Maremoto de 2010 dañó casco de la nave científica cuando estaba lista para ser botada al mar:
"Cabo de Hornos", el buque que se hizo dos veces, tiene avance del 65%

Intensas son las faenas en Asmar Talcahuano para terminar de reparar la estructura externa. Mientras se avanza en habilitar su interior, también se instalan los equipos de última tecnología que tendrá la nave, una de las más modernas de su tipo.  

FABIÁN ÁLVAREZ 

Un año surcando el mar debería llevar a la fecha uno de los mayores desafíos que ha enfrentado la construcción naval en el país, pero el terremoto y maremoto de 2010 quiso otra cosa. El buque científico "Cabo de Hornos", inversión de US$ 62 millones, estaba listo para ser lanzado al mar justo el 27-F, cuando llevaba el 25% de avance, para así entregarlo en febrero de 2011, pero el 8,8° Richter lo mandó al agua sin ceremonia y quedó varado en una playa de los Astilleros y Maestranza de la Armada (Asmar) de Talcahuano.

Tras 11 meses montado en tierra, en enero del año pasado se realizó su salvataje, maniobra que costó US$ 5,6 millones, y hoy unos 130 hombres trabajan en terminar de reparar los daños por US$ 15 millones que dejaron los golpes del casco contra los muelles de cemento y el agua que inundó el equipamiento que ya tenía instalado: el motor de propulsión principal, tres generadores eléctricos, y bombas y equipos auxiliares. El mar, que cubrió el astillero hasta los 3,2 m, también causó estragos en los talleres y almacenes en tierra, donde se guardaban otros sistemas.

Hoy, la nave -de 74,1 metros de eslora y 15,6 metros de manga- tiene 65% de avance y su inauguración será dentro del primer trimestre de 2013. "Son dos años de retraso, pero acortar ese tiempo es imposible si se toma en cuenta que el astillero también resultó dañado", dice el jefe del proyecto, Sergio Díaz.

Trabajos

Ya se cambiaron 30 toneladas de acero en la tarea de desabollar la embarcación, que producto de los tumbos, incluso, quedó con su nariz o proa torcida, la que a la fecha está reparada. También se instalaron cañerías, cables eléctricos y ductos de ventilación, y se avanza en los trabajos internos, como la habitabilidad para las 68 personas que transportará, 25 de ellas científicos y las demás, la dotación de la Armada.

El 10 de marzo la nave entró a dique seco y allí permanecerá hasta el 20 de este mes, con el fin de instalar la góndola, el elemento estrella, que se adosa bajo el buque y donde van 150 equipos para la investigación científica.

El "Cabo de Hornos", diseñado por la empresa noruega Skipsteknisk, será una de las cuatro naves más modernas de su tipo en el mundo y con éste por primera vez se podrán realizar en forma paralela estudios oceanográficos y pesqueros en el país, tras eliminar los problemas de ruido y vibraciones que complican esta tarea.

Gracias a sus equipos, sensores, ecosondas y laboratorios de última tecnología, que ya se están instalando, se podrá estudiar la presencia de hidratos de gas o el movimiento de las placas tectónicas, y también realizar un mapeo submarino hasta los 11 mil metros, y capturar pesca para muestreo y estudios.

Su puesta en operaciones es un anhelo para la comunidad científica que contaba con el AGOR (Auxiliary General Oceanographic Research) "Vidal Gormaz", un viejo buque construido en 1965, que llegó a Chile en 1992 desde Estados Unidos y que fue dado de baja en agosto de 2010, sin lograr hacer la posta con su sucesor.

Madrina
La ex Presidenta Bachelet es la madrina del buque, cuyo bautizo y lanzamiento al mar iba a ser el 27-F.

62 millones de dólares invierte el Ministerio de Defensa en este buque que será operado y mantenido por la Armada.

15 millones de dólares es el avalúo de los daños, cifra cubierta por seguros, al igual que los US$ 5,6 millones gastados en el salvataje.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Trabajos. A la fecha se han cambiado 30 toneladas de acero en la tarea de desabollar el casco del buque, el que incluso quedó con su proa torcida, tras los golpes que sufrió el 27-F.<br/>
Trabajos. A la fecha se han cambiado 30 toneladas de acero en la tarea de desabollar el casco del buque, el que incluso quedó con su proa torcida, tras los golpes que sufrió el 27-F.

Foto:FELIPE IGNACIO GONZÁLEZ


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales