Encuesta de expectativas del Banco Central confirmó ayer un alza en éstas y prevé una expansión anual de 4,1%:
Últimas señales inyectan mayor optimismo al desarrollo de la economía chilena en 2012

El fuerte pesimismo que marcó los últimos tres meses del año pasado -que hacía prever negativos pronósticos sobre el impacto de la crisis externa a nivel local- ha comenzado a disiparse. En el mercado ven hoy con mejores ojos la evolución de este año y de sus principales indicadores macro. El alza de la demanda eléctrica -que refleja el dinamismo de la industria-, las cifras del mercado laboral y la alta cotización del cobre son algunas de las razones que inclinan las estimaciones hacia un terreno mucho más positivo que el anticipado a fines de 2011.  

Silvana Celedón y Constanza Morales 

Primero fue la alta variación exhibida por la actividad económica en diciembre pasado, que se ubicó en 5,3% y superó incluso las expectativas más optimistas. Después el alza de 7% que registró la demanda eléctrica en el Sistema Interconectado Central (SIC). Y entre medio los buenos resultados del S&P y la bolsa local, el dinamismo mostrado por el mercado laboral, la mejoría experimentada por el escenario externo y los niveles alcanzados por cobre.

Todos estos son datos que han marcado la agenda económica durante las primeras seis semanas del año y que han ido configurando un escenario mucho más positivo que el augurado a fines de 2011, lo que fue reafirmado por el último Informe de Política Monetaria donde el Banco Central ajustó a la baja el grueso de sus proyecciones.

Hoy los economistas prevén un escenario levemente más optimista, e incluso muchos coinciden en que la crisis externa todavía no golpea de manera fuerte la actividad.

De hecho, los envíos siguen creciendo y así lo mostraron los datos del Banco Central sobre la balanza comercial. En enero, las exportaciones alcanzaron los US$ 7.636 millones, lo que representa un aumento anual de 10,8%, recuperándose así del bajo desempeño observado en los dos últimos meses de 2011.

Pese a esto no todo es dulce y algo de agraz tiene esta historia, ya que han surgido nuevos temores, que vienen principalmente por el lado de las presiones inflacionarias, variable que podría superar la estimación promedio de 3,2% para este año de empeorar la situación de sequía y el alza de los costos laborales. A esto hay que sumar la preocupación que existe en el Gobierno y los privados ante el riesgo de que la oferta eléctrica no logre ser suficiente ante una demanda creciente en una serie de sectores productivos y que reflejan el dinamismo de la economía local.

Expertos y analistas revisan las últimas cifras y toman el pulso a la evolución de los principales indicadores durante los próximos meses.

 Último Imacec genera confianza

El crecimiento de 5,3% exhibido por el Índice de Actividad Económica (Imacec) de diciembre pasado elevó las expectativas de expansión para este año.

De hecho, el mismo lunes 6 de febrero -día que el Banco Central entregó sus datos de expansión a nivel local-, algunos analistas mejoraron sus estimaciones para este año en cerca de una décima porcentual, mientras otros modificaron la tendencia -desde un sesgo a la baja a otro al alza- y no descartaron modificar sus cálculos, a la espera de mayor información.

La Encuesta de Expectativas del Banco Central, publicada ayer, ratificó este optimismo sobre la actividad local en 2012: la proyección del Producto Interno Bruto (PIB) subió a 4,1% desde el cálculo de 4%, estimado en el sondeo del mes pasado.

Desde junio de 2011 -mes cuando la encuesta bajó de 5,5% a 5,3% su estimación de PIB para el actual ejercicio- que los analistas consultados por la autoridad monetaria no elevaban sus cálculos, por lo que el dato entregado ayer representó un quiebre en la tendencia a la baja de las proyecciones.

El diagnóstico del mercado es que la crisis externa aún no le pega a Chile e incluso, en el Ministerio de Hacienda no descartaron a inicios de esta semana que el PIB de este año sólo se ubique levemente por debajo del 5%, pero rechazaron el 4% (cifra que fue entregada el mes pasado por la misma cartera y el Presidente Sebastián Piñera) por considerar dicha proyección como "pesimista".

En el mercado la estimación de PIB oscila entre 3,8% y 4,7%.

Los economistas jefe de Grupo BBVA, Alejandro Puente, BanChile, Rodrigo Aravena, y BICE Inversiones, Cristobal Doberti, coinciden en que el escenario externo ha mejorado respecto de fines de 2011, a lo que se suma el dinamismo del mercado laboral y el hecho de que aún no se ve un traspaso de la situación internacional en las cifras del país.

Esto ha llevado a los analistas a apostar por una mantención de la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 5%, en su la reunión de la próxima semana. Antes bien, el grueso de los economistas anticipa un nuevo recorte, dado el complejo escenario externo.

El sector comercio sería uno de los rubros productivos que liderarán el carro este año, al igual como ya lo hizo en 2011. El Banco Central prevé que el consumo crezca 4,5% en 2012, respecto de la variación de 8,1% del ejercicio anterior.

Crecimiento industrial impulsa la demanda eléctrica

Un alza de 7% registró la demanda eléctrica en el Sistema Interconectado Central (SIC) en enero de 2012, al comparar con igual mes del año anterior, alcanzando 4.188,4 GWh.

Estas cifras obedecen al fuerte crecimiento que ha experimentando el sector industrial y el mayor consumo residencial en los últimos meses.

Los rubros minería e industria fabril son los más intensivos en el uso de insumos y ambas actividades prevén crecimientos para este año, lo que implica una mayor demanda de energía.

Minería proyecta una expansión en torno al 7%, con una producción del mineral del cobre cercana a las 5,7 millones de toneladas y exportaciones mineras por US$ 53 mil millones.

El presidente de la Sofofa, Andrés Concha, prevé que el rubro fabril registre un crecimiento en torno a 2% este año en comparación al 6,3% de 2011.

Puntualmente, respecto de la demanda eléctrica, Andrew McCarthy, de Banchile, prevé que este mercado siga dinámico y que muestre un crecimiento cercano a 5% en 2012, impulsado principalmente por una mayor demanda de clientes industriales, en particular del sector minería.

Dinamismo en el mercado laboral

Enero cerró con auspiciosas noticias en materia de empleo. Esto, porque la tasa de desocupación en el Gran Santiago se ubicó en 6,2% en diciembre de 2011, según la encuesta trimestral que realiza el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, resultados que incluso llevaron al Gobierno a realizar actividades en terreno para destacar las cifras.

Cinco días después, los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) ratificaron la tendencia a la baja en los niveles de desempleo, ya que la tasa que lo mide llegó a su menor nivel de los últimos dos años en el trimestre móvil octubre-diciembre de 2011, ubicándose en 6,6%, cifra que representa una baja respecto del 7,1% alcanzado en el mismo período del año anterior, así como también en el informe del período septiembre-noviembre de 2011.

El aumento de la ocupación (2,9%) en mayor proporción al incremento de la fuerza de trabajo (2,3%) fue una de las razones que mejoraron los resultados, lo que implica que la menor tasa no refleja una salida neta de personas del mercado laboral.

De hecho, entre el trimestre enero-marzo de 2010 y octubre-diciembre de 2011, el nivel de ocupados subió en 638 mil, al pasar de 6,9 millones a 7,5 millones de personas, según el INE.

De acuerdo con el análisis de mercado, los indicadores dan cuenta del elevado dinamismo que mantiene el mercado laboral y estiman que la desocupación habría alcanzado un promedio anual de 7,1% en 2011.

Tal cifra se encuentra en la media del rango que existe -de acuerdo con las estimaciones de los expertos- para determinar en qué punto la economía alcanza el pleno empleo y que oscila entre 8% y 6%.

Para Cristóbal Doberti de BICE Inversiones, el mercado laboral se encuentra actualmente en "vecindad" del pleno empleo.

Cobre en torno a los US$ 4 la libra

Muchos consideraron optimista la proyección realizada por el Gobierno para el cobre a fines del año pasado.

Hacienda consideró un precio de US$ 3,7 la libra para elaborar el Presupuesto 2012, cálculo que para una serie de economistas sería muy difícil de alcanzar. Sin embargo, la cotización del metal rojo durante las últimas semanas incluso ha superado el cuestionado nivel.

En diciembre, el Banco Central estimó que el cobre promediará US$ 3,5 la libra este año, pero los expertos creen que ese valor podría ser mayor.

De hecho, la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) estima que el valor promedio anual fluctuaría entre los US$ 3,6 y los US$ 4. Álvaro Merino, gerente de Estudios de la Sonami, afirma que es posible que el segundo semestre supere el techo del rango señalado, producto del relajamiento monetario de China. Juan Carlos Guajardo del Centro de Estudios del Cobre y la Minería (Cesco) prevé un precio en torno a los US$ 3,99 la libra.

Mejoría en el escenario externo

Mejorías en el escenario externo ha ido pesquisando el mercado, y los principales dardos apuntan a EE.UU.

Es que la tasa de desempleo en el país del norte se redujo en enero al 8,3% de la población activa, con la creación de 243 mil nuevos puestos de trabajo, superando las expectativas de los analistas.

De acuerdo al economista jefe de Banchile, Rodrigo Aravena, los señalados resultados representan una potente señal de recuperación en EE.UU., lo que implica que esta economía depende menos del apoyo fiscal y que dicho estímulo -por ende- puede comenzar a retirarse. Este aspecto, agrega, resulta clave para poder comenzar a discutir temas como alzas tributarias y disminuir la deuda pública que registra el país.

A esto hay que sumar que los analistas ven menores tensiones financieras en Europa, lo que reflejaría que los principales riesgos en dicha región podrían comenzar a concentrarse en el terreno de la actividad.

Este mejor panorama respecto del Viejo Continente comenzó a tomar fuerza luego que el Banco Central Europeo diera financiamiento ilimitado a la banca y lanzara un fondo de apoyo para dar mayor estabilidad.

Esto ha permitido que las tensiones bajen, situación que se ve reflejada en las tasas largas de Italia y España. En este último caso, las tasas largas disminuyeron de 6,7% a 5,2%. Y en Italia, de 7,2% a 5, 5%. Esto reduce los riesgos de default en el corto plazo, puntualiza Aravena.

Fuertes alzas en las bolsas de Estados Unidos y Chile

Wall Street ha mantenido la tendencia de 2011, año en que fue una de las pocas plazas bursátiles que cerraron con números azules. En lo que va de 2012, el S&P 500 registra un alza de 6,7%, avance que radicaría en tres factores: las cifras positivas mostradas por EE.UU., principalmente en materia de empleo; el interés de los inversionistas por participar en activos de mayor riesgo, y los buenos resultados de las compañías que cotizan en este índice, señala Álvaro Pereyra, presidente de Aqoras Trading en Estados Unidos.

Si se excluye al sector financiero, las utilidades de las firmas del S&P 500 están creciendo en torno al 8%, y de las 326 empresas que habían reportado hasta el 3 de febrero, el 61% informó cifras mejores de lo esperado.

Pereira señala que el segundo semestre de 2011 muchos de los inversionistas pequeños salieron del índice por el excesivo riesgo que había en ese momento. Sin embargo, como ya se redujo la incertidumbre, ha crecido nuevamente el interés por los instrumentos más riesgosos.

Ayer el S&P 500 se ubicó en 1.342 puntos y la proyección de Sinopsis Bursátil es que llegue a 1.450 unidades este año.

Estos resultados han repercutido en la bolsa local, que el año pasado registró una caída de 15,22%. En lo que va de 2012, el IPSA ha rentado un 5,58% en pesos y un 14,49% en dólares.

"Nuestra proyección es que el IPSA rente un 12%. Esto sería de no mediar cambios estructurales en Europa. Si hay un principio de acuerdo (en Grecia), la rentabilidad se potencia de manera importante", prevé Ximena García, gerenta de estudios de EuroAmerica. Los sectores que más han rentado, en pesos, son los commodities , luego vienen el retail , seguido por construcción, inmobiliaria y consumo. Todos estos sectores se vieron muy castigados en 2011.

5,58% es el rendimiento de la bolsa chilena entre el cierre del año pasado y las primeras semanas de 2012.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>AL ALZA.-</b> Banchile Inversiones proyecta que la demanda por electricidad seguirá creciendo en 2012, con tasas similares a las observadas el año anterior, impulsada por el consumo de clientes industriales.
AL ALZA.- Banchile Inversiones proyecta que la demanda por electricidad seguirá creciendo en 2012, con tasas similares a las observadas el año anterior, impulsada por el consumo de clientes industriales.
Foto:EL MERCURIO

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales