ARTE Y NATURALEZA Innovadores caminos para las artes visuales
Teresa Gazitúa y su nueva experimentación del grabado con las rocas del mar

Es considerada una de las artistas más innovadoras del arte nacional, con más de 50 años de investigación y trabajo in situ . Su propuesta establece una relación profunda entre el grabado contemporáneo y la naturaleza, sean las piedras del río Maule o los troncos de árboles. El 29 de junio inaugura -en la galería Patricia Ready- su último proyecto que aborda los roqueríos del mar.  

CECILIA VALDÉS URRUTIA 

"Los artistas más experimentales provienen siempre del grabado. Ellos son capaces, al mismo tiempo, de hacer las cosas muy bien y en serie", afirma la artista Teresa Gazitúa. De hecho, una de las exposiciones experimentales más conmovedoras de estos años -expuesta en el Museo Nacional de Bellas Artes, en 2007- fue su gran instalación "Línea de tiempo", con las piedras del río Maipo, las que acarreó, escaneó y expuso por edades, junto a videos del río, libros de artistas y otros objetos. El paisaje, el concepto del tiempo y del espacio se unían -a través de las salas- con nueva fuerza y relato. La muestra marcó hito con los cruces que hacía del grabado con el objeto, la imagen y la instalación, así como en el soporte que usó: la piedra. La artista nos anuncia que se estudia volverla a montar.

Pero, hoy, está sumergida en los roqueríos de la V Región. La también decana de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Finis Terrae -considerada una de las figuras más sólidas y sorprendentes de la escena- inaugura el miércoles su última propuesta que se inspira en los rocas de Zapallar. Una experimentación que profundiza en nuevas formas, soportes y conceptos, y traspasa una vez más los límites acostumbrados del grabado.

"Esta obra es como ir leyendo la naturaleza y dárselo a conocer a la gente; sin ser un paisaje como el que nos acostumbraron a ver los románticos", señala. La idea es invitar al espectador a pensar que la naturaleza entrega conceptos, nos cuenta entusiasmada.

El proceso desde las rocas

-¿Cuál fue el punto de partida de este trabajo experimental y sintético?

"Había sacado una serie de fotos sobre las huellas que van dejando los animales en senderos, en cerros. Pero no me convencían. Fui casualmente invitada a Zapallar y partí a caminar a los roqueríos. Ahí aparecieron estas piedras: las rocas con líneas blancas, que son formaciones profundas de cuarzo en el granito oscuro. Saqué muchísimas fotografías y me di cuenta de que eran mucho más abstractas que los senderos. Eran los trayectos más abstractos en los que yo había estado pensando hace un tiempo".

-¿Cuáles fueron los pasos que fue desarrollando con estos trayectos de rocas, por los que usted se desplaza con soltura, como lo hizo tantas veces por los cerros del Maipo...?

"Lo primero que hice fue tomar las fotos de los roqueríos, con cámara digital, que uso sólo como registro de la naturaleza. Seleccioné las que más me gustaban. Luego las monté en photoshop. Las compuse, las pasé a monocromo y las imprimí en papel a escala más pequeña. Las colgué: necesitaba mirarlas mucho. Para después volverlas a imprimir y realizar un collage , porque me interesa la idea de relieve. Y al tener la obra y el archivo lo mandé a imprimir sobre este material rígido".

-Usó un nuevo soporte en metal

"Sí, aunque soy de la idea de que cualquier soporte actual o antiguo es bueno para dar a conocer la obra. Para mí son todos igualmente válidos.

"Ahora, investigué y decidí usar este aluminio compuesto, que son planchas de aluminio y dentro va una capa de un material polietireno . Se usa en los exteriores de los edificios contemporáneos. Sobre este soporte imprimo la impresión digital como grabado".

-Su entorno anterior, ese paisaje junto al río Maipo, donde vivía y en el que sacaba e intervenía las piedras, ¿le influyó aquí?

"Esta obra viene del Maipo y de mucho antes también. Me pasé toda mi vida en el campo, siempre tuve una relación muy directa con la naturaleza. Mi cultura es rural. Y después se dieron las circunstancias de que nos fuimos a vivir a Pirque, con mi marido. Pude trabajar directamente en el paisaje. Investigué a autores contemporáneos que se dedicaban a esto. Y últimamente fui a España al CEDAM , Centro de Arte y Naturaleza, en Huesca, que se dedican a investigar sobre arte y naturaleza. Me di cuenta de que hay muchos artistas que están trabajando en esto".

-¿Cómo relaciona su trabajo con el land art? Porque el mismo Richard Long dice: "El camino está lleno de trayectos "

"¡Esa es la idea de mi obra! La frase la saqué de él. Porque en la vida se dan mucha idas y venidas, las que permiten ir buscando distintos caminos por la naturaleza. Estos trayectos son un caminar también en forma conceptual".

-Su propuesta advierte más allá de lo artístico.

"Hay una visión de la forma de cómo nos relacionamos. La naturaleza siempre da con el concepto de la vida, del tiempo. Las piedras del Maipo terminaban en el mar convertidas en arena; por eso les puse "Línea de tiempo". Muestran nuestra vida. Lo que pasa con las piedras, con estas rocas, sucede con todos".

Los (no) límites del grabado

-Usted siempre ha estado inventando nuevos soportes y formas de trabajar el grabado, como la última muestra en la que trabajó con troncos de árboles sobre vidrio templado.

"Son las distintas derivaciones del grabado. He hecho clases desde el burin, punta seca. Pero siempre incentivo a los alumnos para que hagan grabado en distintos materiales. Yo misma varío el soporte, depende del material y del tamaño. De hecho, tengo ahora una obra de 2,40 metros, que pude hacerlo gracias a este nuevo soporte del aluminio".

-¿Se acerca más al paisaje con un formato mayor?

"No es monumental, si se compara con una pintura. Pero me permite hacerlo más visible y puede ser puesto en la arquitectura, lo que me interesa. Sin embargo, no le tengo miedo al formato chico. Hice grabados de 5 por 5 centímetros con los que obtuve muchos premios".

-¿Cuál es el límite, a su juicio, de un soporte para que siga siendo grabado ?

"Que lo permita solamente. Con estas impresoras de hoy se puede imprimir en una mesa, un pastelón, porque permite usar distintos soportes, rígidos, sólidos. Pero las prensas tradicionales las considero fantásticas, hay algunas del Renacimiento que están perfectas. Y voy a retomar más la prensa de calcografía. Me da mucha libertad. Pero no me siento fanática de ninguna. ¡Me siento libre como artista de usar el soporte que se me ocurra!".

-Su trabajo de síntesis aumentó más con las rocas

"Lo hago cada vez mas sintético. Lo busco y soy así. Es parte de la madurez. Se trata de dar la idea con muy pocos elementos y eso lo hace más fuerte. Es consciente. Lo voy trabajando para dejar lo más esencial".

-Y sigue usando sólo el clarooscuro

"Es mucho más gráfico usar blanco y negro. Me permite contrastar con mucha más claridad. Esto viene desde 1973, aunque a principios de los 90 investigué los papeles con fibras naturales e hice mucho grabado collage con color".

-A su juicio, ¿el grabado debe ser único o, al menos, tener un límite de "tiraje" ?

"El límite lo da el medio de impresión. Ese es el problema. Pero los fotógrafos, cuyas imágenes podrían no tenerlo, normalmente hacen una edición de 3 a 5. El grabado también puede ser único. O se pueden hacer "ediciones variadas", con una línea o con una intervención pictórica. Guillermo Núñez, por ejemplo, hace eso. Hoy está también la libertad de usar todos los medios: hay instalaciones que usan el concepto del grabado; el concepto de repetición. O una matriz y una copia".

-Y en la historia del arte, ¿quién le interesa más ?

"Me fascina Chillida, como escultor y grabador, por lo esencial de su obra. Cuando conocí sus grabados me quedé impresionada. Después tuve la suerte de visitar su museo, su casa de 1.100, con los pastos en las lomas, con ese color piedra con vigones de madera...".

-Chillida murió en 2002. En su obra trasunta un concepto del silencio, de muerte.

"No me lo propongo y no siempre resulta igual... Para mí, el arte es algo muy serio. Es como la vida misma".

 Trayectos

Muestra de Teresa Gazitúa

Obras : grabados sobre aluminio

Hasta : 30 de julio

Lugar : Galería Patricia Ready: Espoz 3125

Los alumnos en el paisaje

Teresa Gazitúa lleva con la misma pasión su labor de académica. Partió hace más de 50 años en la PUC , luego enseñó arte en colegios y fue una de las fundadoras de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Finis Terrae. La artista destaca la importancia en la formación de " privilegiar el dibujo y el trabajo de taller , sin negar la importancia de la teoría".

La inserción en el paisaje lo lleva también a vivir a sus alumnos. Hace poco invitó a la videasta y fotógrafa Magdalena Correa, residente en España, a realizar un seminario de arte y naturaleza , cerca de Maitencillo. "Fue un éxito total. Los alumnos tuvieron que acampar junto al mar y produjeron obras en diversos géneros, desde dibujos hasta instalaciones. Uno de ellos se internó en el mar y midió las mareas, otro realizó un trabajo con palos, al borde de un acantilado ", nos cuenta.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>Travesías.</b> Hay una lectura de la forma en cómo nos relacionamos. Estos caminos son los que podemos hacer en nuestras vidas, señala.</p>

"Travesías". "Hay una lectura de la forma en cómo nos relacionamos. Estos caminos son los que podemos hacer en nuestras vidas", señala.


Foto:TERESA GAZITÚA

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio


  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales