Presidente de la Federación de Estudiantes de Concepción:
El nuevo "ultra" del movimiento estudiantil

Se autodefine "anticapitalista". Dice que no cree en "la institucionalidad" del Gobierno ni de la Concertación. Enfrenta un proceso por ataque a Carabineros con bombas molotov. Es Recaredo Gálvez (U. de Concepción), quien este año busca liderar al sector más radical de la Confech.  

Claudia Sánchez Picker 

"El concepto ultra no responde a una intención política. Es mejor definirse como de izquierda revolucionaria". Así describe su tendencia el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (FEC), Recaredo Gálvez, uno de los líderes -según su propia definición- "más radicales" del movimiento estudiantil del 2012.

Si los llamados "ultra" marcaron parte del movimiento estudiantil el año pasado, esta vez podrían volver a ser protagonistas. Por lo menos así lo cree Gálvez.

"La 'U. de Conce' tiene una herencia histórica potente de romper con lo normal, con lo establecido, y hay que mantenerla", dice.

"Criticamos al empresariado y a las políticas del Gobierno. No creemos que la institucionalidad sea la respuesta para estar en el sistema. Si eso se ve como radical, así somos", plantea.

El estudiante de 22 años cursa el último semestre de Ciencias Políticas y trabaja hace 3 años con el movimiento de izquierda Fuerza Universitaria Rebelde (FUR), que se formó en 2005 con presencia en Temuco, Chillán, Concepción y Santiago.

Gálvez tiene experiencia en el movimiento estudiantil. El año pasado fue secretario de su federación, y en septiembre de 2011, mientras participaba en una marcha en apoyo a los pobladores de Dichato, fue detenido por Carabineros. En esa ocasión, fue acusado de portar una bomba molotov y atentar con ella en contra de cuatro carabineros. Su responsabilidad está siendo investigada y tendrá que declarar el 9 de julio. Incluso tuvo que enfrentar las indagatorias de la PDI en la casa central de la Universidad de Concepción.

Él dice que todas las acusaciones son "un montaje", pero que el proceso le da "un impulso más fuerte de seguir adelante, porque es necesario cambiar este sistema".

Organizado desde antes de la "Revolución Pingüina"

Cuando estaba en el colegio Claudina Urrutia de Lavín, en Cauquenes, dice que nacieron sus vínculos con los sectores sociales. "Pertenecí desde la básica a organizaciones socioambientales que promovían el trabajo en equipo y el aprendizaje político, lo que me dio experiencia", cuenta.

Durante la "Revolución Pingüina" de 2006, Gálvez cursaba 3° medio y organizó distintas marchas. Luego, cuando salió del colegio, se fue a Concepción, ahorró dinero trabajando como bombero en estaciones de bencina y como cajero de supermercado. Con ese dinero paga el arriendo de la casa que comparte con amigos. Sus estudios los financia con la Beca Bicentenario y con otra que le dio su universidad.

Sus inicios en la política tradicional son de 2008, cuando postuló a un cupo de concejal por Cauquenes. Compitió apoyado por el Juntos Podemos y obtuvo sólo 137 votos. Ahora descarta volver a intentarlo y dice que no es por la baja adhesión, sino porque "ya no cree en la institucionalidad".

"En Santiago han estado flojos"

Su principal objetivo es que "el movimiento estudiantil trascienda a lo social", como habían acordado las federaciones en marzo de 2012. Pero Gálvez acusa una desorganización en la Confech. Piensa que el problema está en la capital. "En Santiago han estado flojos. Han dejado de lado el fortalecimiento social. Hacia el sur hemos tenido éxito con los trabajadores portuarios, en poblaciones y hemos desatado movilizaciones", dice.

Paralelo al trabajo con la Confech, el movimiento de Gálvez ha organizado jornadas de debates, seminarios, marchas y tomas en apoyo a los trabajadores portuarios, y es tradicional que se levante a las ocho de la mañana para ir a los puertos para acompañarlos e incluso jugar cartas con ellos.

Para él, esa actitud fortalece el acercamiento. "Si lográramos repercutir esto a nivel nacional, estaríamos en otro pie del movimiento", señala Gálvez, y profundiza: "A veces interfieren intereses de sectores de la Confech que están ligados a partidos políticos, y ése es el problema. Siguen dialogando con el Gobierno, y el año pasado decidimos que no era un interlocutor válido".

Gálvez ha intentado instaurar en esa instancia su idea de "no dejarse seducir por acuerdos políticos de la Concertación o del Gobierno". Y asegura que asume ese papel "sin miedo".

Algunos dirigentes, como la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Valparaíso, Marjorie Cuello, reconocen su capacidad de líder. "En el sur se ve harto su protagonismo". Por otro lado, el ex presidente de la Federación de Estudiantes de la U. Austral de Valdivia, Rodrigo Salazar, quien dejó su cargo el lunes pasado, plantea que "es de ideas más radicales, pero está abierto a buscar acuerdos".

Quienes lo conocen dicen que tiene una estrategia en la Confech: prepara sus discursos y sabe controlarse en los debates. Pese a sus ideas radicales jamás se lo ve insultar o retirarse de una reunión.

Gastón Urrutia, vicepresidente de la Federación de la U. del Biobío, quien también pertenece al zonal sur al igual que Gálvez, dice que "las tiene todas" para poder ejercer la representación de la zona, y agrega: "La FEC tiene la capacidad de competir con la U. de Chile y la U. Católica, y Recaredo es una de las vocerías que pueden entrar a competir con Santiago".

A Boric y Titelman "les ha faltado agilidad" y "cercanía"

Gálvez también critica la forma en que lo han hecho los presidentes de las federaciones de estudiantes de la U. de Chile, Gabriel Boric, y Noam Titelman, de la FEUC. Dice que "les ha faltado agilidad para estar en ciertos conflictos y transmitir cercanía con los actores sociales", e insiste en "que en el Biobío se ha logrado dar este tipo de señales", pero eso falta en Santiago. Así que Gálvez espera gestos de estos dirigentes. "Sería necesario que se haga hincapié en procesos regionales que son importantes, para generar una visión del panorama a nivel nacional", dice.

Cuando Boric ganó la elección de la FECh, se pensó que se radicalizarían las movilizaciones y los paros. Por eso, Gálvez, quien avala los paros y las tomas, pero dependiendo de cómo actúe La Moneda, esperaba de Boric "una postura más cercana a politizar lo social". "Podría haber sido osado", dice. "Por ejemplo, hubo un momento en que nos entrampamos en la medida de ajuste tributario y debimos haber dado un no tajante y no tantas excusas".

De Titelman afirma que "ha caído en el discurso rebuscado, técnico y sencillo en torno al cuestionamiento al sistema, lo que nos aleja de la discusión de fondo", dice.

Las otras fuerzas políticas de la Confech

La federación que lidera Gálvez es una de las 27 que han cambiado de directiva a la fecha, de un total de 32 que componen la Confech. Y Gálvez señala que hay al menos 16 federaciones de izquierda que apuntan a generar nuevos espacios organizativos.

En este año 2012 se aprecia una diferencia con respecto a 2011 en las fuerzas políticas, aunque la tendencia es cercana a la izquierda. Los sectores que adhieren a movimientos de izquierda o que son independientes de esta tendencia suman 23 federaciones, dentro de las que se cuentan la corriente de Boric, Titelman, y la Federación Mapuche, entre otras.

Si hay una fuerza que ha visto disminuido su poder son las Juventudes Comunistas (JJ.CC.), ya que si en 2011 tenían 8 federaciones, entre las que se contaba la Fech liderada por Camila Vallejo, hasta la fecha tienen 5.

Pero, pese esta disminución de su poder, en la "Jota" apuestan a la disciplina del partido para tomar las riendas de los debates ante lo que llaman "una izquierda desordenada" y se plantean este escenario como una oportunidad para posicionarse en el Confech del 23 de junio.

En este escenario, quienes repaldan a Recaredo Gálvez apuestan a que se convierta en líder de los llamados "ultra" y que busque enfrentarse tanto al gobierno como a la Concertación en las futuras negociaciones.

 El avance de las demandas de la Confech por parte del Gobierno

Luego de las movilizaciones, la Confech planteó una serie de demandas a las que La Moneda respondió con una reforma educacional. Este es el detalle del avance según el análisis que se realiza al interior del gobierno.

Aumento de becas y reemplazo del CAE

La Confech pide aumentar el gasto público en educación superior y reestructurar el sistema de becas, y desde el Gobierno señalan que de los US$ 12 mil millones que hay de presupuesto para educación, US$ 340 millones son para tales efectos, y señala que aumentó el presupuesto de las becas, para cubrir al 60% de los estudiantes más vulnerables. Aumento de las becas de 150 mil en 2010, a 280 mil en 2012 y 400 mil en 2014, y el aumento del 20% en el monto de las becas para la educación técnico-profesional.

Los estudiantes pidieron un solo sistema de créditos, eliminar el CAE y la banca. El Gobierno respondió creando un sistema único, que reemplazará al CAE -rebajando su tasa al 2%- y al Fondo Solidario, y se eliminó a los bancos del sistema. Se demandó la reforma tributaria, por lo que el Gobierno envió el proyecto al Congreso, cuya recaudación será destinada en un 100% a la reforma educacional.

Creación de la Superintendencia

de Educación Superior

La Confech pidió una superintendencia para transparentar las situaciones financieras y académicas, además de la publicación de informes financieros. El Gobierno envió al Congreso el proyecto de ley que crea la Superintendencia de Educación Superior, que fiscalizaría el uso de los recursos y el cumplimiento de la ley respecto al lucro.

Reforma constitucional

sobre calidad

La Confech pide garantizar la educación como un derecho fundamental y un bien público. El Gobierno señala que se promulgó una ley que crea el Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación y envió al Congreso una reforma constitucional sobre calidad y financiamiento de la educación.

Los estudiantes también pidieron un nuevo sistema nacional de acreditación. El Mineduc está trabajando en un proyecto de ley que será enviado al Congreso durante el segundo semestre de 2012.

Ranking de notas para selección

La Confech pidió disminuir ponderación de la PSU y avanzar en la creación de mecanismos complementarios de acceso. El Gobierno respondió con la realización de una evaluación externa a la PSU y con el ranking de notas del colegio para la selección.

Fiscalizar el lucro

Los estudiantes pidieron terminar con el lucro, a lo que el Gobierno respondió señalando que será la Superintendencia de Educación Superior la que se encargará de fiscalizar.

Desincentivo a las

alzas injustificadas

La Confech exigió que todas las universidades se sometan a una revisión completa de los montos arancelarios mediante una fórmula conocida y que los aranceles no sufran alzas, y el Gobierno señala que el proyecto de ley contempla una nueva fórmula de cálculo y que el nuevo sistema de financiamiento desincentivará las alzas injustificadas de los aranceles.

Incremento de aportes basales

Los estudiantes pidieron la creación de un aporte basal a las universidades públicas para frenar el autofinanciamiento y un fondo de Revitalización de la Educación Pública. Desde el Gobierno explican que la Ley de Presupuestos 2012 incluye un incremento de aportes basales para las universidades tradicionales, la creación de éstos para universidades estatales y tradicionales, y un fondo de apoyo a la Educación Superior Regional.

Los estudiantes pidieron la creación de una Red Nacional de Educación Técnica, y el Gobierno dice que la Ley de Presupuestos 2012 contempla un Fondo de Desarrollo Institucional y la creación de un fondo de desarrollo de instituciones de educación superior regionales.

La Confech en cifras

32 federaciones componen la Confech.

5 aún no realizan elección y no han cambiado de directiva.

23 son independientes de izquierda o adhieren a movimientos de esa tendencia.

5 son de las Juventudes Comunistas.

4 pertenecen a la Juventud Socialista (2) o son cercanos a la Concertación.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Recaredo Gálvez (22) cursa el último semestre de Ciencias Políticas y trabaja hace 3 años con el movimiento de izquierda Fuerza Universitaria Rebelde.
Recaredo Gálvez (22) cursa el último semestre de Ciencias Políticas y trabaja hace 3 años con el movimiento de izquierda Fuerza Universitaria Rebelde.
Foto:FELIPE IGNACIO GONZÁLEZ

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales