Las tensas horas previas al rechazo de la censura al presidente del Senado:
El almuerzo que enfrentó a Jorge Pizarro y Guido Girardi

María José Ahumada 

"Hiciste un abuso comunicacional. Tus declaraciones iniciales en el momento en que ocurrieron los hechos fueron inaceptables", estas fueron algunas de las palabras que el DC Jorge Pizarro le habría dicho a Guido Girardi (PPD) durante el almuerzo que reunió el martes a los senadores de la oposición. Un encuentro que, según cuentan quienes estuvieron ahí, tuvo "un sabor tenso".

Y si bien Pizarro había sido uno de los que puso paños fríos a la polémica por la toma del ex Congreso en la reunión que la DC sostuvo en la casa del presidente del partido, Ignacio Walker, el pasado 22 de octubre, esta vez el senador democratacristiano y ex presidente del Senado fue el último en hablar y uno de los más duros con Girardi. Pizarro le recordó que le había advertido, al comienzo de su mandato, del riesgo de este tipo de situaciones y que debía respetar la investidura de su cargo.

Luego, el senador DC se mostró molesto cuando habló sobre la visita que el ex candidato presidencial, Marco Enríquez-Ominami, le hizo al senador PPD tras la toma del Senado. En este sentido, Pizarro le recriminó que no haya salido en defensa de la DC, la cual fue calificada como "el choapino de Pinochet" por Enríquez-Ominami. "No bastó con que llamaras a Andrés Zaldívar, sino que nos debiste haber defendido en público", habría dicho Pizarro según testigos.

Pero él no fue el único senador DC que habló. Antes que él tomó la palabra Patricio Walker, quien según cuentan en la oposición también habría sido muy duro con Girardi. Walker le habría reclamado al senador PPD el haber firmado un compromiso bajo presión y mediante "los chantajes de los manifestantes" para hacer una reforma a la Constitución, "una actitud que no le corresponde al presidente del Senado".

Agregan los comensales que Andrés Zaldívar -quien fue el primero de los DC en hablar- fue el de tono más moderado de los tres en sus recriminaciones.

Zaldívar le aseguró a Girardi que nunca había sido partidario de la censura, pero al mismo tiempo le hizo ver que con su actuar había causado un daño muy fuerte y que esperaba que cumpliera íntegramente con las cuatro exigencias que la DC había hecho para no apoyar la censura: investigación sumaria de los hechos; que se mejoraran las medidas de seguridad en el ex Congreso; que condenara la toma públicamente y que el Senado ponga un abogado para que se determine si hay delito o no en la toma.

Los testigos cuentan que Girardi escuchó atentamente a cada uno, sin dar señales de molestia ni expresar discrepancias.

Su única intervención apuntó a reafirmar que las condiciones que la DC había puesto ya estaban en curso.

También explicó que ante la toma del Congreso no tuvo muchas alternativas, ya que habría sido informado tarde de la situación. Además, desmintió su supuesta amistad con Mariano Rendón-el dirigente ecologista que lideró la toma- y con los otros manifestantes.

Tras el almuerzo, que duró una hora y quince minutos, el senador PPD pasó a la reunión de coordinación de la sesión, donde asisten los jefes y subjefes de bancada de cada partido.

El encuentro tampoco estuvo exento de polémicas.

Uno de los puntos que se discutió fue cómo sería la votación. Porque mientras algunos como Andrés Zaldívar estimaban que era conveniente que se votara sin entregar un argumento, otros senadores como el RN Francisco Chahuán opinaban que cada parlamentario debía explicar por qué rechazaba o apoyaba la censura. Finalmente se optó que hablara un senador por bancada.

Y pese a que Girardi afirmó que estaba tranquilo, se le vio caminando ansioso por los pasillos del Senado antes de que comenzase la sesión en que se analizaría su caso.

Una vez dentro del hemiciclo, Girardi debió bajar de la testera que suele ocupar como presidente del Senado y bajar a uno de los escaños, como corresponde cuando se presenta una petición de censura. Su lugar fue tomado por el vicepresidente del Senado, Juan Pablo Letelier (PS).

Una vez iniciada la votación, cada senador argumentó su respuesta, sin respetar el acuerdo de la reunión de coordinación y dilatando inesperadamente el debate.

Letelier comenzó a recibir llamados de algunos legisladores que deseaban apurar la votación debido a la gran cantidad de público en las tribunas, que expectantes, esperaban por la Ley Antidiscriminación. Tras 19 votos a favor, la censura fue rechazada, sin contar con los votos de la DC, como habían acordado.

Estos últimos, sin embargo, dieron una última señal de reparo y se quedaron en sus puestos una vez conocido el resultado, en un gesto que contrastó con el saludo de senadores como el PPD Eugenio Tuma o el PS Fulvio Rossi, que se acercaron al presidente del Senado para saludarlo efusivamente.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>Un almuerzo con sabor tenso.</b> Una hora y quince minutos duró la cita de los senadores de la oposición. Girardi, fue increpado por el senador DC Jorge Pizarro.</p>

Un almuerzo con "sabor tenso". Una hora y quince minutos duró la cita de los senadores de la oposición. Girardi, fue increpado por el senador DC Jorge Pizarro.


Foto:Cristián Bueno

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales