viernes 4 de noviembre de 2011  
Alberto Fuguet y Pablo Cerda:
Viaje al corazón de la música country
 
El director y el actor de la película ganadora del Festival de Valdivia, "Música campesina", cuentan cómo fue el rodaje de una cinta que habla de lo perdido que anda un chileno entre botas y sombreros de vaqueros en Nashville, el epicentro del country. "Este es un filme chileno", dice el escritor y cineasta sobre una de sus mejores películas.  

Por Ernesto Garratt Viñes 

Lo primero que dijo Alberto Fuguet fue "no". Su negativa fue inmediata cuando la Universidad de Vanderbilt lo invitó a hacer un cortometraje en Nashville con todo pagado.

En un café de Pedro de Valdivia, el escritor, periodista y cineasta recuerda cómo comenzó el viaje de "Música campesina" con su propio "no". Un viaje, exitoso por lo demás, que le ha hecho ganar, para su propia sorpresa, el reciente Festival de cine de Valdivia y la venia de la crítica. "Fue Pablo (Cerda) quien me convenció", dice sobre el actor, sentado a su lado en el café, el protagonista de esta película recién estrenada y una historia sobre un chileno silencioso, Alejandro Tazo (una gran actuación de Cerda), perdido entre medio de moteles y carreteras. También entre la leyenda de Johnny Cash y los shows country de Nashville, ciudad legendaria, cuna de la música típicamente "gringa" y el escenario ideal para contar cómo este joven, con barba de días y cara de melancolía, no encaja. 

Alberto Fuguet: "Pablo me dijo que a mi edad no podía desaprovechar así las oportunidades, porque a mí me ha ido muy mal recolectando plata para mis películas. No lo iba a rechazar...".

Pablo Cerda: "La película se hizo en seis días de rodaje y dos meses de pre-producción. Para hacerla tomé mis tres días de vacaciones más los dos legales. Yo estaba haciendo la teleserie 'Martín Rivas' y tenía que mantener un look de continuidad, barbudo, como Wolverine. Y creo que funcionó mejor para la película. Mejor que en la teleserie".

Esta es la tercera película de Alberto Fuguet después de "Se arrienda" y "Velódromo". Esta última también con Pablo Cerda, y sobre un joven urbano que pedalea tratando de encontrar un centro y un lugar en el mundo. La metáfora sirve y se extiende para esta "Música campesina", que sorpresivamente ganó el Festival de cine de Valdivia.

-¿Cómo fue eso?

A.F.: "Fue como ganar el Oscar. El Oscar a la Mejor Película Extranjera".

-¿Realmente?

A.F.: "Sí. Pero en rigor Oscar a la Mejor Película porque no la considero extranjera: es una película súper chilena. Podríamos haberla hecho en Antofagasta y habría sido lo mismo: alguien que no conoce el lugar y se siente fuera".

P.C.: "No teníamos ninguna expectativa en relación al premio. Fue sorpresivo".

A.F.: "El único rumor fue de los chicos que cortaban los boletos del premio del público que nos decían que había buenos números, y si había algún premio iba a ser ése porque la gente lo pasaba muy bien, se reían mucho".

Estados Unidos siempre ha tenido algo que ver con el mundo pop que el Fuguet escritor, cronista, crítico de cine, periodista y cineasta ha construido. En su literatura, su novela "Mala onda" hace homenaje a Bret Easton Ellis, y hasta su elogiada y última novela "Missing" transcurre en Estados Unidos. La cultura gringa ha estado ahí, con Fuguet, desde siempre. Desde que estudiaba periodismo en los años 80 en la Universidad de Chile y su apodo era "el gringo", porque había vivido en Estados Unidos.

-Alberto, "Música campesina", ambientada en Estados Unidos, toca una zona gravitante en tu vida y en tus obras: ser de acá y de allá.

"Me siento más cómodo en Estados Unidos que en otros países como Brasil. Pero siento que soy de acá, de Chile, que todo lo que hago es de acá, todo lo que pienso es chileno, todo lo que creo es chileno, el único público que me interesa es el chileno. En ese sentido, cuando me ofrecieron hacer la película en Nashvill, dije que no porque no me sentía capacitado. ¿Qué hace un chileno filmando en algo tan americano? Por lo tanto, deduzco que en ese instante me di cuenta que no era tan americano como para poder hacer una película en Estados Unidos sin lazos. Claro, después me arrepentí porque me di cuenta que, como yo no me gano Fondart, no podía decirle que no a Nashville.

- ¿Y cómo fue tu llegada definitiva a Chile cuando eras chico? 

"Me vine prepúber. Llegué acá a los 11 en 1975. Mi mamá siempre nos pidió perdón porque, mientras todo el mundo estaba huyendo de Chile, ella decidió criarnos bajo la dictadura. Pero mi mamá quería que nosotros fuéramos chilenos. A ella le daba mucho miedo que fuéramos norteamericanos. Y lo logró".

Pablo Cerda se ha convertido en algo así como un actor fetiche para Fuguet. Si bien esta es la segunda película juntos, el cineasta-escritor ya se había fijado en él para los tiempos de "Se arrienda", pues quería incluirlo en el corto que va dentro de esa película, "Hormigas asesinas". No trabajaron juntos porque Pablo Cerda iba a participar en un campeonato de Hankido. 

P.C.: "A Alberto le pareció freak que un actor no pudiera hacer cine por ir a pegar patadas".

Fuguet: "Me pareció freak, sí, pero bien. En el proceso de casting quedé un poco asqueado del grado de ansiedad por fama y figuración de los actores. Con esto Pablo me conquistó para siempre. Él me dijo: 'Alberto, campeonatos hay sólo uno cada cuatro años, películas pueden haber muchas'. A mí me pareció increíble la frase". 

El costo de "Música campesina" fue de apenas 14 mil dólares, muy poco comparado con el casi millón de euros que cuesta una película chilena promedio. Y "Velódromo" costó 10 mil dólares. Y la nueva película de Fuguet ya tiene financiamiento: su cuarta cinta y la tercera con Pablo Cerda. "Me voy a dar un gusto y voy a hacer una película cara", dice Fuguet sobre la plata que ganó por uno de los premios en el marco del Festival de cine de Valdivia: 30 mil dólares.

- Alberto, ¿ya estás escribiendo esa cuarta película?

A.F.: "Sí, ya tengo un coguionista: Pablo Cerda. Nos están invitando a hacer la cinta fuera de Chile. Nos invitan cinéfilos de Iquitos, Perú, en el estado de Loreto, donde se hizo 'Fitzcarraldo'. Yo ya he estado dos veces en Iquitos y en eso apareció lo de Nashville. Entonces hicimos primero 'Música campesina' y ahora haremos 'Sudor"'.

-Estás como Woody Allen: filmando fuera de tu país...

A.F.: "Sí, a él también le ha ido mal en la vida. Hubo un momento en que Allen no conseguía la plata y descubrió eso de aceptar invitaciones. O sea, yo creo que Woody Allen se dio cuenta de que, si no le daban plata en Estados Unidos y alguien lo quería invitar desde afuera, por qué no aceptar (...) Yo creo que va a ser una película bien física... y vamos a filmar en medio del agua... pero no quiero adelantar. Es muy loco estar en Iquitos y que la calle principal se llama Fitzcarraldo, pero nadie ha visto la película, nunca se dio allá... o sea, se llama así porque Fitzcarraldo existió, no porque sea un homenaje siuticón a la película. Lo único que te puedo decir de 'Sudor' es que está Pablo de protagonista y coguionista, y un equipo muy buena onda de peruanos".

 

Por Ernesto Garratt Viñes.

   
Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio S.A.P.