Andrés Allamand, ministro de Defensa y posible carta a La Moneda de RN:
"Sería fuera de los tiempos designar un candidato presidencial entre cuatro paredes o por encuestas"

Allamand no elude ningún tema. Dice que una primaria entre él, Longueira y Golborne le daría un gran empuje a la Coalición por el Cambio. Destaca la figura de Carlos Larraín, presidente de RN. Afirma que José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, es la mejor carta presidencial de la Concertación. Y cree que la ciudadanía en 2013 favorecerá el "carácter por sobre el carisma" y "la experiencia política".  

Boris Pinto y Gabriel Pardo 

Han sido días agitados y de definiciones para el ministro de Defensa, Andrés Allamand. Sin embargo, se le ve con la naturalidad de quien pareciera acostumbrado a enfrentar etapas duras.

En la semana en que el comandante en jefe de la FACh, Jorge Rojas, debió comparecer ante el Parlamento por el caso del accidente en Juan Fernández, afirma que, una vez finalizada la investigación, "se aplicarán las sanciones correspondientes".

Claro que también partió su semana con el "rayado de cancha" que hizo el Presidente Piñera en el consejo de gabinete sobre los presidenciables, quien señaló que no debe haber proclamaciones anticipadas de los ministros aspirantes a La Moneda. Asistió a una cena con parlamentarios RN donde se habló del tema presidencial. Y vio cómo Carlos Larraín, líder de su partido, decidió continuar al mando de la colectividad y dijo, de paso, que su última gran batalla política será llevar a un candidato de sus filas a la Presidencia de la República. Poniendo nombre y apellido: Andrés Allamand.

De todo aquello habla el ministro de Defensa, sin eludir ningún tema.

-¿Cómo evalúa que la carrera presidencial ya se vea lanzada?

-En materia presidencial, no por mucho madrugar se amanece más temprano. En ese sentido, tengo presente el consejo que me diera Jorge Batlle, ex presidente de Uruguay: "En política, el que se precipita, se precipita" (dice, haciendo un gesto con los dedos de alguien caminando apurado que luego cae por un precipicio). En primer lugar, el Presidente Piñera, y así lo expresó en el último consejo de gabinete, ha reiterado la instrucción a todos los ministros de realizar una dedicación exclusiva a sus carteras. Todos los llamados "ministros presidenciables" tenemos una agenda particularmente intensa, y la instrucción categórica es abocarnos 100% a esas obligaciones. Y creo que hay un consenso muy generalizado de que el mecanismo para elegir al candidato de la Coalición por el Cambio debe ser una primaria abierta y competitiva. Así, antes de 2013 es prematuro.

-¿Las municipales hasta qué punto influyen en el momento en que se deben retirar los ministros presidenciables?

-He sido categórico. El Ministerio de Relaciones Exteriores y el de Defensa son dos carteras que necesariamente deben ejercerse con lógicas de Estado, alejándose de los lineamientos propios de los partidarios de gobierno u oposición. De manera que me siento inhabilitado de participar de las campañas municipales y así se lo he hecho saber a los múltiples dirigentes y amigos que son candidatos, y lo han entendido perfectamente bien. La gente va a querer cada vez más candidatos municipales sin muletas y que se presenten con sus propios atributos.

-¿Y si algún candidato quiere poner la foto del ministro de Defensa?

-No les va a aportar mucho (dice sonriendo). Pero si lo quieren hacer, no lo puedo impedir. Lo más relevante hacia 2013 será el escenario político, cultural y sociológico del país, y va a ser muy distinto de todos los procesos electorales que hemos pasado desde el retorno a la democracia. Dicho escenario estará marcado por una sociedad civil extremadamente empoderada, redes sociales más activas y potentes que nunca, y, en general, el clima que va a existir será de una marcada exigencia a todas las autoridades, poderes públicos y candidatos.

"La ciudadanía va a favorecer el carácter por sobre el carisma"

-¿Cómo se verá esa exigencia de la que habla?

-Estoy convencido que en esa exigencia la ciudadanía va a favorecer el carácter por sobre el carisma, el proyecto sobre las promesas, las definiciones sobre los discursos. Tengo la certeza absoluta de que el escenario de 2013 será el propio de un país cuya gobernabilidad se ha hecho cada vez más difícil, con un nivel de exigencia muy alto y que los atributos que se van a requerir de los candidatos serán muy distintos de los que se esperaban en el pasado. Tengo una segunda convicción. En 2013, el país, cosa que hoy no ocurre, habrá apreciado positivamente el proceso de cambio que ha llevado a adelante actual gobierno. Hoy, por distintas razones no se aprecia bien.

-¿Por qué, entonces, el gobierno muestra bajo respaldo?

-Hay una conjunción de razones. Objetivamente, hay una sociedad civil más exigente respecto de la autoridad de lo que nunca antes tuvimos. Además, ha influido mucho la actitud hostil de la Concertación y oposición, pero ellos tienen una evaluación aún peor. En tercer lugar, cae de maduro que la comunicación no es una de las grandes fortalezas del Gobierno. Sin perjuicio de que creo que, desde que el ministro Chadwick asumió la Secretaría General de Gobierno, ha habido un avance sustancial en la comunicación con la ciudadanía.

"Una primaria entre Longueira, Golborne y yo garantiza un tremendo empujón para la Coalición por el Cambio"

-Los medios han cubierto sus actividades con el ministro Longueira, ¿pretende reunirse con el ministro Golborne?

-Tengo una buena relación con ambos, pero con Longueira obvio que tenemos una mayor historia. A fin de cuentas, sin perjuicio de que en algunas oportunidades hemos tenido diferencias que siempre hemos logrado superar, tenemos toda una vida que hemos hecho a favor de la centroderecha. En cuanto a Laurence Golborne, lo conozco mucho menos, pero sigo teniendo la mejor impresión política y personal de él. Más aún, creo que una primaria en que los candidatos seamos Longueira, Golborne y yo garantiza un tremendo empujón para la proyección en el tiempo de la Coalición por el Cambio.

-¿Las primarias son la mejor fórmula?

-Las primarias van a ser uno de los grandes legados políticos del gobierno de Sebastián Piñera. ¿Quién entendería que, habiendo legalizado las primarias durante nuestro gobierno, la Concertación las utilice y nosotros renunciemos a ellas? Consideraría que sería totalmente fuera de los tiempos designar a un candidato entre cuatro paredes o a la luz de lo que diga una encuesta por aquí o una encuesta por allá. Las primarias lo que hacen es probar a los candidatos porque son objeto de escrutinio público, deben salir a responder, tienen que decir con claridad lo que piensan, deben presentar sus programas.

-Lo que ha planteado el ministro Longueira en cuanto a que los tres candidatos lleguen a primera vuelta, ¿lo considera una posibilidad?

-La propia UDI rechazó la propuesta del ministro Longueira. Ahora entiendo la lógica detrás de esta proposición, en el sentido de que tener tres o incluso cuatro cartas presidenciables haciendo campaña a mediados del próximo año recorriendo el país genera un impulso muy fuerte. Mi diferencia con él es que ese mismo impulso se genera en una primaria y el resultado final, que es la unidad del sector, es claramente una ventaja respecto del modelo en el que corren todos hasta el final.

-El senador Francisco Chahuán (RN) habla de mayo como opción para las primarias y para no tener los roces naturales que se generan en estas contiendas electorales, hecho que los mismos partidos han querido evitar teniendo mesas de unidad...

-Si hay más tiempo entre la primaria y la elección presidencial, las fricciones que haya podido generar el proceso de primarias tienen más tiempo para sanar y amalgamar a los equipos. En todo caso, es un tema que deberán definir los partidos. La elección presidencial es en noviembre, por eso me imagino que las primarias tendrán que ser en una fecha del primer semestre de 2013.

"Va a haber una valoración alta de la experiencia política"

-El alcalde Manuel José Ossandón (RN) dijo que a usted le habían pasado un Fiat 600 y a Golborne un Ferrari, aludiendo a los ministerios que comandan. ¿En qué auto anda el ministro de Defensa?

-No concuerdo con esa apreciación. No hay duda de que hay ministerios que tienen mucha más visibilidad que otros y, objetivamente, Defensa no es uno que por definición tenga alta visibilidad. Para mí ha sido un tremendo aprendizaje ser ministro de Defensa, he logrado conocer a las Fuerzas Armadas, que siempre es un capital ciertamente valioso. He aprendido de temas de seguridad que van a ser muy significativos en adelante, y tengo una agenda intensísima en ese sentido. Además, siento que hoy estoy en una situación que es una de mis principales responsabilidades, que es mi colaboración plena al esclarecimiento del trágico accidente de Juan Fernández.

-O sea, no siente que maneja un Fiat 600...

-No siento que manejo un Fiat 600... y no tengo pensado subirme arriba de ningún tanque.

-¿Ha visualizado la posibilidad de cambiar de ministerio?

-Para nada. Cuando el Presidente me nombró ministro, nos pasamos un fin de semana en su casa, y todavía mantengo las notas de la cantidad de encargos que me hizo. Siento que haber sido ministro de Defensa me ha hecho un político más completo. He sido dirigente estudiantil en tiempos duros, me correspondió fundar y dirigir por muchos años Renovación Nacional, fui senador y trabajé en el Banco Interamericano de Desarrollo. Y ahora me ha correspondido, para mí un honor, ser ministro de Defensa. Siento que esta trayectoria, a esta altura no corta, es objetivamente un activo para eventuales tareas que me toquen desarrollar en un futuro.

-¿En un escenario así de complejo, personas que vienen de otro mundo, que no tienen esa experiencia política, podrían ver más difícilun posible gobierno, como por ejemplo Laurence Golborne, que está bien evaluado en las encuestas, pero tiene poca experiencia política?

-Creo que Laurence Golborne ha sido un gran ministro, tiene una gran proyección política y de más está decir que siempre he pensado que él debe participar en la primaria de la Coalición por el Cambio. No soy yo la persona llamada a evaluar los atributos que una persona tenga, en eso consiste la democracia. La ciudadanía, en cada oportunidad aprecia las historias personales, la trayectoria y los atributos de los que son candidatos. En una etapa, pueden considerar que la experiencia empresarial es más importante que la experiencia política. Tengo la impresión, por el país que vislumbro, de que va a haber una valoración alta de la experiencia política, pero no soy yo el encargado de hacer ese juicio.

"La UDI resolverá llevar a uno de sus propias filas"

-Debido al desprestigio de la política, ¿una figura nueva sin el peso del pasado no tendría más chance que otras?

-Siempre las monedas tienen dos caras. Como en todas las cosas, lo más lógico es el equilibrio. No hay duda de que el primer gabinete del Presidente Piñera quedó desestibado a favor de los atributos de gerencia empresarial, y mi impresión es que el actual gabinete está mucho más equilibrado entre los atributos de la gente con gestión empresarial y la política. Por lo tanto, la gente tenderá a sopesar los atributos.

-¿Ve probable que la UDI pueda apoyar a Laurence Golborne?

-Claramente, y así lo dejaron escrito en su última resolución política. RN ha resuelto llevar a un candidato de sus propias filas. Al final del día, creo que la UDI resolverá llevar a uno de sus propias filas y no hay duda de que quien mejor representa e inspira el espíritu UDI, y que tiene un liderazgo incontrarrestable al interior, es Pablo Longueira. Creo que ambos partidos tienen el pleno derecho de postular sus propios nombres, pero también tienen la obligación de permitir que Laurence Golborne participe en esa primaria.

-¿Cuenta con el apoyo en bloque del partido? ¿Puede ocurrir un episodio como el del senador Espina?

-Siento que RN está muy resuelta a tener una candidatura propia. Demás está decir que yo he estado desde el día uno. Por lo tanto, creo tener un respaldo muy mayoritario. Conozco a los dirigentes de RN de todo Chile, hemos hecho una vida política juntos y no tengo, para nada, que ir a "presentarme" ante ellos. Ellos conocen mis virtudes y defectos: tenemos una historia de batallas políticas juntos.

-¿Se conversó sobre estrategia presidencial en la comida en la casa del senador Chahuán?

-Sí, se conversó, y es muy simple: no hay que tener estrategia. Hasta el próximo año, estaré abocado al 100% a mis tareas como ministro de Defensa. Los partidos y los dirigentes son autónomos, pero todo el mundo sabe que el único hecho que importa es la definición del Consejo General del partido que será en mayo, abril del próximo año.

-Pero para esa fecha ya tendrían que salir los ministros con aspiraciones...

-Por cierto. El itinerario de las designaciones de los partidos y las primarias me resulta ajeno. Eso lo ven los partidos y la Coalición en un acuerdo entre RN, la UDI y ojalá otros sectores. Además, la ley determinará una fecha.

 "El general Rojas sabe que no tiene margen de error"Caso Juan Fernández:

-Por la demora de la FACh en comunicar el sobrepeso del CASA 212, hay algunos parlamentarios que han dicho que el ministro de Defensa es responsable políticamente, ¿qué piensa ante tales planteamientos?

-En las últimas semanas, cada vez que ha aparecido una actuación que se aparte de este principio de transparencia, le he exigido a la Fuerza Aérea que reaccione en la forma en que lo ha hecho. Ese principio es el que ha inspirado mi actuación. He visto a algunas parlamentarios que han entrado derechamente a un lenguaje de descalificación a los altos mandos de la Fuerza Aérea, lo que, como ministro de Defensa, me parece inadmisible.

-¿Qué le pareció la presentación en la Cámara de Diputados del general Rojas?

-No he visto que nadie haya dicho que sus informaciones fueron incompletas o erróneas o que no contestó todo lo que le preguntaron. Y fue valioso que se reconociera el grave error acerca del peso que llevaba el avión.

-¿Cuánto podría afectar en la imagen de la FACh este episodio?

-Objetivamente, esta situación la ha dañado y habría que ser ciego para no admitirlo. ¿Qué ha dañado a la Fuerza Aérea? Estas informaciones que aparecen por goteo y, además, que la investigación judicial y la administrativa tenga, por mandato legal, por ahora, carácter reservado.

Por eso, he insistido que mientras antes termine el sumario y la investigación judicial, esto va a ser mejor.

-¿Cree que estos hechos han ayudado a hacer un quiebre en el nivel de transparencia en la Fuerza Aérea?

-Creo que Chile ha avanzado en transparencia, pero ha sido con dolor. Además, he reflexionado cuando he visto que algunos parlamentarios han tenido expresiones virulentas contra la Fuerza Aérea, porque alguien podría señalar que no existe la misma energía para criticarse a sí mismos.

-Una vez que terminen las investigaciones, ¿sería esperable que puedan suceder hechos como la renuncia del general Bertens? ¿es probable un escenario así?

-En esto, quiero ser categórico. La investigación sumaria administrativa va a referirse al mantenimiento, operación, planificación, control del vuelo, por decirlo en términos generales, todo aquello antes del despegue. Si surge de eso que los procedimientos no se han cumplido rigurosamente, que hay acciones negligentes, o errores por acción u omisión, esas responsabilidades serán asumidas y se aplicarán las sanciones correspondientes, que no recaerán en el personal subalterno, como suele ser en estas situaciones.

-¿Cómo se explica el respaldo del Gobierno al general Rojas?

-El Presidente Piñera lo clarificó: los comandantes en jefe cuentan con la confianza del Gobierno porque si no, no serían comandantes en jefe. El general Rojas tiene en esta etapa un rol tremendamente importante porque le corresponde asegurar la colaboración plena de la FACh en la investigación judicial. El general Rojas sabe que no tiene margen de error, que la opinión pública, los parlamentarios, las familias de las víctimas y los abogados van a estar mirando con lupa sus actuaciones.

"Es una muy buena norma juzgar a la gente por sus resultados, y no hay duda de que Carlos Larraín tiene logros sólidos que exhibir"

-¿Cuál es su opinión de Carlos Larraín?

-Conozco a Carlos Larraín hace demasiados años, y él, hoy, no solamente es la persona que mejor garantiza la unidad del partido, sino que también creo que es un factor muy importante para que RN se proyecte en los desafíos que tiene por delante. Lo voy a decir con todas sus letras, Carlos Larraín fue muy importante para el triunfo de Sebastián Piñera, y creo que como presidente de RN va a ser siempre un factor muy importante para el éxito del actual gobierno, su proyección, y para la candidatura presidencial de RN. Soy amigo de Carlos Larraín hace muchos años. Ciertamente, no pensamos en todo igual, pero le tengo respeto. Me entiendo fácil con él, aunque no hay duda de que es parado en la hilacha, como dicen en el campo.

-¿Cuál es la impresión de su mandato en RN?

-Lo miro de una manera muy simple. Sebastián Piñera es militante de RN; Carlos Larraín es presidente del partido hace más de seis años, y a hace más de medio siglo que un militante de la centroderecha no llegaba a la Presidencia de la República. Qué más se puede decir. Es una muy buena norma para la política, juzgar a la gente y a los gobiernos por sus resultados, y no hay duda de que Carlos Larraín tiene resultados sólidos que exhibir.

-En esta nueva presidencia de Carlos Larraín, que se le ha llamado de unidad, ¿cómo evalúa a la nueva dirigencia que se integra?

-Tengo la mejor impresión de ellos. Además, creo que RN está en un muy buen momento para captar a mucha gente que durante estos años ha estado trabajando en el gobierno: profesionales jóvenes, personas que están en los ministerios, gente que ha estado en los institutos de estudio, y muchas otras. Los partidos son y serán importantes en una democracia sana.

-¿Qué ha echado de menos en la gestión política de la Alianza?

-Que no hayamos contribuido demasiado a la amplitud de la Coalición por el Cambio. El PRI debiera ser un aliado natural, y creo que RN y la UDI deben hacer esfuerzos para atraer personas y expresiones de una sociedad que está tan activa, vibrante y llena de motivaciones. Por lo tanto, si en algo debiéramos tratar de recuperar terreno, es en darle amplitud a la Coalición por el Cambio.

-¿Cuál es la evaluación de lo que ha hecho la disidencia de RN?

-En política, lo que importan son los resultados. Que se haya incorporado a Cristián Monckeberg -que es uno de los líderes más visibles de la disidencia- en un puesto relevante en la mesa directiva, da cuenta de que algunos de los argumentos formulados que han hecho han sido escuchados. Más allá de los roces, el resultado final no puede ser mejor: un partido unido, sólidamente resuelto a apoyar la proyección de este gobierno y jugado para tener un buen resultado en las municipales, parlamentarias y presidenciales.

"José Miguel Insulza sería el mejor candidato de la Concertación"

-¿Cómo ve el estado de la carrera presidencial en la Concertación?

-No entiendo que la Concertación hoy no esté simplemente considerando a quien yo creo sería objetivamente para este escenario su mejor candidato, que es José Miguel Insulza. No hay duda de que la Presidenta Bachelet tiene atributos de popularidad, pero hay una tremenda incógnita sobre si va a asumir el desafío y se va a presentar a una primaria en la Concertación. El más potente es José Miguel Insulza, porque tiene una acabada experiencia en las tareas de gobierno, porque tiene capacidad de alcanzar acuerdos en todos los sectores, y porque tiene ganado un muy buen prestigio nivel nacional e internacional. Joaquín Lavín ha señalado que no todos los candidatos son buenos para todas las elecciones. Hay momentos que para unos son mejores que para otros. Descartando a Bachelet y en competencia con Bachelet, creo que Insulza sería el mejor candidato de la Concertación.

-¿Cree que será relevante el factor Marco Enríquez-Ominami?

-Enríquez-Ominami va a ser un candidato tanto o más fuerte que la elección pasada. Ha hecho un trabajo serio. Ha organizado un partido en la mayoría de las regiones del país, va a tener la experiencia que no tenía hace cuatro años, además de tener todos los atributos de comunicación y empatía que lo llevaron a tener el 19% de los votos. No veo razón alguna para que vaya a tener menos que eso ahora. Así como veo que la Concertación no advierte el tremendo potencial que tiene José Miguel Insulza, creo que la Concertación está ciega para ver el formidable adversario que es Marco Enríquez-Ominami.

-¿Ve un escenario muy complejo o dividido en la Concertación, con varios precandidatos?

-En un esquema de primarias, la cantidad de candidatos es una ventaja porque se trae agua al molino desde distintos afluentes. Lo que leo es otra cosa: hay una contradicción conceptual en la Concertación, porque muchos dirigentes plantean que la única opción presidencial es Bachelet, pero simultáneamente todos los partidos están preparando sus propios candidatos para enfrentarla en una primaria, con lo que deduzco que no están muy convencidos de que sea la mejor alternativa. Si así fuese, la nominarían.

"La decisión del Presidente fue la correcta para terminar con un impasse "

-¿Cómo evalúa la decisión entre Perú y Chile de desminar el norte con una empresa externa?

-La decisión del Presidente fue la correcta para terminar con un impasse que había ocurrido en esta materia. Simultáneamente, ha quedado claro que la actuación del Ejército fue impecable y no es objeto de controversia alguna. La propia declaración de la Cancillería dando respuesta a una nota de protesta peruana fue enfática en que todas las actuaciones se habían dado en territorio chileno.

-¿Se puede leer esa fórmula como una derrota para Chile al tener que entregar tal gestión a una entidad externa?

-No lo veo de esa forma. El propio Presidente y la Cancillería han señalado que bajo ninguna circunstancia esta fórmula ofrecida por el Presidente Piñera al Presidente Humala va a afectar el ejercicio de nuestra soberanía. La Cancillería tomará los resguardos para que no sea utilizada más allá de lo que es: desminado humanitario en situación de emergencia.

-¿Cuáles son los pasos que se están siguiendo para reformar el sistema de financiamiento del Ejército?

-Hay dos aspectos que generan mayor debate que veo en camino en solución. Uno es el de la plurianualidad, donde algunos parlamentarios de la Concertación mostraron su discrepancia de esta idea. La plurianualidad hace que el presupuesto de las Fuerzas Armadas no sea año a año, sino que de cuatro años, enlazado con los requerimientos en una estrategia de seguridad y defensa a 12 años. El segundo, es la asignación mínima garantizada que fijaría un piso de financiamiento de las capacidades técnicas de la defensa.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:CRISTIÁN CARVALLO

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales