"Locas mujeres": Escuchar a Doris y Gabriela

Christian Ramírez 

¿Será mera casualidad que "Locas mujeres" llega apenas unos meses después de la aparición de "Violeta se fue a los cielos"? Más allá de que María Elena Wood, su realizadora, sea hermana de Andrés Wood, el director de Violeta -dato puramente circunstancial-, hay una bella simetría en esta coincidencia, no sólo porque marca la recuperación audiovisual de dos figuras femeninas clave en el Chile moderno, sino porque una historia parece completar y darse la mano con la otra, casi en solución de continuidad.

Pese a su breve duración, "Locas mujeres" se las arregla para ocuparse de varias aristas del universo Mistral: da cuenta de la cesión de los papeles de la poetisa al Estado chileno por parte de la albacea, Doris Atkinson; ofrece un vistazo a un verdadero océano de textos, cartas, grabaciones y documentos de la Premio Nobel que, seguramente, tendrán ocupados a los expertos durante años; echa luz -o, más bien, agrega aún más misterio- a la figura de Yin Yin, el malogrado hijo/sobrino de Gabriela cuya sombra planea por toda la poesía tardía de la escritora y, por consiguiente, a través de todo el filme; pero, tal como prometen el póster, las fotografías y el tráiler, el grueso de la película está sostenido en torno a la relación amorosa entre Gabriela Mistral y Doris Dana, que hace unos años parecía tan combatida y hasta negada y que hoy resulta tan natural, tan llena de significado.

En la tarea, Wood cuenta con una herramienta invaluable: las cintas que la propia Gabriela, Doris y otras personas, grabaron para conservar no sólo los momentos trascendentales de creación y edición literaria, sino decenas de instantes fugaces, de comentarios hechos al paso, bromas y trivialidades, canciones y rimas, recuerdos y remilgos. Es a través de ellos que la voz de Gabriela -tan resistida por algunos y en ocasiones hasta por ella misma- emerge con una tersura y profundidad que desarma y desnuda a quien la escucha. No es la voz espectral de alguien que se sabe conservado para la posteridad, sino la voz de un ser en tránsito, sea camino a proyectar su reflexión sobre un texto o su amor por el otro. La sensación de escucharlas, a ella y a sus acompañantes, es bellísima y ayuda a conectar los puntos de esa línea invisible que nos suele separar de los grandes ingenios vivientes de nuestra historia: de algún modo, cumple la misma función que los símbolos y saltos temporales tenían en Violeta, pero con una precisión muy superior, porque ya no se trata de una recreación ficcional, sino de la persona que habla, vive y respira.

Mientras Atkinson revisa documentos y medita sobre la inhabilidad de su tía Doris para cederlos en vida, mientras Wood reconstruye a través de fotos, cartas y dibujos a ese Yin Yin perdido (que poseyó hasta el final una caligrafía infantil, frágil como el cristal), las voces de Gabriela y Doris van tejiendo una trenza que atraviesa su historia de amor, su abultado legado y acaban por apelar a la intimidad y los recuerdos del propio espectador. Y el efecto se consigue con una simpleza y economía de medios que sorprende: muchas de las grabaciones que escuchamos en "Locas mujeres" van ilustradas con tomas fijas de árboles, troncos y hojas, algunas lo bastante largas como para interpelar a la audiencia. La pregunta es de rigor: ¿Qué estamos mirando? ¿Un paisaje simbólico, el recuerdo de algo "que fue"; el nacimiento de ese bosque imaginado, que tantas conexiones ofrece en la literatura como evocación de la cabellera femenina, de los dedos de sus manos, de su sexo, de algo que se guarda y atesora, que se esconde?

Wood revela el misterio y el origen de estas imágenes sólo al final, en una secuencia de belleza suprema que cabe al espectador acoger y conservar. De hecho, recordarla ahora me lleva de vuelta a ese bosque y a esas voces que siempre quedarán asociadas a él.

Locas mujeres

Dirección: María Elena Wood.

Chile, 2011. 72 min.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:IGENIO VISUAL/ WOOD PRODUCCIONES


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales