Correo electrónico, redes sociales y páginas de video:
Compartir contraseñas es el nuevo manifiesto de amor adolescente

El gesto es visto como una prueba de amor del siglo XXI. Y si bien los jóvenes sienten que es una forma de generar confianza al interior de la pareja, lo cierto es que la entrega de archivos y datos personales puede generar más riesgos que beneficios.  

Margherita Cordano 

Después de un año y tres meses de pololeo, Francisco Aguirre (20) dice haberle regalado de todo a su polola Colomba. Peluches, ropa, libros y un masaje tailandés son parte de su larga lista, la que desde hace seis meses incluye una de las posesiones más preciadas de Francisco: la contraseña para acceder a su correo electrónico.

"Fue algo que se dio naturalmente. Nunca hicimos una ceremonia donde dijéramos 'te entrego mi clave y tú me entregas la tuya', sino que fue una forma de mostrar que la relación avanzaba y que nos teníamos la confianza suficiente para entrar y revisar sin miedo las cosas del otro", explica.

Según un estudio realizado por Pew Internet Research en Estados Unidos, Francisco y Colomba no son los únicos que han seguido este camino. Un 30% de los jóvenes entre 12 y 17 años manifestó haber compartido sus claves de internet durante 2011, sobre todo las del e-mails, Facebook y Twitter, además de la página de videos YouTube.

"Se trata de algo íntimo, por lo que los jóvenes lo ven como una prueba de amor basada en la confianza. Implica transparentarse frente al otro, hacerse visible y cambiar el estatus de la relación abriendo una parte importante de su mundo. En la actualidad, la cuenta de correo es gran parte del alma y la memoria de los sujetos", indica Alejandro Reinoso, psicólogo y académico de la Facultad de Psicología de la Universidad Católica.

Jóvenes expuestos

Entre las razones que más se repiten al momento de compartir una clave está la de mostrar que no hay nada que ocultar frente a la pareja. Otra explicación común es la de entregar la contraseña para que alguien acceda a cierta página y la cambie por un período (en época de exámenes por ejemplo, para no tentarse y conectarse a internet) y una más práctica, que busca tener el respaldo de alguien de confianza en caso de existir alguna falla y no poder acceder uno mismo a los propios archivos.

Y si bien las tres opciones pueden ser vistas como parte de una relación que crece en confianza, lo cierto es que lo que finalmente aumenta es el riesgo en la seguridad informática de las personas. Al revelar una clave, lo que se expone no sólo es "amor", sino que una enorme base de datos que podría jugar en contra en caso de peleas o el término de la relación.

Bajo esta idea, el blog de tecnología Gizmodo creó una lista indicando qué claves serían las correctas de entregar. Entre ellas se nombra la de Netflix y Youtube, la contraseña para acceder a un celular y la que se pide al prender un computador. Las que jamás debieran darse -por su enorme vulnerabilidad- son las de las redes sociales y cuentas de correo.

En este último caso, los expertos advierten que muchas veces se juega con un arma de doble filo, ya que entregar contraseñas puede generar celos y dañar la relación más que beneficiarla.

"Los integrantes de una pareja deben tener su intimidad, con espacios individuales y señales claras de lo que es tuyo y mío. Andar pidiendo las contraseñas es transformarse en un enemigo que invade el territorio de otro. Eso se trata de un acto poco maduro, que demuestra que entre la pareja se necesita estar investigando", explica Juan Yáñez, doctor en psicología y profesor de la U. de Chile.

El consejo es que al momento de entregar claves, cada persona evalúe por qué lo está haciendo, a qué riesgos se expone y qué es lo que finalmente se gana al hacerlo.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ALFREDO CÁCERES


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales