su discurso destacara los logros del Gobierno y no se concentrara en realizar anuncios. Con esto, además, evitó que la Concertación sacara a relucir el término "letra chica", en referencia a las iniciativas que el Ejecutivo ha impulsado, como el posnatal.

Llamado a la unidad

Otra de las peticiones que los líderes del oficialismo le habían manifestado al Presidente era que en su discurso se refiriera al "Gobierno de la Coalición". Y así lo hizo cuando apuntó: "Si tuviera que escoger un legado por el cual quisiera que recuerden al gobierno de la Coalición por el Cambio, sería el de haber logrado derrotar la pobreza extrema".

También hizo gestos a la oposición tras una dura semana en el Congreso cuando ambos sectores se enfrentaron durante largas horas por el proyecto del posnatal. Al final de su alocución Piñera agradeció al oficialismo por "el apoyo generoso, leal y permanente que ha dado a nuestro gobierno" y a la oposición "que practica el diálogo constructivo y la búsqueda de acuerdos fecundos".

Como corolario, el Mandatario afirmó: "Llamo una vez más a la unidad de los chilenos, a que no dejemos que las legítimas diferencias terminen enrareciendo el clima político y anulando la capacidad de diálogos y acuerdos, que ha sido lo que ha distinguido a nuestro país. Ya recorrimos ese camino en el pasado y sabemos que terminó con la destrucción de la democracia y de la sana convivencia en nuestro país".

Mañana viaja a Francia

El Mandatario se trasladará el lunes, con su familia, al país galo donde combinará una agenda privada con compromisos oficiales como la reunión de la OCDE. Luego viajará a Roma para participar en el aniversario de la unificación de Italia.

 Chapita perdida en Cerro Castillo

Una sorpresa se llevó ayer el senador Antonio Horvath cuando fue a retirar su chaqueta del asiento en que la había dejado, en el almuerzo en Cerro Castillo. La chapita contra HidroAysén que tenía adosada en la solapa había sido escondida por un bromista.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ÁLEX MORENO


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Revista del Domingo
    Así es Bali.
    PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales