En Fonasa hay diferencia de 3,8 veces entre segmento etario más barato y más caro; en isapres se permitían hasta 14
Radiografía a las isapres: concentran a los hombres jóvenes y rechazan 25% de licencias

En contraposición, el seguro público concentra a los adultos mayores, mujeres en edad fértil y niños menores de cuatro años. Todos ellos son los grupos más riesgosos para los seguros de salud.  

René Olivares 

Los contrastes que asoman al momento de analizar quiénes componen las carteras de clientes de Fonasa e isapres ayudan a entender, en parte, por qué estas últimas logran importantes utilidades, como los poco más de $45.000 millones que obtuvieron durante el primer semestre de este año.

Las cifras consolidadas por la Superintendencia de Salud muestran que en las isapres la mayoría de los cotizantes son hombres y que sus afiliados se concentran entre los 20 y los 49 años (ver infografía). Por el contrario, en Fonasa se reúnen los grupos que son considerados más caros para el sistema. Entre ellos está el 90% de los adultos mayores, el 76% de las mujeres en edad fértil y el 70% de los niños menores de cuatro años, según las cifras entregadas por el director del organismo, Mikel Uriarte, quien agrega que del segmento menos riesgoso (hombres jóvenes) "tenemos sólo al 58%".

De acuerdo a la matriz de gastos del Fonasa, la diferencia entre el grupo más sano y barato -los hombres jóvenes- y el más caro -los mayores de 80 años- es de 3,8 veces. Es decir, si por el primero el Fonasa gasta anualmente en promedio $159.045, por el segundo desembolsa $604.371.

3,8 veces de diferencia

Aunque los valores de las prestaciones que el Fonasa cubre en los hospitales públicos o en la modalidad de Libre Elección no son comparables a los de las isapres, que operan principalmente con clínicas, en la distancia entre los grupos más baratos y más caros sí hay un contraste.

Estas 3,8 veces de diferencia máxima para el sistema público dista de las 14 veces que permitía la ley de isapres en el caso de las tablas de factores de riesgo para hombres y de las nueve que había de máximo entre las mujeres. Estas diferencias se originan por la selección de riesgo que la ley permite a las isapres y que el Tribunal Constitucional derogó en un fallo del año pasado.

En contraposición, el Fonasa tiene un solo plan de salud en donde no hay selección, por lo que acepta a las personas sin importar su edad, sexo o enfermedades preexistentes.

En cuanto al número de beneficiarios que tiene cada uno de los sistemas y su crecimiento, Fonasa tiene inscritos a 12.906.979 personas, de las cuales 175.473 se incorporaron durante los últimos seis meses. Las isapres, por su parte, cuentan con 2.879.132 beneficiarios, 53.514 más que hace seis meses.

Si se descompone la cartera de clientes de las isapres por sexo, todas suman una mayoría masculina, que se acrecienta en isapre Consalud, donde sólo el 24,7% del total corresponde a mujeres.

Sin embargo, la participación del sexo femenino ha tendido a crecer entre las aseguradoras privadas durante el último año, de acuerdo a las cifras de la Superintendencia de Salud.

Licencias médicas
Cruz Blanca es la isapre que aparece con más licencias rechazadas y Colmena como la que menos impugna los subsidios.
 Mañalich recibirá informe de fiscalización

El próximo lunes, el superintendente de Salud, Luis Romero, deberá entregar un informe sobre las fiscalizaciones que realiza esta entidad a las isapres. Así lo anunció ayer el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien explicó que ambos se reunirán la próxima semana para revisar los documentos. Esto, luego de que se conocieran las grandes utilidades de las aseguradoras privadas en el primer semestre de 2011.

"Tenemos que saber si estamos siendo lo suficientemente estrictos en la fiscalización que la superintendencia hace como organismo autónomo sobre el sistema tanto público y privado, particularmente sobre este último, acerca de la materia que nos preocupa en este momento", dijo Mañalich.

El ministro dijo que "la superintendencia tiene que fiscalizar que no se estén rechazando en exceso las licencias médicas, que se den las coberturas, que se estén dando las garantizadas en el plan AUGE y que no se esté incentivando a la gente, por ejemplo, a no usar su cobertura AUGE y usar su plan complementario, de manera tal de aumentar en forma espuria las utilidades de una isapre en particular".

El titular de Salud calificó como una "necesidad" la aprobación de una ley larga de isapres que regule su funcionamiento y que asegure un plan garantizado de salud con financiamiento solidario. Para ello se necesita consensuar un proyecto en el Congreso.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales