Cada especie destaca por algo en específico:
El campo de la inteligencia animal no es exclusivo de los primates

Las últimas investigaciones científicas se centran en las capacidades cognitivas de perros, elefantes y delfines. Para los expertos, muchas de estas destrezas se equiparan a las humanas.  

M. Cordano 

Brian Hare, investigador de la U. de Duke (Inglaterra) describe la inteligencia animal como una caja de herramientas: "No es una cosa lineal. Algunas especies tienen un martillo sorprendente, algunas especies tienen un desatornillador increíble", sostiene.

La analogía explica por qué en el último tiempo el campo del "poder cerebral animal" ha dejado de pertenecer exclusivamente a los primates y se ha abierto a otras especies como delfines o perros. En este último caso, se sabe que los perros tienen una observación obsesiva de los seres humanos, lo que les permite entender su comunicación y captar cuando una persona apunta hacia alguna parte. "Los chimpancés no lo entienden", cuenta Hare, especialista en bonobos y canes.

Éste no es el único descubrimiento que evidencia ciertas capacidades y características, que antes se consideraban propias de seres humanos y primates. Más allá de los perros, los elefantes han mostrado ser mucho más empáticos que los monos, estableciendo lazos de ayuda mutua y cooperación inmediata. Durante un experimento en que los animales sólo recibían alimento si dos tiraban al mismo tiempo de los extremos opuestos de una cuerda, "los elefantes aprendieron a hacerlo mucho más rápido que los chimpancés", dijo el investigador Josh Plotnik, director de investigación del elefante en la fundación Golden Triangle Asian Elephant, en Tailandia.

La generosidad de los elefantes no les quita su lado vanidoso; son una de las pocas especies que logra reconocerse frente a un espejo.

"Las capacidades que creemos que son muy especiales y complejas en los humanos, probablemente no sean tan especiales ni tan complejas", cree el primatólogo Frans de Waal, de la U. de Emory en Estados Unidos. "Estas investigaciones elevan a los animales, pero también bajan a los seres humanos. Si los monos, perros y otros animales pueden hacerlo, tal vez no son tareas tan complicadas como se cree".

En este sentido, destaca la capacidad de los delfines para entender conceptos abstractos como el cero y lograr establecer una identidad social: cada uno se sabe parte de un grupo, comprende el estado de salud de sus compañeros y logra consolar a otros cuando se sienten tristes.

"Están en sintonía con los demás", dice Lori Marino, especialista en delfines y neuróloga de la U. de Emory. La especialista agrega que el cerebro del delfín nada tiene que ver con el "cableado" de los primates, en especial si se toma en cuenta la neocorteza, zona donde se originan el pensamiento consciente y el razonamiento, dos de las funciones mentales superiores.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los perros han mostrado ser los mejores observadores de las actitudes de las personas. Cuando alguien los llama o apunta, entienden rápido la señal de acercarse.
Los perros han mostrado ser los mejores observadores de las actitudes de las personas. Cuando alguien los llama o apunta, entienden rápido la señal de acercarse.
Foto:AP


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales