Deterioro de la economía mundial ha convertido al metal en un excelente refugio:
Aún es tiempo de subirse a la "fiebre del oro"

Todo parece indicar que su precio seguirá al alza. Prueba de ello es que varios bancos centrales alrededor del mundo están comprando. En Chile el apetito también se ha despertado, y es cosa de ver cómo ha aumentado la compra y venta de monedas de oro, cada una de las cuales vale $800 mil, casi el doble de lo que costaban a principios de año.  

Manuel Silva G. 

Las malas noticias económicas en Estados Unidos y Europa no paran, y lo más seguro es que el escenario futuro siga complicado.

Un rápido vistazo a los mercados muestra un desolador escenario para los inversionistas: el dólar americano se ha debilitado de manera notable; la viabilidad del euro está en entredicho y los mercados accionarios que oscilan sin rumbo definido han creado un cuadro perfecto para invertir en oro, que tradicionalmente ha sido considerado un refugio seguro.

En el año, el precio del metal ha subido más de 30% (la onza en el mercado internacional cerró ayer en US$ 1.852, un nuevo récord), y por supuesto la pregunta es obvia: con todo lo que ha subido, ¿todavía queda espacio para invertir, o derechamente se llegó tarde a esta nueva "fiebre del oro"?

Buenas noticias: los analistas piensan que la perspectiva de mediano y largo plazo es que el precio seguirá al alza -por cierto, no se puede descartar que entre medio haya caídas-, y ahora la pregunta es hasta dónde escalará. Imposible saberlo, pero ayer viernes en el mercado internacional se especulaba que la onza podría alcanzar los US$ 2 mil durante este año.

El banco JP Morgan acaba de elevar sus estimaciones para el metal -principalmente debido al deterioro de la economía mundial-, y ahora estima que el oro alcanzará los US$ 2.500 la onza a fines de año.

Los grandes inversionistas del mundo también han lanzado sus propios pronósticos. John Paulson, un reconocido gestor de fondos, piensa que a largo plazo el metal puede llegar a los US$ 4 mil la onza. Ahora, si de optimismo se trata, las palmas se las lleva Curtis Hesler, que en sus análisis que publica en Professional Timing Service -un servicio de la revista Forbes- pronostica US$ 5 mil en el largo plazo. "Hay períodos en que los precios del mercado simplemente enloquecen hacia el alza, y ese período de locura pronto llegará a los metales preciosos, y usted debe haber invertido antes de que ocurra", sentencia Hesler.

Fundamentos sólidos

Desde Canadá, Javier Avendaño, senior associate de ScotiaMcleod -una división especializada en commodities de Scotiabank (Toronto)-, señala que "creemos que los fundamentos están para que el oro siga subiendo". Entre otros aspectos, argumenta su visión en que de acuerdo con la Comisión de Futuros de Estados Unidos, al 9 de agosto había una posición larga de 203.573 contratos a futuro, menor al récord anotado en noviembre de 2009, con 262.331 contratos. "Esto indica que aún hay espacio para que los fondos de inversión compren más contratos de este tipo", lo que debería impulsar el precio. También destaca que varios bancos centrales alrededor del mundo están incrementando sus posiciones en oro (el de Corea del Sur, por ejemplo, entre junio y julio compró 25 toneladas, su primera compra en 13 años). "Si uno sólo mira el factor precio, es posible que el oro esté 'caro', pero si se toma en cuenta el factor psicológico, que considera al metal como un refugio, ese precio no se puede cuantificar", resume Avendaño.

Francisco Reid, gerente de Estrategia Clientes Privados de Celfin Capital, también está entre quienes ven fundamento para que el oro siga subiendo. Reid explica que, de hecho, Celfin ya ha lanzado un par de fondos garantizados asociados al oro, en respuesta a la mayor demanda de los clientes por invertir en el metal. "Si el mercado sigue viendo débil el dólar y el euro y los bancos centrales continúan con políticas monetarias expansivas, el oro seguirá subiendo", pronostica.

Riesgo moderado

A juicio de Reid, es razonable que entre el 5 y el 10% del patrimonio de un inversionista esté en oro. "El riesgo de esta inversión es mediano. Si bien se está entrando en niveles altos, el escenario económico es muy incierto, lo que puede hacer atractivo correr este riesgo".

Los chilenos también se están dejando seducir por el "metal dorado", y las transacciones de monedas de oro acuñadas por el B. Central en la Bolsa de Comercio -una manera directa de invertir en oro físico- han venido subiendo a lo largo del año. El valor de la "oro-100" ya alcanza los $800 mil, casi el doble respecto de lo que costaba a mediados de enero.

EXPERTOS OPINAN QUE ENTRE EL 5 Y EL 10% DEL PATRIMONIO DE UN INVERSIONISTA DEBERÍA ESTAR EN ORO. SI BIEN NO ESTÁ EXENTO DE RIESGOS, SE CONSIDERA UNA INVERSIÓN ESTABLE. 

EL BANCO JP MORGAN ACABA DE ELEVAR SUS ESTIMACIONES PARA EL METAL, Y AHORA ESTIMA QUE ALCANZARÁ LOS US$ 2.500 LA ONZA A FINES DE AÑO. AYER CERRÓ EN RÉCORD, A US$ 1.852.

Cuatro
mil dólares la onza sería el precio del oro a largo plazo, prevé John Paulson, reconocido gestor de fondos.

 El encanto de las monedas

Origen: Las monedas de oro que acuñó el Banco Central de Chile son las que se comercializan en la bolsa de valores. Hay varias denominaciones (20, 50, etc.), pero la más transada es la de 100 pesos oro (u Oro-100), pues -según explican expertos- son las más representativas en cuanto a su valor intrínseco. Ésta tiene 20,3396 gramos de oro.

El valor de estas monedas depende del precio internacional del metal, pero como son monedas acuñadas, y a la gente le gusta invertir en éstas, en la práctica estas piezas son muy demandadas, y por lo mismo tienen un valor superior al oro.

¿Cuántas monedas existen en el mercado? Es imposible a estas alturas saber cuántas monedas de oro hay circulando, ya que no se sabe cuántas han sido fundidas por joyeros o destinadas a otros fines. Según el Banco Central de Chile, las dos últimas emisiones por parte de la entidad fueron hace ya tiempo. En 1979 se acuñaron 100 mil piezas de monedas de 100 pesos oro y 10 mil de monedas de 20 pesos oro; mientras que en 1980 se acuñaron 50 mil piezas de 100 pesos oro y 20 mil de 20 pesos oro. A partir de 1980 no hubo más emisiones de monedas de oro.

Las más cotizadas: Las más apreciadas son aquellas monedas que estén impecables. El que tengan algunas "picaduras" no las desvaloriza, salvo que la moneda tenga daños importantes. Tampoco importa tanto que haya perdido algo de su color original.

Cómo invertir en oro

Entre las alternativas más utilizadas están:

1 Oro físico: Para quienes gozan teniendo literalmente el oro en sus manos, una manera efectiva de hacerlo es a través de la compra de monedas de oro, para lo cual debe recurrir a un corredor de bolsa. Según explica Francisco Reid, de Celfin, hoy se observa que cada vez existe más apetito de parte de inversionistas chilenos por comprar en la Bolsa monedas acuñadas por el Banco Central. En el caso de la llamada "oro-100", la moneda que más se transa, cada gramo de oro que contienen actualmente está pagando 50% más que el valor internacional del metal, explica Reid.

2 ETF: Los Exchange Trade Funds son fondos que se han vuelto muy populares en el mundo. Invierten en activos reales (como commodities y empresas) o financieros (como índices bursátiles).

Son flexibles como las acciones: se adquieren a través de una corredora, se puede comprar y vender una "cuota" en el mismo día, y su precio se transa en el mercado. A través de los ETF, el inversionista puede diversificar, pero de manera mucho más específica. En Chile existen ETFs emitidos por BlackRock bajo la marca iShares.

Uno de ellos es el Gold Trust, que invierte directamente en oro. En el país no abundan fondos mutuos que inviertan en oro, salvo un par que lanzó Celfin, pero que ya no admite más partícipes. Eso sí, hay algunos fondos que invierten en commodities , en los que el oro es parte de la cartera.

3 Contratos a futuro: Para inversionistas más sofisticados, ésta puede ser una muy buena opción. Javier Avendaño, de ScotiaMcleod, explica que este tipo de contratos no tiene costos administrativos y refleja en plenitud toda la variación del precio del oro. Además, con una buena estrategia se puede usar el apalancamiento a su favor, pues quien compra este tipo de contratos tiene que dejar una garantía de entre el 5% y el 10% de su valor. Así, por ejemplo, si alguien compra un contrato por el equivalente a $200 millones, unos $20 millones deberá dejarlos como garantía, y el resto no necesita "empozarlo", sino que podría invertirlo en instrumentos de corto plazo. Por los montos involucrados, este tipo de contratos se recomienda para inversionistas de alto patrimonio.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales