Se ubicará a la entrada del Campus San Joaquín:
El gran centro para la Innovación que preparan en conjunto el grupo Angelini y la Universidad Católica

Será un edificio de 13 pisos y 9 mil metros cuadrados. Estará dedicado a empresas nacionales e internacionales para que desarrollen proyectos innovadores. Vinculará a académicos con otras áreas productivas. Será una especie de "Sillicon Valley" que pretende convertirse en referente en América Latina.  

Gabriel Pardo y Pamela Ohlbaum 

El empresario Roberto Angelini y el rector Ignacio Sánchez caminan por la entrada del Campus San Joaquín de la Universidad Católica. Hasta que, al llegar a la derecha de la tradicional estatua del Cristo, se detienen y dicen "aquí se ubicará".

Tienen una mezcla de emoción y nerviosismo. Porque tanto el grupo Angelini como la universidad están embarcados en un ambicioso proyecto que, esperan, empiece a cambiar el rostro de Chile en materia de innovación.

Ahí donde hoy están de pie, en un futuro próximo -no más de 25 meses- estará construido un moderno edificio de 13 pisos y 9 mil metros cuadrados que no será otra cosa que el Centro Anacleto Angelini para la Innovación Tecnológica.

"Vamos a formar un gran centro para la innovación en el que se incorporen empresas de distintos rubros y puedan desarrollar aquí sus proyectos e incluso trasladar sus centros de Investigación y Desarrollo (I+D). Y contará con la reconocida experiencia de la Universidad Católica en las fases investigativas, y con nuestro aporte en el desarrollo industrial y tecnológico", dice Roberto Angelini, quien recuerda que esta es la culminación de un sueño que inició Anacleto Angelini, quien siempre puso el acento en el desarrollo de la educación junto al emprendimiento privado.

"Será un lugar de encuentro -agrega Ignacio Sánchez- donde nuestros profesores y alumnos de pregrado y postgrado puedan reunirse con consorcios, empresas, emprendedores y grupos de investigación de la industria, de distintas áreas productivas".

Claro que la alianza no es nueva. A través de la Fundación Copec UC ambas instituciones han fomentado en conjunto, durante 10 años, el desarrollo de la investigación en recursos naturales.

La misión del comité que conduce Von Chrismar

Algunos apuestan a que este sea una especie de nuevo "Sillicon Valley" en Chile. Porque el centro pretende desarrollar emprendimientos basados en la innovación, asociaciones entre las empresas, la universidad y centros científico-tecnológicos; también patentes y spin offs (empresas que se crean en el seno de otra empresa o entidad ya existente).

La idea es que compañías de Chile y otros países puedan establecer sus departamentos de desarrollo, con grupos de trabajo enfocados en la innovación de productos y procesos, instalar laboratorios y unidades de investigación. Siempre vinculando al mundo académico con el entorno de los negocios.

De hecho, está pensado arquitectónicamente para desarrollar ese encuentro (ver recuadro).

En el Centro Anacleto Angelini las empresas tendrán facilidades para instalar oficinas y contarán con apoyos administrativos que van desde centros de informática y procesamiento de datos, así como facilidades para realizar reuniones de trabajo y contar con recursos humanos constituidos por alumnos de pre y postgrado.

"La iniciativa es pionera en el país y en América Latina. Y va a sentar las bases para que el conocimiento generado en la investigación académica se transforme en fuente directa de la innovación tecnológica del país", dice el rector de la UC.

"Todo esto parte de un diagnóstico -señala Roberto Angelini-. Chile actualmente invierte menos del 1% del PIB en I+D+I (investigación, desarrollo e innovación), a diferencia de otros países como Suecia, Finlandia o Japón, que invierten porcentajes mucho más altos. Si queremos un Chile desarrollado, con mayores oportunidades para sus habitantes, necesitamos resolver este desafío".

Por eso mismo, cada aspecto del proyecto se ha cuidado con detalle y se estableció un presupuesto de 325 mil UF para su construcción.

"Se constituyó un comité para llevar a adelante esta iniciativa", aclara el rector. Así, como director ejecutivo del proyecto está el ex director de Canal 13, el ingeniero Marcelo Von Chrismar. Y junto a él conforman el directorio Jorge Andueza, gerente general de AntarChile; Eduardo Navarro, gerente general de Empresas Copec; Juan Larraín, vicerrector de Investigación, y Patricio Donoso, vicerrector Económico y de Gestión, ambos de la Universidad Católica.

El directorio tiene un carácter eminentemente ejecutivo y se encargará de establecer vínculos con las empresas. Adelantan que ya hay interés en compañías tanto nacionales como internacionales.

Claro que antes de iniciar esos contactos, se analizaron experiencias extranjeras como las del Stanford Research Institute; el Deshpande Center for Technological Innovation, del MIT; el Smart Innovation Center, en Singapur, o el EsadeCreapolis, de Barcelona.

Los doctores a las empresas

"En Chile no se forman más de 400 doctores al año, a diferencia de Brasil que forma 10 mil. Pero el dato relevante es que más del 90% de nuestros alumnos va a universidades y centros académicos. En el extranjero, en cambio, más del 80% de esos alumnos va a empresas". Ese es parte del diagnóstico de Sánchez sobre el énfasis que se debe poner en que los alumnos de doctorado se acerquen al sector productivo en empresas tecnológicas, forestales, mineras o agropecuarias.

Sin ir más lejos, para conformar el nuevo centro la casa de estudios se apoyará en sus más de 800 académicos con doctorado y y cerca de 900 alumnos que aspiran a ese grado.

"Hoy día doctores trabajando en empresas son escasos. La idea es que con este proyecto se queden y desarrollen sus capacidades para las necesidades que el país requiere", afirma.

Otro aspecto que destacan los impulsores del proyecto es que Chile debe aumentar la creación der patentes y spin offs. "Como país patentamos poco en relación a los países desarrollados", dicen.

"Hay ejemplos como el de Gloria Montenegro que deben replicarse", afirma Roberto Angelini, recordando a la académica de Agronomía UC que certificó y patentó las cualidades de la miel de ulmo como un potente fungicida orgánico.

También destacan el hecho de que empresas innovadoras participan del proyecto. "En este caso estamos recurriendo a Elemental, que nació del apoyo de Copec y de la UC, con la genialidad del arquitecto Alejandro Aravena. También contamos con la experiencia de Sirve -fundada por los ingenieros Carl Lüders y Juan Carlos de la Llera-, otro spin off nacido en la universidad, empresa dedicada a la investigación antisísmica".

Roberto Angelini e Ignacio Sánchez terminan su recorrido en una oficina observando atentos la maqueta del nuevo edificio. Y sonríen. El sueño ya está en marcha.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio


  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales