Paul Driessen, crítico de los movimientos ambientalistas:
"Tompkins tiene el objetivo de detener el desarrollo de Chile"

El experto, que estará en Chile esta semana, califica a las ONG ambientales como poco transparentes y dice que el empresario norteamericano no debiera tener "autoridad sobre un país". Asevera que Chile está encontrando el balance entre "la protección al medio ambiente y el desarrollo".  

Matías Bakit R 

Cuenta Paul Driessen (geólogo estadounidense, autor y experto en temas de medio ambiente y energía) que alguna vez fue parte de organizaciones medioambientales como el Sierra Club. Pero no duró mucho.

"De pronto se me despertó la curiosidad por estudiar la pobreza en el mundo. Viajé por muchos países, y vi las condiciones en que vive la gente, por ejemplo en África, donde noté la falta de tecnologías, de un estándar de vida moderno, la falta de... todo", cuenta a "El Mercurio".

Al ver esto, Driessen se convenció de que el desarrollo económico y el acceso a tecnologías modernas eran fundamentales para sacar a muchos pueblos de la pobreza: "Se los planteé a mis compañeros ambientalistas. Pero no escucharon. Estaban felices de ayudar, pero bajo ningún punto de vista querían que se instalaran plantas energéticas, centrales hidroeléctricas... no querían desarrollo. Lo consideré erróneo, sin ética, irresponsable. Por eso, cuando obtuve más información dejé el movimiento y comencé a desafiarlos", cuenta.

Y en eso ha estado desde fines de la década de 1970, siendo uno de los principales opositores a lo que él llama "eco-imperialismo", que califica como "la constante obstrucción al desarrollo de las ONGs ambientalistas, que impiden que muchos países salgan de la pobreza". Haciendo esto ha viajado por todo el mundo, y en 2010 escribió el libro "Eco-Imperialism. Green power-Black Death", que busca documentar el daño que las posturas medioambientales radicales harían en los países en desarrollo, especialmente en África. El texto ha sido traducido al español, alemán e italiano.

Son estas ideas las que presentará en su visita a Chile, que se inicia hoy. Durante ésta tendrá un debate, el martes en el Hotel Ritz, con la ambientalista Sara Larraín, en el que se hablará de transparencia medioambiental. Además, se encontrará con expertos en el centro de estudios Libertad y Desarrollo y con empresarios. "Tenía planeado viajar a ver el proyecto HidroAysén, pero al parecer no podré, por causa del volcán Hudson. Será para otra vez", cuenta el experto, que en Estados Unidos es investigador del Comité "For A Constructive Tomorrow" y de Atlas Foundation, institutos de políticas públicas que se centran en el desarrollo económico y los asuntos internacionales.

Conocedor del debate existente en Chile sobre la diversificación de las fuentes energéticas y la construcción de HidroAysén, Diesser es muy crítico con la posición ambientalista: "Ellos dicen que Chile no necesita a HidroAysén. Pero si no aceptan ese proyecto, ¿después aceptarán una central de energía nuclear? Sólo aceptan energía solar y eólica. Pero una granja eólica arrasa con más hectáreas de terreno que una represa, y sólo funcionan un 20 o 30% del tiempo. Si se construye algo así, tiempo después igualmente se va a necesitar echar mano a la energía hidroeléctrica".

El investigador centra su molestia principalmente en el dueño del parque Pumalín, el ecologista Douglas Tompkins, sobre quien ha escrito varias columnas.

"Él antes era un capitalista, un empresario, y cambió su forma de pensar. Es bueno que trate de preservar el sector de Pumalín, pero yo estoy convencido de que se posicionó en esa área a propósito, con el objetivo de detener el desarrollo eléctrico. El desarollo de Chile. Está en contra de eso y funda, financia y entrena grupos ambientalistas para que hagan lo mismo que él. No creo que deba tener autoridad alguna sobre un país", explica.

Para él, el principal problema es "la falta de transparencia de todas estas organizaciones", a las que acusa de "deshonestas". "Debieran tener responsabilidad corporativa, transparentar los orígenes de su financiamiento. Debieran tener el mismo estándar que todas las corporaciones o entidades del mundo", explica.

Sobre las mejores opciones para diversificar la energía, el experto opina que "son varias, pero deben ser discutidas honestamente y en base a hechos y situaciones verdaderas. Hay que evitar la falta de información. Los encargados de estos negocios deben ser agresivos, hablar en público con más voluntad. Deben ser mejores educadores sobre lo que Chile necesita. De todas maneras, considero que Chile está logrando encontrar el balance entre la protección al medio ambiente y el desarrollo. Están reemplazando las plantas viejas y las contaminantes, al igual que los países desarrollados".

"Antes cometimos errores, porque hubo muy poca preocupacion por los animales, la naturaleza y se descuidó el tema de la contaminación. Pero hay que encontrar un balance", concluye.

"Los ambientalistas dicen que Chile no necesita a HidroAysén. Pero si no aceptan ese proyecto, ¿después aceptarán una central de energía nuclear?". 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>Paul Driessen estará en Chile entre hoy y el viernes.</p>

Paul Driessen estará en Chile entre hoy y el viernes.


Foto:El Mercurio


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales