viernes 16 de diciembre de 2011  
 
El genial regreso de Los Muppets
 
Los muñecos reviven en el cine después de 12 años de ausencia de la mano del talentoso actor y guionista Jason Segel, quien habla sobre este alabado homenaje a estos títeres, hitos de la cultura pop. Y también da su versión la rana René. Sí. Esta es la historia de cómo un adulto nunca pudo olvidar a su amor de infancia y luchó para resucitar a sus adorados Muppets en gloria y majestad.  

Por Ernesto Garratt Viñes, enviado especial a México. 

-Debes mirar a la Rana a los ojos.

-¿Cómo?

-Por favor mira a la rana, o sea a Kermit, a los ojos y no a su titiritero durante la entrevista.

La petición es clara. La gentil publicista de Disney, quien me escolta por los pasillos del Hotel Four Seasons en Ciudad de México hasta el salón donde están la nueva estrella de la comedia americana, Jason Segel y la rana René, rebautizada ahora globalmente como Kermit, su nombre en inglés original, para el estreno de "Los Muppets", me insiste varias veces: debo mirar a la rana a los ojos, no a su titiritero. Si no es así, las entrevistas por el debut de esta cinta pueden cancelarse.

Nos sentamos.

Jason Segel está listo para comenzar a hablar de este oficio; a su lado está la rana René- Kermit o más bien Steve Whitmire, el hombre que tuvo la dura misión de reemplazar a Jim Henson, el Walt Disney de los títeres, en eso de darle vida a René-Kermit. 

La charla comienza.

-Ah, vienes de lejos, eh, perdona por no saber demasiado español- me dice René-Kermit, o más bien Steve Whitmire, a quien veo cómo manipula su muñeco. Y al cabo de un nervioso primer minuto repitiéndome eso de "Mirar a la rana a los ojos", pasa. La magia ocurre. De alguna manera Steve Whitmire, ahí presente, sin cortinas ni un suelo falso que lo tape, logra desaparecer.

Y el legado de Jim Henson comienza, una vez más, a revivir.

Jason Segel también mira a la rana a los ojos cuando dice: "Soy un fan de los Muppets desde que tengo uso de memoria". Pero no sólo eso. Jason Segel, la estrella de la buena sitcom "How I met your mother", de la reciente película con Cameron Diaz "Malas enseñanzas" y un frecuente en las cintas de Judd Apatow con papeles de coro en películas como "Ligeramente embarazada", no sólo es la estrella "humana" de este regreso en gloria y majestad de los Muppets. También es uno de los responsables de que este regreso se haya materializado.

"Escribí esta película desde la admiración", dice Segel risueño porque tuvo activa participación en los chistes, emoción y nostalgia que respira por cada poro este filme, realmente uno de los puntos altos de la temporada de estrenos. 

"Desde que era pequeño sentí una fascinación por estos títeres, eran increíbles. Jamás me imaginé que de adulto iba a estar involucrado en una película con ellos", dice realmente emocionado este tipo de 1.93 metros, que después de un rato se ve bastante amable y hasta infantil.

Segel habla con devoción sobre el trabajo al que tuvo que enfrentarse para revivir este tesoro de la cultura pop, una película incluso alabada por The New York Times ("Divertídisima, estos son los mismos y adorables Muppets de siempre, dulces e inocentes"), con un 97% de aprobación entre la exigente crítica norteamericana según la página Rottentomatoes.com y sin duda un mundo por descubrir para los nuevas generaciones. 

"Ha sido maravilloso volver a ver a toda la banda de nuevo, sabes", dice René- Kermit. "Han sido años bastante aburridos sin ver a Miss Piggy y a los demás chicos. Es grandioso tener esta nueva película para estar juntos otra vez".

LA PELÍCULA. Jason Segel en verdad es un fan duro de Los Muppets. Una persona marcada a fuego en su inconsciente por el humor inteligente, rápido y al borde de la genialidad del gurú Jim Henson. De hecho, si uno examina las películas en que ha estado y el tipo de comedia que practica este actor y guionista en ascenso, hay mucho del legado de los títeres en su trabajo. "Sí, sabes, no sé si recuerdas pero al final de mi película 'Cómo sobrevivir a mi novia' hicimos un musical con títeres, ¿lo recuerdas?", dice con entusiasmo sobre una secuencia hilarante y que es lo mejor de esa comedia, que también escribió, sobre un novio despechado tratando de matar los recuerdos de su ex novia.

En "Los Muppets", por el contrario, Segel trató de revivir todos los recuerdos de su fanatismo con los títeres. Aliado con el director británico James Bobin (una mente inquieta que ayudó a crear la divertida serie "Flight of the Conchords", sobre unos músicos de Nueva Zelandia tratando de tener éxito en Nueva York, y los personajes de Sacha Baron Cohen como Borat), Jason Segel levantó una historia desde ese fanatismo, con un humor que tuviera un sello pero, y al mismo tiempo, que fuera coherente con la moral de Los Muppets.

"Yo pasaba horas mirando 'El show de Los Muppets' en la TV así que creo que esa fue una buena manera de comenzar", comenta sobre un argumento que parte en el pueblo de Smalltown, donde Segel interpreta a Gary, un humano que vive con su hermano Walter, un títere, alguien que nunca crece, que siempre se queda pequeño y hecho de género, y cuya obsesión por René o Kermit lo lleva a desear lo imposible: conocer a sus admiradas estrellas de la televisión, aunque la mayoría esté retirada de la escena.

El personaje de Segel, Gary, en la película está de novio con Mary, a cargo de la dulce Amy Adams, la actriz de "Encantada" y quien da el tono perfecto entre ingenuidad y un barniz de humor adulto para moverse como pez en estas aguas de inteligente y también emotivo revival. Gary y Amy se van de vacaciones a Los Angeles, California, e invitan a Walter con ellos. El hermano-puppet se ilusiona y organizan así un tour por los viejos y abandonados estudios de Los Muppets. Y durante este recorrido, cuando admira el solitario y sucio despacho de René- Kermit, Walter escucha sin querer el siniestro plan del millonario petrolero Tex Richman (el gran Chris Cooper) para apoderarse del teatro de los Muppets y extraer de sus terrenos una secreta fuente de oro negro. La película, de hecho, ha causado una inexplicable y pequeña polémica colateral porque el periodista conservador Eric Bolling, del programa "Follow the Money" del Canal Fox Business, criticó esta supuesta visión izquierdista por atacar a un villano adinerado.

"Imaginamos que sería grandioso tener una historia donde se pueda ver cómo se reúne la banda de nuevo", dice Segel acerca de lo que pasa en la película. Gary, Mary y Walter ayudan a René a reunir a los dispersos títeres para hacer un último show con tal de salvar su teatro. Se trata de una graciosa road movie donde van sumando a los ex miembros y, tal vez, el momento más gracioso y emotivo sea cuando dan con el paradero del oso Figaredo, un humorista sin gracia pero de gran corazón. Rebautizado como Fozzie (su original en inglés), este oso fome sobrevive con sus aburridas rutinas en bares de mala muerte como parte de una banda tributo de Los Muppets y en donde hace un cameo el líder de la banda Foo Fighters, Dave Grohl: el ex baterista de Nirvana y quien justamente toca ese instrumento durante las presentaciones, imitando al títere Animal en esta decadente agrupación de imitadores.

"Tuvimos muchos cameos en el filme", recuerda Segel. "Mucha gente quiso ser parte de la película, desde el magnífico actor Alan Arkin, pasando por Whoopi Goldberg, Selena Gomez y Jack Black, que hace de sí mismo", dice y la lista se engrosa con otros grandes nombres como Emily Blunt, quien repite su rol de recepcionista de "El diablo se viste a la moda". Pero en vez de ser la asistente de una editora de una revista de moda, ahora trabaja como la esclava de Miss Piggy, en París.

Autoconsciente de lo que es y del tributo que representa, "Los Muppets" es un filme que no se queda sólo en la nostalgia. La película usa personajes conocidos para darle vueltas de tuercas a lo que ya conocemos y de este modo avanzar hacia nuevas zonas. Y de hecho, uno de los puntos altos es el set de musicales que le dan aún más corazón a esta apuesta. Especialmente con la canción "Man o Muppett". Escrita por el propio Segel, su puesta en escena es notable porque muestra a Gary, el humano, y Walter, el muñeco, con crisis existenciales con originalidad y sorpresas.

"Tratamos de estar a la altura del legado de los Muppets", dice Segel. "Hicimos un trabajo enorme para que las canciones y el humor y la historia les hiciera justicia al legado de Jim Henson, mi héroe".

EL SHOW. La Rana René hace un puchero. Claro, es la mano del titiritero Steve Whitmire apretándose y moviéndose al interior de un género verde. Pero en verdad es René haciendo un puchero porque le acabo de preguntar si extraña

al fallecido Jim Henson, el arquitecto de toda esta maravilla que, a pesar del tiempo, parece tan fresca y original como en sus inicios. Miro los ojos de la rana (esos dos globos blancos cada uno con una cruz pintadas a modo de pupilas) y veo pena. Levanto la mirada y noto que Steve Whitmire se emociona.

"Claro que extraño a Jim. Fue como un padre para mí", dice la Rana. O tal vez lo dice Steve Whitmire, desde el fondo de su verdadera identidad.

Este artista de 53 años fue testigo cercano del trabajo, esfuerzo y pasión que le imprimió Henson al levantamiento de un sueño y que lo llevó a crear en 1964 el coro de muñecos de Los Muppets, de Plaza Sésamo, entre otros. Fuente de inspiración directa para los creativos chilenos de "31 minutos", por ejemplo, su legado fue un constante brainstorming, una permanente lluvia de ideas que lo tenía en la vanguardia de la gente pensante en el Hollywood de los años 70.

En esa década concibió Henson "El show de Los Muppets", un espectáculo de variedades presentado en un teatro estilo Broadway donde lo que importaba no eran tanto los musicales en escena (realmente delirantes) como las bambalinas.

Henson hacía la voz y los movimientos de René Kermit. El éxito del show fue un golazo durante años, se emitió a más de cien países y su galería de personajes, desde los viejos gruñones Statler & Waldorf pasando por el ave perdedora Gonzo, segmentos como Cerditos en el espacio hasta Sam, el águila o el cocinero sueco se convirtieron en verdaderas estrellas de rock de la programación infantil.

Pero al igual que "Los Simpson" hoy en día, su influencia traspasó las fronteras infantiles. A cada emisión asistían invitados de peso.

Humoristas y estrellas de peso se juntaban. Dice René o sea Kermit, es decir Steve Whitmire: "Recuerdo a grandes nombres en el show, Bob Hope, Vincent Price o Mark Hamill, el héroe de 'La guerra de las galaxias'". De hecho, el arte de la factoría Henson rebalsó a la saga de George Lucas. La mano derecha de Henson, el titiritero Frank Oz fue el encargado de dar vida y voz al jedi Yoda en "El imperio contraataca". De hecho, Lucas trató de que Oz lograra alguna nominación al Oscar por su increíble trabajo, muy superior al de su discípulo jedi Mark Hamill.

Pero Henson no se quedó ahí en la expansión de su universo creativo. Fue el hombre clave detrás de dos filmes visionarios y con muñecos: "El cristal encantado" y "Laberinto", con David Bowie y una niña Jennifer Connelly.

Recordar a Henson conmueve un poco a René, Kermit, Whitmire: "Era un buen tipo", dice. La entrevista termina, Steve Whitmire se sale del personaje anfibio verde y recupera su buen humor.

-¿Volverá a hacer a la rata Ratzo, que era su personaje hasta que tuvo que reemplazar a Henson?

-Sí, seguro, lo tenemos pensado, quizás para la siguiente película aparezca- dice sin nunca, nunca soltar ese muñeco de su mano.

"Escribí el guión de esta película desde la admiración...Desde pequeño sentí una fascinación por estos títeres, eran increíbles. Jamás imaginé que de adulto estaría involucrado en una película con ellos".
Jason Segel.

"Hicimos un trabajo enorme para que las canciones, el humor y la historia le hicieran justicia al legado de Jim Henson, mi héroe".
Jason Segel

 Al estilo Simpson

Los trailers y afiches de la nueva película de los Muppets han mostrado a las nuevas generaciones su particular estilo de humor gracias a sus notables parodias a otras películas al más puro estilo "Los Simpsons". "La chica del dragón tatuado", "Actividad paranormal", "Gato con botas", "Happy feet", "Amor a distancia" y la saga "Crepúsculo" , son algunas que han sido imitadas por este grupo de muñecos en los trailers. Para disfrutarlos sólo basta con buscarlos en YouTube.

Los hermanos Gary (Jason Segel) y Walter en "Los Muppets".

Los reyes de la comedia

Jim Carrey (49) tuvo el trono en los 90 por su estilo hiperkinético y descerebrado, pero efectivo. Luego hizo una carrera más seria y perdió su trono de único.

Will Ferrell (44) logró destacarse gracias a sus imitaciones en "Saturday Night Live" y a locos personajes como Mugatu, el diseñador de "Zoolander".

Steve Carell (49) logró ser "el" rey de la comedia con personajes contenidos pero que sacaban carcajadas por sus extrañas situaciones ("Virgen a los 40"). Aún reina un poco.

Jason Segel (31) es el nuevo humorista de moda gracias a "Los Muppets", "Cómo sobrevivir a mi novia" y la serie de TV "How I met your mother".

El hombre de los muppets

El sueño de Jim Maury Henson (1936-1990) era trabajar en TV. Ser titiritero era sólo un medio para ese fin. Su primer éxito fue en un show nocturno llamado "Sam and friends", donde se destacó por el humor que luego desarrollaría en "Los Muppets" y su vanguardista estilo: centrar la cámara en los títeres y mantener al títiritero fuera de ella.

En 1969 Henson fue invitado a participar en un naciente programa infantil de la TV pública llamado "Plaza Sésamo". El show resultó y parte importante se lo debían a las creaciones de Henson: los Muppets.

Entre 1976 y 1981 los famosos títeres tuvieron su propio programa, con tan buenos resultados que Henson tomó la arriesgada decisión de llevarlos a la pantalla grande.

"The muppet movie" se estrenó en 1979 y fue otro éxito de crítica y taquilla: recaudó US$ 65 millones sólo en EE.UU. y fue nominada a dos premios Oscar, además de contar con estrellas como Mel Brooks, Orson Welles y Steve Martin.

En los años 80 dirigió y escribió la miniserie "El cuentacuentos", creó el programa "Fraggle rock", y dirigió las películas "El cristal encantado" y "Laberinto".

En mayo de 1990, Henson murió de una neumonía. Tenía 53 años. Tanto él como su principal creación, la rana Kermit, tienen su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Por Ernesto Garratt Viñes, enviado especial a México..

   
Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio S.A.P.