Horizonte educacional 2012

El horizonte educacional 2012 se presenta incierto. No es claro si el conflicto de los últimos meses acabó o sólo se halla suspendido por vacaciones.  

José Joaquín Brunner 

¿Volverá la educación a ocupar un lugar central en la agenda política del próximo año? ¿Qué iniciativas impulsará el Gobierno prioritariamente en este sector? ¿Renacerá el conflicto con su secuela de establecimientos tomados y protestas en las calles? ¿Podrá el Parlamento aprobar una ley que mejore la gestión pública de los colegios en manos de los municipios? El aumento de recursos en becas y el rediseño del crédito con aval del Estado, ¿significará un alivio para los estudiantes?

En general, ¿imperará en la educación un clima de confrontación o uno de colaboración?

El horizonte educacional 2012 se presenta incierto. No es claro si el conflicto de los últimos meses acabó o sólo se halla suspendido por vacaciones. Ni se sabe tampoco si acaso los principales actores anhelan la paz o buscarán de nuevo medir fuerzas tan pronto se reinicie el año escolar y académico.

Lo que sí resulta evidente es que las condiciones de base de funcionamiento del sistema no han cambiado. Por el contrario, han salido reforzadas tras la intensa querella del 2011. La provisión mixta se va fortaleciendo en la misma medida que aumentan los recursos para respaldar la demanda estudiantil (subvenciones, becas y créditos) y que mejoran las regulaciones públicas para los actores institucionales (transparencia, información, inspección y aseguramiento de la calidad).

También la institucionalidad evoluciona positivamente. A nivel escolar, el próximo año estarán en funciones la Agencia de Calidad y la Superintendencia para los colegios, lo cual creará nuevas dinámicas de control y apoyo dentro del sistema K-12. En el nivel superior se discutirá la creación de una segunda superintendencia y de una agencia que administre los créditos estudiantiles, al mismo tiempo que habrá mayores exigencias de rendición de cuentas y desde ya comienza a notarse mayor rigor en las actuaciones de la Comisión Nacional de Acreditación. Todo esto favorece la autorregulación interna y el reconocimiento externo.

Por su lado, el presupuesto aprobado recientemente significará un nuevo incremento de recursos en todos los niveles del sistema educacional, desde la educación inicial hasta la terciaria, tal como venía ocurriendo también durante las últimas administraciones gubernamentales. Este es un eje central de las políticas educacionales en torno al cual, por fin, se ha establecido un amplio consenso. En suma, en medio de las incertidumbres de la coyuntura hay -con todo- una sólida continuidad, a veces invisible, en lo estructural, lo institucional y lo presupuestario. Son estas inercias, donde la trayectoria previa de las políticas condiciona su futura evolución, las que otorgan estabilidad al sistema y le permiten ir generando mayor robustez institucional, cobertura, inclusión, rendimiento y calidad.

Por cierto, no todo es igualmente positivo en esa trayectoria evolutiva. Dos ejemplos. Uno, se mantiene aún en vilo -suspendida en una red de confusiones- la solución para el problema de la gestión municipal de colegios. El proyecto enviado por el Ejecutivo al Congreso Nacional en vez de reducir dicha confusión, la alimenta. Los principales actores manifiestan preferir una solución descentralizada a nivel local.

Mas nadie extrae la conclusión lógica de esta preferencia, cual es el imperativo de mejorar, fortalecer y renovar la administración municipal. Segundo ejemplo: se mantiene la discriminación arbitraria entre jóvenes chilenos con las mismas necesidades socioeconómicas y similares méritos académicos a la hora de distribuir los recursos para becas y créditos estudiantiles. El presupuesto de 2012 apenas innova en este ámbito.

Aún prevalece la errada política de favorecer a unos alumnos respecto de los demás según la naturaleza jurídica de las instituciones en las cuales se matriculan. Esto es contrario a la equidad y debería revisarse a la brevedad. 2012 será entonces un año educacional de continuidad en lo profundo y de incertidumbres en cuanto al comportamiento de los actores. De ellos -Gobierno, oposición, partidos, parlamentarios, gremios del sector, sostenedores, directivos institucionales, movimientos y grupos estudiantiles- depende si el sistema educacional seguirá consolidándose o entrará en una renovada fase de contradicciones y pugnas.

_______

"El presupuesto aprobado recientemente significará un nuevo incremento de recursos en todos los niveles del sistema educacional, desde la educación inicial hasta la terciaria, tal como venía ocurriendo también durante las últimas administraciones".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales