Nuevo escándalo afecta al gobierno de Dilma Rousseff:
Arresto de viceministro de Turismo y decenas de funcionarios por corrupción sacude a Brasil

Policía Federal desarticuló red que desviaba recursos públicos mediante maniobras fraudulentas.  

JAVIER MÉNDEZ ARAYA 

Un nuevo y grave caso de corrupción volvió a azotar al gobierno de la Presidenta brasileña, Dilma Rousseff, con la detención de prácticamente la cúpula del Ministerio de Turismo.

En el operativo bautizado "Voucher" y realizado por la Policía Federal en las ciudades de Brasilia, Sao Paulo y Macapá, y en la que participaron doscientos agentes, fueron arrestados ayer el viceministro brasileño de Turismo, Frederico Silva da Costa, junto a otras 32 personas acusados de corrupción y desvíos de fondos públicos de esa cartera.

Entre éstas figuran, además, el secretario nacional de Programas de Desarrollo de Turismo, el ex diputado Colbert Martins da Silva Filho; el ex titular del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur), Mario Moisés, y varios funcionarios del Instituto Brasileño de Desarrollo de Infraestructura Sustentable (Ibrasi). Otras cinco personas no han sido encontradas y sobre ellas pesa una orden de arresto.

Al enterarse de las detenciones, la Presidenta citó al ministro de Turismo, Pedro Novais, y la prensa brasileña indaga para ver si podría ser la próxima víctima de esta oscura trama.

El operativo policial se produjo en medio de escándalos de corrupción que han salpicado al gobierno de Rousseff que sólo tiene ocho meses de gestión.

Rousseff tuvo que pedir a partir de junio la dimisión a dos ministros de primera importancia, Antonio Palocci, de la Casa Civil, y Alfredo Nascimento, titular de Transportes, ambos salpicados por la corrupción política, y remover a 22 funcionarios públicos. También renunció el secretario ejecutivo del Ministerio brasileño de Agricultura, Milton Ortolan, después de que la prensa local lo acusara de incurrir en tráfico de influencias

En este caso específico de ayer, las detenciones ocurrieron en el marco de una acción destinada a combatir la desviación de recursos públicos destinados al Ministerio de Turismo detectada en un contrato por 4 millones de reales (US$2,45 millones) firmado con una empresa del estado amazónico de Amapá.

Según Folha de Sao Paulo, las investigaciones efectuadas revelaron que Ibrasi fue contratada para formar técnicos en turismo en Amapá, pero que carecía de calificaciones para cumplir dichas labores. Además, la empresa recibió el pago por anticipado y habría falsificado recibos presentados al gobierno.

Cargos y prisión

El jefe del Ministerio Público de Amapá, Celso Leal, denunciará a la justicia a los involucrados por cargos de desvíos de recursos públicos, fraude, peculado y asociación criminal, por los que podrían recibir hasta 12 años de cárcel.

Para politólogos brasileños consultados por "El Mercurio", este nuevo caso de corrupción es lo suficientemente grave, porque se suma a otros y debilita la imagen de la Mandataria y pone en duda la transparencia de las instituciones estatales.

"Es el legado nefasto de la corrupción en Brasil, porque si bien éste es un caso nuevo, los personajes involucrados son los mismos que estuvieron en el aparato de gobierno en los tiempos del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva", explica a este diario Edson Nunes.

El politólogo es crítico con la gestión de Lula en lo referente a la corrupción y dice que le heredó un nefasto legado a Rousseff y que "él decidió negar la existencia de cualquier práctica corrupta, incentivando la impunidad a las bases de su partido".

Roberto Romano, sostiene que Dilma se encuentra en una seria encrucijada, puesto que su lucha contra la corrupción le puede hacer pagar un alto precio político al causar fisuras en su coalición de gobierno.

"Ella tiene la intención de 'moralizar' el aparato estatal, pero el problema de la corrupción es mucho más amplio y profundo. Ahora mismo los senadores del Partido de la República decidieron salirse de la coalición en el Senado luego de la dimisión de su correligionario, el ministro de Transportes Alfredo Nascimento", indica.

"Dilma Rousseff está aprisionada en un presidencialismo de coalición en el cual se trueca gobernabilidad por cargos, favores y acomodos. El 'lulismo' anestesió todas las críticas, pero la actual Mandataria es menos permisiva".

FERNANDO HENRIQUE CARDOSO
EX PRESIDENTE DE BRASIL

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>EL EX PRESIDENTE</b> Luiz Inácio Lula da Silva fue el sostén y el impulsor de la candidatura de Dilma Rousseff a Planalto. Pero, según muchos analistas en Brasil, también le dejó una nefasta herencia de corrupción política.
EL EX PRESIDENTE Luiz Inácio Lula da Silva fue el sostén y el impulsor de la candidatura de Dilma Rousseff a Planalto. Pero, según muchos analistas en Brasil, también le dejó una nefasta herencia de corrupción política.
Foto:REUTERS

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales