Lo asegura oceanógrafo de la U. de Concepción:
Un radar costero puede advertir la proximidad de maremotos

El investigador Dante Figueroa descubrió que el sistema con el que estudian corrientes marinas y oleaje logra detectar las ondas procedentes de un maremoto. Lo probó con el de Japón de 2011.  

Richard García 

Los radares que se emplean para medir corrientes marinas y oleajes pueden también servir como sistemas de alerta temprana de maremotos.

Así lo asegura el geofísico de la la U. de Concepción Dante Figueroa, quien, con la ayuda de uno de estos instrumentos, pudo detectar la llegada a Chile de las olas procedentes del maremoto que el 11 de marzo de 2011 afectó a Japón.

Estos radares, del tipo HF (alta frecuencia) marino, no son para detección de tsunamis , sino para estudios de dinámicas costeras. "Ponemos los equipos en la costa. Se envían las ondas de radio hacia el océano, éstas rebotan, vienen de vuelta y las captamos con otras antenas receptoras", explica Figueroa.

Al procesar la información se obtienen datos sobre las corrientes marinas de la superficie y el oleaje existente hasta unos 50 kilómetros de distancia.

"Resultó que escuchamos que también podrían ser útiles en un maremoto, y cuando ocurrió el evento de Japón echamos a andar el equipo que estaba en la playa Rumena, que está a tres horas al sur de Concepción, en el modo de la más alta frecuencia para tener la oportunidad de agarrar una onda si es que llegaba hasta acá", recuerda Figueroa. Lo normal es que realicen un "barrido" oceánico cada 30 minutos o cada una hora, esta vez los hicieron cada 10 minutos.

"El evento llegó finalmente como a la una y media de la mañana, pero nosotros no vimos nada, porque el radar estaba en una playa muy aislada, donde no hay luces de ningun tipo, por lo que el mar no se veía, sólo se escuchaba en forma bastante aterradora, en realidad. Como a las tres de la mañana nos volvimos a Concepcion con los datos, aún sin saber si habíamos medido, y durante los días siguientes verificamos que habíamos logrado medir las idas y venidas de las ondas del maremoto".

Si el sistema hubiera estado activo para el terremoto y maremoto de 2010, también lo habría registrado, pero no habrían podido saberlo. "Hoy medimos y después vamos a buscar los datos para procesarlos, no tenemos un sistema que transmita en línea".

Por eso está preparando un trabajo científico para dar a conocer este nuevo uso de los equipos en una publicación científica de prestigio. Su esperanza es que esto les permita obtener financiamiento para un sistema en tiempo real y que también incluya un radar de mayor alcance, ya que las mediciones hoy sólo les permitirían enterarse de la llegada de un maremoto entre quince y diez minutos antes de que el fenómeno se presente.

Explica que si el sistema estuviera operativo las 24 horas, transmitiendo información en tiempo real y con un radar que tuviera un alcance de 200 kilómetros, podrían obtener información aún más temprana respecto de la llegada de un maremoto distante. Con estas condiciones, la alerta temprana podría darse hasta 40 minutos antes de la llegada de las olas a la costa.

La tecnología no es excesivamente costosa: el valor del radar es de unos 500 mil dólares. El Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción es la única institución que cuenta con este tipo de equipos en el Pacífico, al sur de Estados Unidos. Tienen dos, pero uno se encuentra sin operar por falta de financiamiento.

 La intensidad, un desafío pendiente

El oceanógrafo Dante Figueroa reconoce que, a partir de sus mediciones, todavía no les es posible calcular la intensidad de un tsunami . Lógicamente un evento más intenso debería generar corrientes marinas más grandes, pero no estamos en posición de inferir esa intensidad. Medimos sólo la velocidad del agua, no la altura de la onda de tsunami , por ejemplo". Admite que es uno de los aspectos que deberán estudiar de aquí en adelante. "Lamentablemente la altura de la ola depende mucho del lugar en que uno está, y requiere un conocimiento bastante preciso de cómo es la topografía submarina en la zona de detección".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>El maremoto del 11 de marzo japonés</b> arrasó con la playa de Sendai y dispersó los vehículos que se encontraban en la carretera costera.
El maremoto del 11 de marzo japonés arrasó con la playa de Sendai y dispersó los vehículos que se encontraban en la carretera costera.
Foto:REUTERS

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales