En regiones, cerca de 80 mil jóvenes salieron a las calles, casi el doble de la última manifestación:
Carros alegóricos, disfraces y hasta batucadas marcaron la jornada de Arica a Punta Arenas

Profesores, académicos de universidades, trabajadores de la CUT y hasta damnificados del terremoto acompañaron en las marchas a lo largo del país.  

Equipo de Regiones 

Bajo el sol y a un costado del Morro de Arica. Sobre restos de nieve y con una sensación térmica de -7° C en Punta Arenas. A lo largo de todo el país, cerca de 80 mil jóvenes marcharon en apoyo a las demandas estudiantiles. En regiones, la mayor manifestación se produjo en Valparaíso.

Allí, 20 mil estudiantes, apoyados por profesores y trabajadores de la CUT marcharon desde la Plaza Sotomayor hasta la Plaza O'Higgins, a un costado del Congreso.

Unos bailaban, otros cantaban, mientras varios caminaron pacíficamente disfrazados de zombies, políticos y hasta simulando un Vía Crucis. Eso hasta las 15 horas, cuando terminó la movilización y grupos aislados iniciaron desórdenes.

Los trajes y vestimentas especiales se repitieron a lo largo del país. En Arica, y por las 25 cuadras que caminaron, llamaban la atención carros alegóricos de cuncunas, ambulancias y patrullas policiales que lanzaban agua con pistolas de juguete.

"A pesar de que nos hayan puesto vacaciones, con esta marcha queda demostrado que el movimiento estudiantil está más fuerte que nunca", decía en Concepción Nicole Bravo, alumna del Liceo Experimental de esa ciudad, donde los disfraces y batucadas también protagonizaron la jornada.

En la capital penquista se sumaron 70 académicos de la Universidad de Concepción, entre ellos el decano de la Facultad de Educación, Abelardo Castro.

En La Serena, y con la mayor convocatoria del último tiempo, cuatro mil jóvenes marcharon. Tanto en esa ciudad como en el resto del país, actos musicales y culturales cerraron la jornada en que los jóvenes pidieron una mejor educación.

 Movilización juntó a generaciones de padres, hijos y nietos

Su letrero era pequeño, pero muchos se quedaban mirando lo que Manuel Valencia, había escrito en él: "Gracias por recordarnos la palabra dignidad. Yo apoyo a mi hijo".

"Mi madre marchando también me está educando", decía otro cartel que portaba una mujer con su hija estudiante.

No fueron los únicos apoderados en la marcha. Decenas de padres decidieron acompañar a sus hijos en la manifestación.

Un empleado de la Universidad de Chile, de 65 años, quiso prestar ese apoyo por partida doble y, luego de 35 años sin participar de una protesta, caminó desde Plaza Italia junto a su hijo universitario y a su nieta, estudiante secundaria de un colegio municipal de Peñalolén.

"Todos los estudiantes que están con sus padres es algo histórico, que nunca se había visto, entonces es genial que todo esto haya tomado fuerza", destacó su hijo, que pronto se titulará de psicólogo.

Mientras la marcha avanzaba desde Plaza Italia hacia La Moneda, un grupo de policías resguardaba el final de la columna. Ahí un par de carabineros intentaba infructuosamente separar a cinco perros que peleaban entre ellos. "Ayúdennos a separarlos", les pidieron a José Tomás Orellana y Aníbal Fuentes, estudiantes de segundo año de medicina en la U. de Chile, quienes llevaban puesto un disfraz que simulaba un carro lanzagua de Carabineros. "Aquí la creatividad está a flor de piel", comentó José Tomás, luego de ayudar a los policías, que sonreían mirando el curioso traje, que se repitió varias veces en la marcha y en otras ciudades del país.

Metros más adelante y con dos pinturas colgando de sus hombros, el artista visual David Cofré caminaba mostrando parte de su colección. "Es una forma de manifestar lo que mejor sé hacer, y el arte es educación", explicó el pintor cuya exposición titulada "Energía" se exhibe hasta fines de julio en el Museo de Bellas Artes.

Mientras eso ocurría, arriba de una camioneta, Jorge Peña, representante de los trabajadores de empresas contratistas de El Teniente de Codelco, hablaba por megáfono a la multitud. "Nosotros pedimos que se garantice la educación gratuita de calidad y para eso planteamos la renacionalización del cobre".

Feliz con su disfraz de Superman marchó el pequeño de 7 años Tomás Basualto, quien portaba un letrero que decía "Yo también quiero estudiar, pero soy pobre". Otro niño tenía un cartel con la frase "Mi futuro aún es incierto".

Noemí Uribe, mamá de Tomás, comentó que "si esta situación no cambia hoy día, lamentablemente mi hijo no va a poder ir a la universidad. No tengo plata para encalillarme para que él pueda estudiar. Soy dueña de casa y apoderada, y considero que la educación que hoy se está entregando a los niños no es una educación de calidad".

Rector de la U. Católica renuncia a vicepresidencia alterna de Consejo en desacuerdo por rechazo a propuesta ministerial

El rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, renunció ayer a la vicepresidencia alterna del Consejo de Rectores como una señal de disconformidad por la decisión de esa entidad de no aceptar el último documento del Ministerio de Educación. Sin embargo, a petición de sus pares, se mantuvo en el comité ejecutivo de la entidad.

A través de una carta a la comunidad universitaria, con motivo de un nuevo aniversario de la casa de estudios, Sánchez explicó que "la intransigencia y demandas que van más allá de lo posible en el corto plazo al interior del Consejo de Rectores, me ha llevado a presentar hoy la renuncia como vice-presidente alterno de la entidad".

La autoridad universitaria agrega en la misiva a la comunidad UC que está seguro de "haber desarrollado todos los esfuerzos para lograr el diálogo y la búsqueda de puntos de encuentro que nos permitieran avanzar en acuerdos beneficiosos para la educación superior en Chile. Estoy de acuerdo con muchas de las demandas de nuestros alumnos y académicos, pero creo que es imposible lograr todas las aspiraciones de los últimos años en un plazo tan breve".

Al estar en la vicepresidencia alterna, correspondía a Ignacio Sánchez reemplazar en todas las actividades oficiales del Consejo al vicepresidente titular -el rector de la U. de Chile, Víctor Pérez- cuando éste estuviera fuera del país.

En la reunión realizada el miércoles en la tarde, Ignacio Sánchez fue el único de los 25 rectores que estaba en favor de aprobar el texto. Ello, pese a que la semana pasada había un consenso preliminar respaldado por 22 de las instituciones universitarias.

"La diferencia de mi postura es que me parecía que el acuerdo con el Ministerio de Educación era un camino para trabajar en conjunto, que necesita confianzas mutuas", explicó a "El Mercurio" la autoridad académica.

"Si bien el acuerdo no dejaba cerrados temas como el lucro o el financiamiento basal, sí se abrían mesas de trabajo para debatirlos, y eso yo lo valoraba, por eso estaba de acuerdo con la firma del convenio", agregó el rector de la Universidad Católica.

Numerosos enfrentamientos e intentos de saqueo motivan descontento de vecinos y trabajadores por marcha estudiantil

"Es una batalla campal", "se ponen de acuerdo para hacer daño", "acá hay gente que quiere trabajar". Eran las impresiones que se oían de oficinistas y residentes, ayer a las 13:30 horas, cuando en Alameda con Amunátegui comenzaron los primeros disturbios de la marcha.

Un grupo de 50 manifestantes, algunos de ellos encapuchados y portando piedras, corrió hacia el edificio Santiago Downtown, donde en el primer piso hay un centro comercial. Lanzando pintura, palos y objetos contundentes, rompieron primero los vidrios que protegían un supermercado Santa Isabel en el subterráneo del edificio. Fuerzas Especiales evitó que entraran a las tiendas del primer piso.

"¡Es un desastre, estamos totalmente expuestos, no se puede hacer nada!", dijo un preocupado Manuel Meza, trabajador de uno de los edificios del lugar. "Tuve que cancelar una reunión que tenía porque es imposible salir de aquí", comentó otro oficinista. La entrada tuvo que ser aislada con huinchas protectoras y custodiada por un piquete de Fuerzas Especiales para evitar más daños. Aun así, un guardia recibió un piedrazo en la cabeza.

Pasadas las 14:30, los enfrentamientos entre Carabineros y manifestantes continuaban unas cuadras más abajo, entre Av. Manuel Rodríguez y Av. Brasil. "¡No hagas tonteras, acá hay gente seria manifestándose!", dijo una profesora y se plantó arriba de los adoquines que un encapuchado intentaba arrancar del bandejón central de la Alameda. Al pasar los carros policiales, volaban piedras y palos. Un Banco de Chile y un Banco BCI en remodelación sufrieron intentos de saqueo.

Según fuentes del alto mando de Carabineros, se instruyó a Fuerzas Especiales para que afinara y controlara lo más posible el uso de gases y agua, para disminuir las molestias a residentes y empleados de negocios céntricos. Asimismo, trascendió que Carabineros está elaborando un catastro de los encapuchados y violentistas que recurrentemente son capturados durante los desmanes.

El intendente de la Región Metropolitana, Fernando Echeverría, informó que hubo 38 detenidos, 24 de ellos menores de edad. Un adulto fue sorprendido portando ácido sulfúrico en una jeringa.

Hubo diez carabineros lesionados, la mayoría policontusos. Gran parte de ellos estaba frente a la Embajada de Brasil.

Echeverría dijo que en ningún momento vio a los voluntarios de seguridad prometidos por los organizadores.

El general Sergio Gajardo, segundo jefe de la Zona Metropolitana de Carabineros, dijo que se operó en forma tolerante, actuando sólo ante delitos flagrantes.

El alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, calculó en $50 millones los daños a la propiedad pública. Lo más grave fue de Teatinos al poniente. Anunció querellas.

En Valparaíso hubo 33 detenidos. Encapuchados atacaron a pedradas a carabineros. Hubo 11 policías lesionados.

En Concepción, en tanto, 10 personas quedaron detenidas tras enfrentamientos con carabineros frente a la U. de Concepción. Un efectivo quedó herido.

En Punta Arenas, cinco personas fueron apresadas y tres carabineros resultaron heridos. El ventanal principal de la Intendencia de Magallanes fue destruido.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>VALPARAÍSO.-</b> La imagen de Jesús cargando con la cruz y carteles que decían deudas e intereses acompañó la marcha de los estudiantes en la Plaza Sotomayor.
VALPARAÍSO.- La imagen de Jesús cargando con la cruz y carteles que decían "deudas" e "intereses" acompañó la marcha de los estudiantes en la Plaza Sotomayor.
Foto:Claudio Bueno

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio


  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales