Con una piedra al cuello

Aunque no cabe ser demasiado optimista, puede apreciarse, de un tiempo a esta parte, una saludable repolitización de la narrativa en lengua española.  

 

Hay frases que hacen fortuna y que, convertidas en lugar común, de poco sirve reclamar que se contextualicen debidamente. Es el caso del célebre pasaje de El rojo y el negro en el que Stendhal escribe: "La política [...] es una piedra atada al cuello de la literatura y que la sumerge en menos de seis meses. Cuando sobreviene la política en medio de los asuntos de la imaginación, es como un pistoletazo en un concierto". Muy pocos de quienes la citan se molestan en acudir al texto original, en el que, después de decir eso, Stendhal añade que, por grosero que resulte hablar de política, hay veces en que no se le puede negar cierta atención.

Un pistoletazo en medio de un concierto (acerca de escribir de política en una novela) es el título de una conferencia pronunciada por la narradora española Belén Gopegui en la Universidad de California en San Diego, y publicada más tarde por la Editorial Complutense de Madrid en 2008. En ella Gopegui refuta el modo en que la frase de marras ha terminado por adquirir el peso de un anatema que se lanza contra todo escritor que osa ocuparse de asuntos políticos. La tesis de Gopegui en su conferencia es que, precisamente por privarse de tratar de la política, la mayor parte de las novelas del siglo XX limitan su visión del mundo a una sola mitad del mismo, y por ello resultan insuficientes. "Lo que reclamo es la otra mitad", dice Gopegui por boca de su personaje Diego, a quien se inventa para que dicte su conferencia en lugar de ella. "Quiero también lo que me falta", añade. Y lo que le falta es esa parte sustancial de la vida que explica las decisiones de un sujeto más allá de los "motivos secretos, íntimos, individuales".

El caso es que Belén Gopegui lleva más de una década disparando en pleno concierto, y acaba de vaciar su primer cargador con Asistencia remota (Mondadori, 2011), la sexta entre sus novelas en la que cobran protagonismo asuntos de esos que no se juzga adecuado tratar: el dinero, la política, las preguntas incomodadoras acerca de "quién se apropia de la decisión de los sujetos, de su experiencia, de su excedente".

Empecinarse en asomarse a esa otra mitad del mundo al que parece haber renunciado gran parte la narrativa contemporánea le ha supuesto a Gopegui no pocos desdenes por parte de algunos críticos españoles, convencidos de que la literatura constituye una especie de club en el que se deben guardar ciertas formalidades, entre ellas la de abstenerse de discurrir sobre según qué materias inconvenientes. A propósito de El padre de Blancanieves (2007), el crítico del diario ABC manifestaba abiertamente su contrariedad y su desazón: "A este crítico le gustaría hablar únicamente de la factura literaria de la novela, de sus valores como trama, construcción de personajes, etc. Pero Belén Gopegui lo hace imposible. Porque el problema es que sacrifica esos elementos literarios a la contundencia de su discurso político". ¿Cabe declaración más cándida de las propias anteojeras? Más recientemente, a propósito de Asistencia remota , el crítico de El País expresaba su enojo empezando su reseña de esta manera: "Cuando una novela se lee intentando una y otra vez redimirla por sus buenas intenciones, por sus razones políticas o por la ambición de sus objetivos es que la novela no va, y esta novela no va". Para añadir más adelante: "La inverosimilitud de los diálogos es sólo la punta más visible de una novela sin aliento y sin fe en la literatura misma".

Pero ocurre que la verosimilitud, precisamente, es uno de los elementos con los que experimenta la novela de Gopegui, acerca de la cual la propia autora ha declarado: "Creo que la verosimilitud es ideológica, nos creemos las historias no porque sea posible o imposible que, por ejemplo, un soldado sea valiente y un criado sea cobarde, sino porque durante siglos se ha confundido lo verosímil con lo adecuado, con lo que las ideas dominantes consideran adecuado. Creo que desde hace unos años, algunos factores están contribuyendo a minar la verosimilitud dominante, y yo he querido hacerlo con esta novela".

Y vaya si lo ha hecho. La consecuencia es un peculiarísimo ensayo de política ficción que sirve a Gopegui para revisar severamente la responsabilidad contraída por el Partido Socialista español en el desmantelamiento de una política de izquierda que, pese a lo que se pretende -y en ello reside la parte más luminosa de una novela que contiene un llamado a la movilización y a la esperanza-, era viable.

Belén Gopegui no es la única que en este comienzo de siglo parece resuelta a cambiar el programa del concierto. En España, autores más jóvenes, como Isaac Rosa y Mercedes Cebrián, trabajan también en esa dirección. Y aunque no cabe ser demasiado optimista al respecto, sí puede apreciarse, de un tiempo a esta parte, una saludable repolitización de la narrativa en lengua española, patente, de modos muy distintos, en las últimas novelas de autores como Rafael Gumucio, Alejandro Zambra y Patricio Pron.

Pudiera ser que esos seis meses que tarda en sumergirse la literatura que lleva atada al cuello la cuestión política constituyan un horizonte suficientemente amplio en una cultura que ha renunciado a toda posteridad. O que, sencillamente, sean ciertas las palabras de Diego en la conferencia de Gopegui, en la que dice que "lo que empieza a ser increíble hoy es ese mundo demediado de seres sin capacidad de reacción", para concluir: "Y si aún no es increíble, yo y muchos como yo, vamos a intentar que lo sea".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:FRANCISCO JAVIER OLEA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio


  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales